Nada, más allá de las fronteras del condado

CARTA DESDE OAK RIDGE (EEUU)

Benjamín Carreras

Desde hace unos días estoy de vuelta en mi casa de Oak Ridge, después de unas semanas de ausencia. Vuelta al silencio, solo interrumpido por el cantar de los múltiples pájaros que anidan por aquí, vuelta a los árboles que nos rodean, a las peleas de ardillas tan territoriales ellas,  vuelta a las periódicas visitas de familias de ciervos, … lejos de todo.

Cuando era joven en España, tenia la visión de América de rascacielos, tecnología, progreso … y animadoras. Pero esa visión solo se corresponde con una porción de América, la de una pequeña zona junto a los océanos y los grandes lagos. El resto es una América rural y lejana. 

Nuestro pueblo con algo mas de 27.000 habitantes es extenso, 233 km2. Las casas tienen jardines grandes, sin vallas, pero cada cual está en su casa. No hay aceras en las calles y eso de pasear no se ha inventado aún. Correr y hacer ejercicio eso sí es común. Cuando doy una vuelta por el barrio nunca encuentro a nadie. 

Muchas familias tienen armas “para protección personal”.  Pero no es que la gente sea violenta o desagradable. Todo lo contrario, son amables y simpáticos. Además siempre puedes contar con la ayuda de un vecino en caso de necesidad.

Oak Ridge es un pueblo con 44 iglesias de diferentes denominaciones, los centros de la vida social del pueblo y con solo unos cinco bares. Es en esta América donde la Fox de Rupert Murdoch propaga desinformación constante sobre lo terrible que es el sistema de sanidad social en Canadá y Europa y sobre los otros grandes males de estos países.

Es en ese  ambiente que hay que entender la emergencia de un movimiento como el Tea party y el odio visceral que se ha desarrollado contra Obama en ese país, en donde la palabra socialista es un insulto. Ese ambiente no conoce ni quiere conocer lo que pasa más allá de las fronteras del condado. Y sobre todo que no quiere ninguna interferencia del gobierno en la vida de los individuos. Es una reacción conservadora muy distinta de las que se pueden observar en Europa.

Solo cuando estás aquí puedes medio entender por qué tanta gente en este país puede creer que Obama es un socialista musulmán que no nació en América.

Leave a Reply