Y a los nueve meses resucitó de entre los muertos

Junio 2nd, 2017

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Hace ya unos días tuvieron lugar las elecciones para secretario general del PSOE, con el resultado que todos conocemos de que Pedro Sánchez fue elegido con un amplio margen. Con esto se cierra una etapa triste para este partido y para la democracia española en general. Los militantes hicieron justicia y condenaron los procedimientos antidemocráticos de los llamados barones del partido. Como en los casos de corrupció,n es bueno ver que finalmente quien la hace la paga.

El proceso que empezó con el motín de Ferraz el pasado octubre no solo fue una muestra de poco respecto por las normas y la democracia sino que también demostró la poca inteligencia de quienes lo llevaron a cabo. Fue una maniobra burda y en la que se pudo ver que quienes la acometieron estaban más interesados en controlar al partido que en lo que deseaban los militantes y los votantes. A todos ellos decepcionaron con aquel golpe.

Luego siguió la abstención en la elección de presidente de gobierno que permitió a Rajoy seguir gobernando. La gestora del PSOE niega siempre que apoyaran a Rajoy para ser presidente del gobierno, pero esto es cuestión de palabras. Simplemente con la abstención permitieron que Rajoy fuera presidente. Quienes votaron al PSOE se sintieron profundamente decepcionados y traicionados con ello.


Lo peor es que la gestora del PSOE, y quienes la manipulaban, permitieron a Rajoy ser presidente a cambio de nada. Si hubieran establecido un pacto en el que los diputados del PSOE se abstuvieran a cambio de la anulación de alguna de las leyes, como la ley mordaza por ejemplo, es posible que los votantes y militantes lo hubieran entendido, pero la abstención a cambio de nada no tenía ningún sentido. Fue algo muy poco inteligente.

La mala gestión de la gestora continuó prolongando la situación de transición sin definir por bastante tiempo cuando sería la elección de secretario general. Supongo que esperaban que las aguas se calmaran para poder presentar a su candidata. Cuando finalmente se anunciaron las elecciones todos los miembros de la gestora y sus aliados se agolparon para facilitar la elección de Susana. Se pusieron trabas y zancadillas a los otros candidatos.

No era un proceso imparcial.

Cuando la candidatura de Susana finalmente se anunció oficialmente, las viejas glorias del partido, más viejas que glorias, se agruparon a su alrededor y atacaron a Pedro Sánchez. De nuevo se mostró la poca inteligencia de estos dirigentes ya que los ataques ayudaron más a Pedro Sánchez que a Susana. Parece que esos líderes y la mayoría de barones del PSOE no se han dado aun cuenta que los ciudadanos y los militantes de a pie han ido perdiendo fe en la estructura clásica del partido que cada vez se ha ido moviendo más hacia la derecha.

El movimiento del 15-M fue un fenómeno que claramente puso de manifiesto que los votantes estaban desencantados con la estructura clásica de los partidos en España. La absoluta falta de democracia interna y la falta de interés de los líderes por los problemas de los ciudadanos había llegado a tal punto que los ciudadanos indignados querían romper con los partidos. Por desgracia los líderes de los nuevos partidos que nacieron de este movimiento han decepcionado bastante.

A pesar de lo clara que era esa indignación los partidos tradicionales no intentaron ni siquiera reformarse. Del PP siguen saliendo historias de corrupción constantemente y sus líderes siguen sin aceptar una renovación. En el PSOE también ha salido algo de corrupción pero los barones quieren el control total del partido.

Nadie escucha a los ciudadanos.

Con la votación del otro día al PSOE se le abre una gran oportunidad.

Habrá que ver si Pedro Sánchez sabrá aprovecharla inteligentemente y si los barones paran de hacer zancadillas. Ya sé que es mucho pedir, pero hay que tener esperanza de que algún partido y su dirección central escuche alguna vez a la ciudadania.

 

 

La parábola del fariseo enojado

Mayo 19th, 2017

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Aquel día salió Jesús de casa y se sentó a la orilla del mar.

Con Él estaban sus discípulos y se puso a hablarles en parábolas, diciendo: «He aquí que un fariseo estaba solo en su casa cuando agua de la lluvia inundó una de las habitaciones. Como no estaban ni su mujer ni sus sirvientes tuvo que pasarse un buen rato recogiendo el agua. El fariseo estaba enojado por la situación y así se sentía cuando salió para ir al templo. Por el camino se encontró un mendigo al que conocía, el fariseo le dio una limosna y le preguntó al mendigo: ¿cómo te van las cosas? De pronto la cara al mendigo se le iluminó y sonriendo le contestó: muy bien, hace días que ya no duermo en la calle! Al oír esto, el espíritu se le hundió al fariseo porque no había sabido apreciar lo que él tenía y por enojarse por algo sin importancia. El que tenga oídos, que oiga».

Esta parábola no la encontrareis aún en el Nuevo Testamento y tampoco en ninguno de los evangelios apócrifos, aunque creo bien pudiera ser que la hubiese contado Jesús. Creo que encajaría bien en el espíritu de sus enseñanzas. Pero esta parábola está basada en un hecho real, en el que el fariseo soy yo.

Persona sin hogar pidiendo en la calle

Sucedió en Madrid hace un par de semanas. El agua que entró en mi piso no era de lluvia sino de las tuberías de la calefacción, pero por todo lo demás la historia es como la conté antes. El mendigo es un señor que está en la calle pidiendo desde hace un par de años. Si se le ve andando por la calle es una persona totalmente normal de un poco más de 60 años. Va vestido como el ciudadano medio y no va ni sucio ni desaliñado. Desde mi punto de vista y sin haberle preguntado nada, da la impresión de alguien que se iba defendiendo en la vida y que de pronto lo perdió todo.

Su historia en sí no tiene importancia para lo que os contaba, para mí lo más importante fue su expresión de alegría y satisfacción, a la vez que una cierta inocencia, cuando me dijo que ya no dormía en la calle, no se quejó en absoluto de su suerte. Había encontrado una habitación cerca de donde acostumbra a pedir limosna. No sé en qué condiciones pero evidentemente tiene que seguir pidiendo para tirar adelante.

Yo sentí una profunda vergüenza,  en primer lugar por mi actitud personal de enojarme por pequeños contratiempos sin importancia y por no saber apreciar todo lo que tengo en esta vida. Es tan normal el tener vivienda y comer cada día que no sabemos apreciar el valor que tiene. Me acuerdo de mi niñez, cuando hacía poco se había acabado la guerra civil y había tanta gente que carecía de lo más básico. En aquel momento creo que nos dábamos mejor cuenta del valor de las cosas que teníamos.

Pero hay una segunda razón que me hizo sentir mal. ¿Cómo en nuestra sociedad pueden existir tantas personas que no tienen un lugar donde dormir? Nuestra sociedad se presenta con unos valores humanos que no deberían permitir estas situaciones. En estos últimos años y desde la llamada crisis el número de personas sin hogar ha aumentado considerablemente. Las deudas de bancos y de los derroches públicos se han pagado en parte con las vidas de estas personas abandonadas por todos.

Encima y como hemos visto estas últimas semanas, cuando peor andaban las cosas para los ciudadanos más pobres, se seguían robando millones de fondos públicos. Estos escándalos de corrupción han dejado huecos de decenas de millones cada año. En Madrid, para cubrir agujeros de los presupuestos, la alcaldesa Ana Botella vendió a fondos buitres una serie de viviendas sociales con el resultados que quienes vivían en ellas perdieron su hogar por no poder pagar la subida de alquileres. Este hecho en sí ya es escandaloso, pero aún lo es más si parte del agujero que tapaba la alcaldesa era debido a personas como el señor Ignacio González.  Curiosamente una de las primeras preguntas que hizo este señor al entrar en la cárcel fue cuándo se decían las misas.

¿Qué parábola le contaría Jesús al señor González?

 

De las cloacas a la Roma imperial

Mayo 5th, 2017

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Parece que en Madrid han abierto las cloacas y sale porquería por todas partes, me refiero a la porquería de la corrupción de los gobiernos autonómicos. En las últimas semanas es un continuo de noticias sobre desvíos de fondos públicos, comisiones, y concesiones de obras a empresas de amigos y parientes. El gobierno de Ignacio Gonzalez fue algo inconcebible por el nivel de corrupción, pero es claro que la cosa continuaba de gobiernos anteriores.

La única buena noticia es que las puertas giratorias parecen funcionar. Me refiero a las puertas giratorias que llevan de puestos públicos a los juzgados, no a las que llevan a consejos de administración de compañías eléctricas y a bancos. El número de personas ingresadas en prisión o imputadas es elevado, a pesar de los esfuerzos del fiscal general anticorrupción de evitarlo.

Esperanza Aguirre anunciando su dimisión

Es bueno  que quede claro que no hay impunidad. Pero sería también bueno ver esos dineros robados que vuelvan a las arcas del gobierno para cubrir las necesidades cada vez en aumento en sanidad pública, educación y ayudas sociales. Es realmente desolador el ver esos increíbles niveles de corrupción y la cantidad de dinero robado mientras parte de la sociedad se está hundiendo cada vez más en la pobreza.

El alud de corrupción del gobierno autonómico de Madrid se ha llevado por delante a Esperanza Aguirre. Después de la Púnica y ahora con todos los nuevos casos no ha tenido más remedio que dimitir. Es posible que ella no se beneficiara personalmente, pero es difícil pensar que con todo el montaje corrupto de sus colaboradores más cercanos ella no se enterara de nada. De todas formas aunque no tenga responsabilidad legal por todos esos sucesos si tiene responsabilidad política.

Mientras teníamos  esa inundación  de noticias sobre la corrupción en Madrid, hemos visto poco de lo que hacía, y no hacía, Trump en Trumplandia. Al menos no ha tirado ninguna bomba a nadie últimamente.

Eso es algo tranquilizador. Pero él ha seguido trabajando sus políticas. En Estados Unidos estamos en un punto cercano a tener otro posible cierre del gobierno por falta de fondos. Los presupuestos tienen que aprobarse para evitarlo antes del viernes 28 de abril.

Parece que Trump está jugando con ello, amenazando con el cierre si no se encuentra el dinero para empezar ha construir el muro con México.

Trump sigue con el estúpido argumento que los mexicanos pagarán por el muro, pero quiere empezar a construirlo ya y sugiere que Estados Unidos adelante el dinero. No hay dinero para seguridad social ni para investigación, pero si lo sacará para el muro y naturalmente para seguir bombardeando a quien le apetezca.

Desgraciadamente hemos tenido más noticias que reafirman ese hundimiento de la sociedad occidental y el deterioro de la democracia.

Francia nos las ha dado el pasado fin de semana. Las elecciones para la presidencia del país nos han mostrado otra nación en la que sus ciudadanos están hartos de los partidos tradicionales.

Los dos candidatos que permanecen para la segunda vuelta no pertenecen a los partidos tradicionales. El caso más notorio es el del partido socialista cuyo candidato solo sacó el 6% de los votos.

Parece que los dirigentes  socialistas franceses aun lo han hecho peor que los españoles y eso era realmente difícil ya que los de nuestro país parece que han hecho todo lo posible para hundir el partido. Claro que aun no han llegado las primarias en el PSOE. Aun pueden intentar ganar a sus compañeros galos en las próximas eleciones y sacar peor porcentaje.

Lo bueno de vivir en España es que cuando el presente se vuelve insoportable uno puede escaparse al pasado. Hay multitud de restos arqueológicos que nos pueden llevar desde la edad de piedra a cualquier otro periodo de nuestra historia. Así que aproveché para largarme a la Roma Imperial visitando la colonia Clunia Sulpicia, una experiencia que vale la pena vivirla.

 

Sobre la qualitat humana de la política

Abril 21st, 2017

Pau Obrador
Newcastle (Anglaterra)

L’afer dels contractes menors ha caigut com un gerro d’aigua freda entre els votants de Més. Hi ha estupefacció i desànim. La gent esperava més, molt més d’una formació diferent que ha fet bandera de la transparència. Tot s’ha ajuntant en una turmenta perfecta: ànim de revenja, mala maror entre Mallorca i Menorca, sensacionalisme periodístic i una gestió pèssima i precipitada. No havien passat ni dos minuts que ja sentíem, sovint dels mateixos que enterraven diners dins pots de cola-cao, la cantarella del «tots són iguals» i «jo ja t’ho deia». Hi ha hagut un especial interès per identificar els culpables tot desviant les culpes cap a la Conselleria menorquina tan incòmoda. No hi ha hagut, tanmateix, el mateix interès per entendre el que realment ha passat.

L’afer dels contractes menors posa de manifest la tèrbola relació entre l’àmbit personal, professional i polític. Perquè no esteim davant un problema d’enriquiment personal, ni encara manco de finançament il·legal. Ja voldrien els altres partits tenir els comptes nets de Més per Menorca. El treball encomanat s’ha fet i ha donat molt bon resultats, com demostra els recursos europeus que s’han captat. No esteim davant un problema de corrupció sinó de confusió entre l’àmbit personal i l’àmbit polític. Perquè no hauria estat cap escàndol que aquest informes els hagués fet una consultoria qualsevol amb seu a Londres. La notícia és que els ha fet en Jaume, el gran estratega del Més per Mallorca.

Abans de continuar una advertència. Sóc amic d’en Jaume, encara que fa molts anys que no coincidim. El vaig conèixer fa més de 20 anys a Barcelona. És una de les persones més intel·ligents i feineres que he conegut mai. Doctor en Economia, antic representant de la Unió Europea a Malta, en Jaume treballa de consultor sobretot en temes de fons europeus, turisme i medi ambient. La seva feina és fer informes i els fa bé. No em sap greu dir que m’hauria agradat veure en Jaume de candidat. Perquè molt poca gent a les Illes Balears té la capacitat i el carisma que té ell. En Jaume és bo però, ni de bon tros, és perfecte. Té febleses que en Pere Sampol va descriure molt bé en un article recent.

L’afer era un accident que prest o tard havia d’arribar en unes illes on tots ens coneixem. I és que Més per Menorca és una formació independent construïda de baix a dalt. No és ni una delegació de cap partit estatal que rep ordres de Madrid o Palma. Ni tampoc és una cèdula que ens du la bona nova del Karl Marx de torn. Més és la suma de col·lectius arrelats a Menorca que tenen la voluntat de fer poble. És una formació que neix de la proximitat no només ideològica sinó també social i familiar. L’afer dels contractes menors ens ensenya amb cruesa els límits d’aquesta cultura política una mica anarquista que té urticària de les grans empreses. Si Més es vol fer-se gran haurà de matisar aquesta cultura política i actuar amb criteris més professionals. Quan ho intenta, però, propis i estranys se li tiren al damunt, com si hagués fet una cosa mal feta.

Més no es limita a defensar lo nostro. També busca construir un país millor, més just i sostenible. En unes illes tan sicilianes com les nostres, Més i tots els partits que l’han precedit sempre han lluitat, sovint contra corrent, per bastir un país més net i digne. Dir que tots els polítics són igual és senzillament una mentida que només busca exculpar als qui anaven de putes amb la Visa del poble. El model de transparència que s’ha adoptat té, tanmateix, limitacions, la més important de les quals és la dificultat pels qui no són ni rics ni funcionaris de participar en la política activa. Són molts als quals fer política dificultaria de manera inacceptable el seu futur professional. Defensem la temporalitat de la política però no tenim els mitjans per a fer-la possible pels qui no són funcionaris. Un dels grans reptes de Més és precisament ampliar la base política de la qual és nodreix.

El ‘gran error’ d’en Jaume el trobem precisament aquí. En lloc de participar en el govern des de dins va decidir consolidar la seva carrera professional. El problema és que la seva feina depenia en bona part, dels seus contactes professionals, empresarials i institucionals. Amb el seu intent de no ser un polític professional es va quedar en el pitjor dels llocs possible. Ni dins ni fora. Ni hi participava activament ni se’n va quedar al marge, perquè els seus consells eren molts valuosos. No va entendre que si no volia fer política havia primer de deslligar la seva persona completament de la política tot acceptant així la seva temporalitat. No cal insistir que des del govern s’hauria d’haver tallat d’arrel tota aquesta confusió. No acab d’entendre la manca de control que hi havia dins l’administració.

Tanmateix, la política no funciona sense la dimensió més personal. Fer política és emocionalment molt dur. És d’una intensitat difícil d’imaginar fins que no hi ets dins. L’oficina és com un cap de fibló amb mil i un temes que t’esperen damunt la taula tots amb el segell d’urgent. Has d’aguantar jornades interminables de 12 hores de feina cada dia. T’hauràs de barallar amb l’oposició constantment i a vegades fins i tot amb els teus i rarament estaràs satisfet amb els resultats. Sense intel·ligència emocional i una xarxa de suport personal no hi ha política possible. Quan la vida familiar era més estable i la política era cosa d’homes, el suport emocional el proporcionava la dona. En un exemple clàssic de masclisme es deia que darrera d’un gran home hi havia una gran dona.

Tal com molt bé mostra la gran sèrie danesa «Borgen» els polítics d’avui sovint no disposen d’una dona que els planxi la roba. Molts dels nostres polítics són dones que han de fer el dinar pels seus fills quan tornen de l’ajuntament. N’hi ha també molts que són fadrins i no tenen el suport emocional necessari a casa. Sense gaire temps per l’oci, hi ha la temptació de fer de la política un estil de vida. Aquest fenomen és especialment visible al Congrés de Diputats on hi ha lligams molt estrets fins i tot entre partits diferents. Aquest és, potser, el tema més difícil. No podem esperar que els polítics siguin sants – tenen el dret a divertir-se i a lligar- ara bé  tampoc podem transformar els partits en col·lectius d’amics i amats tal com ha passat a la seu central de Podem. Cal més educació emocional.

No es l’objectiu d’aquest article exculpar a ningú de les seves responsabilitats. Sempre és millor assumir els errors, per molt durs que siguin, que ocultar-los davall una estora… o dins un pot de cola-cao! Tanmateix, no ens podem quedar ni amb la decepció ni amb el sensacionalisme.  L’afer dels contractes menors ens hauria de fer pensar sobre la cultura política del nostre país, molt especialment de la seva basant més humana i emocional. Perquè la qualitat democràtica del nostre país també depèn de la seva integritat ètica, professional i humana.

Twitter: @pauobrador

 

 

De Trumplandia a Rajoylandia

Abril 20th, 2017

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Llegó la primavera y con ella el momento de cruzar el charco y dejar por unos meses Trumplandia para venir a vivir en Rajoylandia. Hubo un cierto relax en el momento de salir de Trumplandia después del estrés vivido bajo la confusión política de los últimos meses. Pero claro, en Rajoylandia la comedia política sigue aunque el estilo sea otro.

Lo primero que me encontré al llegar a Madrid fue una escena que merece nombre bíblico: Susana y los viejos. Me refiero al espectáculo dado por Susana Díaz y los viejos líderes del partido que era PSOE y que ahora ya no sé lo que es, al presentar su candidatura a la secretaría general del partido. Claro que la Susana no era la casta Susana, sino la Susana de la casta y los viejos no contemplaban su desnudez física sino la desnudez intelectual de su discurso.

Susana y los viejos

Es curioso que quienes derribaron a Pedro Sánchez en el motín de Ferraz del pasado octubre ahora pidan unidad y seguir las normas de la dirección del partido. Cuando mando yo hay que obedecer por el bien de todos, pero cuando manda otro puedo romper las reglas.  ¿Cómo se puede confiar que gobierne una democracia quien piensa así?

De lo que piensa hacer Susana para mejorar el país en el caso de ser elegida no hay claves. Su discurso es mas bien vacuo y de autobombo sin propuestas claras de programa para el futuro. Si uno no sabe a qué partido pertenece, por lo que ella dice es difícil adivinar. Claro que tampoco se sabe muy bien cuál es el programa de su oponente Pedro Sánchez.

Toda un comedia de enredos en la que solo sobreviven los mediocres. Pero esto ya nos lo demostró hace unos meses el señor de la coleta que después de combatir a su oposición interna con ridículos tweets, todo acabó relegando de la dirección del partido a los aparentemente más inteligentes miembros. Mientras tanto entre el PSOE y Podemos solo se lanzan insultos como si fueran los eternos enemigos.

Los casos de corrupción que se van destapando siguen en aumento, pero sin que se vea que se devuelvan dineros o que haya castigo para quienes la practican. Ni siquiera prisión preventiva para los que condenados por un juez cuando apelan al Tribunal Supremo. Claro que como ya dijo el informe judicial para el caso de Blesa y Rato, se trata de personas cabales, uno se puede fiar de ellos, como lo hicieron los inversores de Bankia.

La situación judicial se prorroga sin que se penalice a muchos de los implicados. Eso sí, hacer chistes de Carrero Blanco cuesta prisión y años de inhabilitación. Según los fiscales esos chistes causan dolor a las víctimas de grupos terroristas. Pero no parece que se preocupen cuando se insulta a las víctimas del terrorismo del Estado. ¿No se pronunciaron algunos en contra de identificar y dar sepultura a las víctimas del franquismo? Pronto veremos lo que va a costar hacer chistes sobre el Valle de los Caídos.

Con la oposición, que no se opone y haciendo payasadas, el Sr. Rajoy parece feliz y contento, como si tuviera mayoría absoluta y sin muchas preocupaciones. Ya tiene los presupuestos sobre la mesa y curiosamente se parecen a los del Sr. Trump, ¿casualidad? Defensa aumenta el presupuesto, el presupuesto de investigación aparenta aumentar pero no lo hace. Lo presupuestos sociales permanecen prácticamente congelados y de hecho bajan. La oficina del cambio climático tiene un corte del 50%.

No es de sorprender que militantes de muchos partidos y sus votantes se sientan frustrados e indignados. Esa indignación sube con el tiempo. ¿Es entonces sorprendente que aparezca un tipo como Trump y gane? No culpemos a Trump y similares de la degradación del estado democrático, ellos se aprovechan de la situación, pero quienes están destruyendo la democracia son los que solo se preocupan de alcanzar el poder y no escuchan a las necesidades de los ciudadanos.

 

Pateando y tropezando

Abril 4th, 2017

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Donald Trump sigue pateando a casi todos los ciudadanos y tropezando de vez en cuando. Su falta de sentido común y de capacidad de dirección hace que su gobierno sea un continuo de graves errores y tropiezos con el sistema. Su primer tropiezo grave ha sido con el sistema judicial que ha paralizado por dos veces las leyes sobre inmigración que él quiere imponer.

Trump quiere impedir que entren musulmanes en EEUU, excepto los que tienen negocios con él, naturalmente. Eso estaba claro en su decreto, en el que impedía la entrada de inmigrantes de siete países musulmanes pero no incluía países como Arabia Saudí, donde él tiene intereses económicos. A la vez daba facilidades a cristianos de países como Siria. En Estados Unidos no se permite discriminación basada en religión y por eso los jueces por dos veces han parado sus decretos.

El presidente del Congreso, Paul Ryan, anunciando la retirada de la ley contra el Obamacare

Por desgracia y a pesar de que los decretos no están aún en vigor, los agentes de control de entrada actúan ahora activamente contra personas con nombres árabes, incluso aunque sean ciudadanos de Estados Unidos. Así hemos visto detenidos y retenidos durante bastantes horas en frontera personas como el hijo del fallecido boxeador Cassius Clay por tener nombre árabe.

El último tropezón lo ha dado con el Congreso. Trump quería liquidar la ley de Obama sobre seguro médico, el Obamacare, y poner una nueva que no era muy clara. El presidente del Congreso, Paul Ryan, había empezado a redactar y pasar a través de uno de los comités lo que sería el Trumpcare. Había mucha oposición, se veía que unos 20 millones de ciudadanos perderían el seguro médico en unos pocos años. Mucha gente empezó a ponerse nerviosa y protestar.

En Estados Unidos, cada miembro del Congreso es elegido en un distrito. Así los congresistas acostumbran a ir periódicamente a su distrito a explicar a los votantes lo que se está haciendo en Washington y su posición en los asuntos que tienen que ser votados. En las últimas semanas, votantes en muchos distritos electorales fueron a protestar en esas reuniones a su congresista. Se organizaron manifestaciones y protestas. Los congresistas sintieron esa presión, en particular los que quieren ser reelegidos en 2018. Eso hizo que algunos republicanos no quisieran votar a favor del Trumpcare.

Curiosamente los que realmente hicieron fracasar el proyecto de ley fueron los congresistas republicanos de la derecha más radical. Para estos el proyecto era demasiado liberal, querían más restricciones. Ante esta situación y en el último minuto, Trump, viendo que el proyecto de ley fracasaría en el Congreso, lo hizo retirar. Por tanto, después de tantos altos y bajos en el camino, el Obamacare sigue de momento vigente.

Después de este tropezón ha venido patada, patada a las regulaciones de Obama para reducir emisiones de CO2 y así cumplir con los acuerdos de París para proteger el medio ambiente y controlar el calentamiento global. Con cuatro decretos ley ha eliminado todas las restricciones sobre emisiones y pretende volver a un sistema energético basado en el carbón y en el petróleo. Muchas ciudades se niegan a aceptar ese camino y seguirán tomando medidas contra la polución y avanzando hacia el objetivo de ciudades verdes.  Se luchará contra esas medidas de Trump, la cuestión es si habrá de nuevo tropezón o si él seguirá adelante con su plan.

Trump sigue culpando a diestro y siniestro de todos sus fallos. Nunca él hace nada mal, la culpa la tiene Obama o alguna de las multiples conspiraciones que según él se han montado. Sigue mintiendo y falseando los hechos sin ningún sentido de vergüenza. El periódico «Washington Post» tiene una sección dedicada a comprobar todo lo que Trump afirma. En esta sección se le otorga un pinocchio por cada falsedad. Después de 63 días de gobierno de Trump, el balance era de 317 pinocchios. Todo un récord para un presidente.

 

 

El desmadre ‘Trumpiano’

Marzo 27th, 2017

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Seguimos por aquí con la continua lluvia de noticias que el nuevo gobierno presidido por Trump sigue produciendo. Perplejidad y ansiedad son dos síntomas que nos acosan. Mucho de lo que se dice no puedes dar crédito y las medidas que se toman no sabes a dónde nos van a llevar. Lo que es seguro es que el destino no será bueno para el país.

El cuantioso aumento en el presupuesto del Departamento de Defensa es preocupante. Primero porque ya nos ha anticipado el presidente que quiere más armas nucleares y siendo él quien tiene el dedo en el gatillo preocupa. Ya han empezado a aumentar el número de tropas en Siria y en Yemen. Todo eso solo suena a más guerras y más desastre.

Pero el aumento de gasto en Defensa, así se le llama aunque parece que es más bien en ataque, implica cortes de presupuesto en otras áreas, candidatos obvios son seguridad social, enseñanza, investigación, etc. Todas esas áreas que el presente gobierno considera que son inútiles e incluso peligrosas, como es la ciencia. Se espera que haya numerosos despidos de quienes trabajan para el gobierno, pero habrá aumento de personal en el ejército y en guardas fronterizos.

Esta semana el Congreso ha empezado el paso de una ley para desmontar el sistema de sanidad de Obama y montar un nuevo sistema. El sistema que creó Obama, el llamado Obamacare, los republicanos consideran que es un desastre. No mencionan ellos que gracias a Obamacare unos 20 millones de ciudadanos consiguieron un sistema médico que antes no tenían. Esas personas se van a quedar de nuevo sin seguridad social.

El nuevo plan es favorable a los jóvenes pero penaliza a los viejos, que tendrán que pagar hasta cinco veces más. Claro esto está de acuerdo con las teorías neoliberales. Como ya decía la señora Lagarde, los viejos cada vez viven más y son un problema para las economías ya que les tienen que seguir pagando la seguridad social. O sea que si hacemos que la medicina sea más cara para los viejos, los viejos con menos recursos morirán antes y problema solucionado.

También penaliza a las personas con menos recursos económicos. Si una persona pierde el empleo y se queda sin seguro médico unos meses al intentar volver a asegurarse pagará un 30% más.

Además el coste del seguro tiene que adelantarlo el ciudadano, luego cuando pague los impuestos se le hace una reducción. Quienes tienen poco y pagan pocos impuestos la reducción no les va ayudar, pero los ricos sí se van a beneficiar.

Como puede verse el Obamacare era un desastre, como dicen los republicanos, y el nuevo sistema irá perfecto para ellos. La Oficina de Presupuestos del Congreso, que es independiente de los partidos políticos, ha sacado datos sobre el numero de personas sin seguro médico en los últimos años y lo que proyectan va a pasar a partir de ahora. Unos 24 millones de americanos se quedarán sin seguro en los próximos años.

La sombra de Obama sigue presente en todo eso. Él sigue siendo culpable de todo. Trump lo ha acusado, sin prueba alguna, de haberle espiado durante la campaña electoral. La señora Conway, que es la Cospedal de Estados Unidos, ha dicho que hasta un microondas pudo usar Obama para espiar a Trump en su torre de Nueva York.

Habrá que ir con cuidado de no ir en pijama por la mañana al calentar la leche en el microondas, a lo mejor la CIA nos está mirando.

Ahora se le acusa de ser el que provoca las filtraciones a la prensa que no permiten al gobierno avanzar. Un congresista republicano, Mike Kelly, ha llegado a acusar a Obama de haber formado un gobierno a la sombra para torpedear el gobierno. El congresista le pedía a Obama que se fuera de Washington a vivir a otra ciudad para que el gobierno pudiera funcionar.

La sensación de caos aumenta cada día. No parece que nadie sepa muy bien hacia dónde va el país y solo llevamos un par de meses de Trumpismo.

¿Un cuento chino?

Marzo 9th, 2017

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

El calentamiento global es un cuento chino según el presidente Trump. Lo inventaron los chinos para atacar a la economía de Estados Unidos. Parece que al planeta no le ha gustado esta afirmación y está dando muestras de que la crisis se acerca. Aparte de que el año 2016 ha sido el más caliente desde que hay datos, otras consecuencias del calentamiento global empiezan a manifestarse.

Una indicación importante ha sido el progreso que ha hecho en estos últimos meses la gran grieta que se abre en la llamada Larsen C plataforma de hielo en la Antártida. Desde diciembre ha crecido más de 17 millas, teniendo una longitud de más de 100 millas. En algunos puntos tiene una anchura de un par de millas y solo le faltan unas 20 millas más para que esa enorme masa de hilo se separe del continente. Sería el mayor iceberg que se ha conocido y este desprendimiento puede pasar en poco tiempo.

La grieta en la plataforma de hielo Larsen C de la Antártida

En sí, el desprendimiento de este iceberg no causaría ningún aumento significativo del nivel del mar. La preocupación está en la estabilidad del resto de la península de la Antártida, que sí podría causar un efecto al nivel del mar.

Otra noticia alarmante es la publicación en la revista «Nature» de los resultados de medidas de la concentración de oxígeno en el mar. Esta es la primera vez que se tienen medidas sistemáticas de carácter global y en profundidad. Lo que se ha observado es una disminución de más del 2% de concentración de oxígeno en el periodo 1960 a 2010. Este tipo de reducción la predecían los modelos de calentamiento climático. El problema es que esta disminución de oxígeno afecta a la vida marina y puede tener serias consecuencias, como indican los autores del artículo.

Un aspecto del cambio climático que también se va notando es el aumento en oscilaciones extremas entre periodos de sequía y periodos de grandes lluvias. Este fenómeno lo notamos en todas partes, pero ha sido en California donde las consecuencias se han vivido en los últimos meses. Después de cinco años de sequía, en las últimas semanas ha habido lluvias torrenciales que han causado todo tipo de pérdidas, incluso de vidas humanas.

El mayor desastre ha sido la rotura de la presa de Ororville, ha habido que desalojar unas 180.000 personas de la región y ha habido grandes destrozos. El cambio climático también afecta a las presas. Al construirlas se tiene en cuenta el ritmo de lluvias locales. Estas nunca están igualmente distribuidas y hay periodos de sequía y lluvias que hay que estimar cuidadosamente. Es el fenómeno José, como lo denominó el matemático Mandelbrod recordado las siete vacas gordas seguidas de siete vacas flacas del sueño del faraón. La consecuencia del cambio climático es que estas periodicidades e intensidades han ido cambiando, por lo cual las presas existentes están cada vez más desfasadas y no podrán cumplir adecuadamente su misión.

No se si el planeta se cabreado por lo que cuenta Trump o es que ya nos venía preparando otra sorpresa. Esta no parece tener nada que ver con el cambio climático. Según resultados publicados recientemente, el campo magnético terrestre se está debilitando. La cuestión que eso plantea es si se acerca un cambio de polaridad de campo, o sea que los polos magnéticos se intercambien. Esto no sería nada nuevo para el planeta Tierra, ya que ha pasado varias veces cada unos cientos de miles de años. El problema está en que en la transición el campo magnético se debilita mucho y por tanto no puede proteger a la tierra de la lluvia de partículas cargadas que la bombardea. Si esa transición pasara, podría llevarnos a un serio aumento en los casos de cáncer.

O sea que el planeta no está para bromas y precisamente ahora necesitamos un seria concienciación sobre los problemas que pueden venir. Pero la llegada de Trump puede ser un serio obstáculo para llevar a cabo las medidas necesarias para salvar el planeta, aunque este hombre puede cargarse nuestra sociedad antes de que perezca el planeta.

¡Abajo las armas!

Febrero 24th, 2017

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Abajo las armas!» es el título del famoso libro de Bertha Von Suttner, por él recibió el premio Nobel de la Paz en 1905. Lo leí cuando tenía unos 11 años, el libro me encantó. Era uno de los libros preferidos de mi madre, primero porque, habiendo vivido la Guerra Civil, estaba totalmente en favor a su mensaje y segundo por la admiración que tenía por la autora, una mujer de carácter fuerte y que estaba adelantada a su época.

Ese grito, ¡Abajo las armas!, sigue siendo actual y cada vez habría que gritar con más fuerza. En la época que fue escrito el libro las guerras eran producto de odios y ambiciones. Estos sentimientos siguen alimentando ahora guerras de todo tipo pero se ha agregado un factor más que las estimula, las ganancias económicas de grandes compañías. La venta de armas es actualmente un gran negocio y las compañías que las producen tienen gran influencia en los sistemas políticos llamados democracias.
En Estados Unidos, las armas no solo están en el ejército, se calcula que la población civil tiene más de 300 millones de armas de fuego con el resultado de que hay más de 30.000 muertes al año por armas de fuego. Los homicidios y suicidios son los sucesos más comunes pero también muertes accidentales y niños involucrados en estos incidentes. Pero lo importante para muchos políticos es que cada año se venden más de un millón de armas y los fabricantes forman un lobby muy fuerte que les apoya en las elecciones a cambio de mantener ese mercado.

Con el nuevo presidente estas cosas empeoran. Trump tiene muy buena relación con el presidente de la National Riffle Association (NRA), el mayor lobby pro armas de fuego en Estados Unidos. Hemos visto al presidente de la NRA sentado al lado de Trump en reuniones en la Casa Blanca.

En la campaña, Trump anunció que iba permitir armas en los colegios y universidades, una cuestión que se viene debatiendo desde hace unos años. Ha habido varias matanzas en colegios y los republicanos sugieren que si todo el mundo llevara armas se controlarían esos locos que causan las matanzas. Según ellos el problema no es demasiadas armas sino todo lo contrario.

La nueva ministra de Educación, Betsy DeVos, una multimillonaria sin idea de lo que es la enseñanza, ha defendido en el Senado el que haya armas en las escuelas «para proteger a los estudiantes de los osos pardos.» Al oírlo no sabes si reír o llorar. Bueno primero ríes, pero cuando te das cuenta que esa persona tiene la responsabilidad por la enseñanza en este país te saltan las lágrimas.

Mientras Trump está causando todo tipo de ruido y arrebata todas las cabeceras de los periódicos, calladamente algunos miembros republicanos del Congreso trabajan en sus agendas. Así vimos el otro día como se cancelaban las normas que había dado Obama para evitar que personas con serias enfermedades mentales pudieran tener permiso de armas. El ser enfermo mental ya no es una limitación.

Cuando uno de los congresistas que patrocinaban la anulación de esta regulación fue preguntado en una entrevista sobre las razones que le motivaban, afirmó: «No se puede discriminar a los minusválidos». Otra respuesta para reír y llorar.

Por tanto con Trump habrá más armas, menos restricciones en dónde se pueden llevar y más facilidades para obtener permisos. Eso si habrá serías restricciones para los musulmanes que quieran entrar en el país. Cuando el terrorismo blanco de dentro del país produce muchísimas más víctimas que haya producido el yihadismo, la restricción es para una mayoría musulmana que nada tiene que ver con el terrorismo.

Pero no solo hay proliferación de armas convencionales, en Tennessee se intenta aprobar una ley que permita a los conductores embestir a manifestantes que corten el paso en carreteras aunque causen heridos. ¡Hay que matar como sea!

¡Abajo las armas! hay que seguir gritando, pero de cuando en cuando necesito escaparme de este mundo, taparme la cara, mirar hacia adentro para no ver ese mundo que nos rodea, poder descansar y coger fuerzas.

Tapándome la cara, mirando hacia adentro para no ver ese mundo que nos rodea.

Los primeros días de Trump

Febrero 9th, 2017

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Solo han pasado unos pocos días desde que Trump inauguró su presidencia y en estos días ya ha conseguido crear una situación caótica en el país. Desde que entró en la Casa Blanca no ha parado de firmar decretos ley sobre los temas que había ya anunciado en su campaña.

Lo primero fue intentar desmontar el sistema sanitario que creó Obama y que cubre a unos veinte millones de americanos. Por decreto ley no podía cancelarlo, pero ha empezado a organizar parte del desmonte de la ley. Anuncia que habrá una alternativa, pero no se sabe cómo será. Los Republicanos en el Senado llevan años intentando cargarse esa ley, por tanto se alegraron sobre esta iniciativa de Trump, lo que no han conseguido saber es qué iniciativa lo va a sustituir. La confusión reina.

Después vino el decreto sobre la construcción del muro con Méjico y que tienen que pagar los mejicanos. Aparte de las sonrisas que produjo en algunos y la indignación en otros, no parece que haya sido capaz de formular cómo se hará ese pago. Su primera sugerencia, poner un arancel del 20% a todos los productos que vienen de Méjico es más que ridícula. Si pone el arancel, el precio de los productos mejicanos aumentará y quienes pagarán serán los ciudadanos americanos que compren esos productos, no será Méjico.

Así me pongo cuando leo las noticias sobre Trump

A esto le siguió el intentar restablecer la tortura para los presos ligados al terrorismo. Esa medida aparte de violar la Constitución y todas las normas internacionales, su eficacia es muy dudosa. Expertos en el campo ya han dicho muchas veces que con la tortura lo único que se consigue que los encausados digan cualquier cosa que se les ocurre con tal de salir del proceso y en la mayoría de los casos llevan a pistas falsas.

Luego mandó a diferentes agencias del gobierno no hacer pública la  información que ellos obtengan. Trump quiere controlar toda la información. Eso cubre cuestiones tanto políticas como sociales y científicas.

Pero probablemente lo que ha tenido mayor resonancia tanto interna como internacional ha sido la prohibición de admitir refugiados y no dejar entrar en el país a ciudadanos de siete países árabes aunque tuvieran la documentación de residentes permanentes en Estados Unidos. Eso provocó por una parte caos en los aeropuertos y una explosión de protestas en el país y en todo el mundo.

En primer lugar los siete países afectados son países árabes en los que Trump no tiene negocios, casualidad. Además ningún ciudadano de estos países ha provocado ningún incidente terrorista en el país. La falta de normativa clara provocó mucha confusión en quienes tenían que aplicar las órdenes. Ha habido manifestaciones en contra de ese decreto en los aeropuertos con conexiones internacionales y ha provocado el rechazo de muchos dirigentes.

Después de este decreto han empezado a oírse voces de protesta de miembros del Congreso y Senado del partido Republicano que hasta el momento estaban callados.

De todas formas lo que más asusta no son las medidas en sí, sino el estado mental de Trump. Ya salían voces de la Casa Blanca diciendo que el presidente se comporta como un chiquillo que no tiene ni idea de cómo hacer las cosas. Su obsesión por mostrar que ha sido el presidente con más personas en su inauguración da risa a la vista de las fotos publicadas, que él califica de noticias falsas. Además ha ordenado a la Dirección de Parques Naturales que busquen fotos que demuestren lo que él dice. Trump sigue insistiendo que los casi tres millones de votos que le adelantó Hillary eran votos ilegales y ha organizado una comisión para investigarlo.

Como narcisismo maligno han caracterizado algunos sicólogos su actitud enfermiza. Está actitud muestra que el hombre tiene un desequilibrio que no da ninguna confianza en cómo puede dirigir una nación.

Y ¿cómo nos sentimos todos? No es fácil ponerlo en palabras, serían demasiadas y muchas de ellas no me las dejarían publicar. Para mí la solución es ir formón en una mano y dando mazazos y mostrar en un trozo de madera cómo me siento cada vez que oigo lo que ha hecho el presidente.