Archive for junio, 2011

De pepinos y tatuajes

jueves, junio 16th, 2011

CARTA DES DE BANGKOK (TAILANDIA)

Francisco Caules Sintes

La prensa tailandesa de Bangkok está dedicando mucha atención a lo que para Tailandia es un problema geográficamente muy lejano.

El caso de los pepinos españoles ha provocado en los periódicos de lengua inglesa de Bangkok una curiosidad que ha producido numerosos titulares. “Europa se pasa la pelota con la culpa del E.Coli”, “No son los pepinos españoles los causantes de las muertes”, “La epidemia de E.Coli no amenaza Tailandia”, “Epidemia de E.Coli en Europa”.

Aquí no se han importado nunca pepinos españoles, sospechosos en principio de 33 muertes y 3.000 afectados hasta hoy. No se importa verdura de Europa, solo manzanas, peras o cerezas, que aquí son frutos exóticos. Por ello las autoridades sanitarias dan escasa importancia al posible impacto de la epidemia de intoxicaciones alimentarias por el bacilo E.Coli. La Asociación Tailandesa de Agencias de Viajes ha manifestado que la contaminación de verduras con E.Coli no tiene porque preocupar a los turistas tailandeses que viajen a Europa. No se han producido cancelaciones de excursiones hacia destinos europeos.

El Ministerio de Salud recuerda al público la conveniencia de comer alimentos bien cocinados, no crudos, y lavarse bien las manos después de ir al lavabo. Esta última advertencia está especialmente dirigida a la población rural que utiliza la mano izquierda y agua en lugar del papel higiénico después de defecar. La derecha es la que utilizan para comer.

El Departamentos de Control de Enfermedades está en alerta siguiendo las recomendaciones que la OMS y ha dado instrucciones a todos sus miembros para que comuniquen y localicen los nuevos casos.

Por cuanto antecede este país sigue consumiendo diariamente grandes cantidades de los deliciosos pepinos que produce Tailandia y especialmente de los incomparables y tiernos pepinillos blancos que no pueden faltar en la presentación de muchos platos de la renombrada cocina thai. Ni pepinos, ni tomates, ni lechugas faltarán en nuestras ensaladas sin la preocupación por el bacilo productor de fatales diarreas.

Hay un cierto tipo de turista masculino de bajo nivel social que también podemos ver en Salou o paseando por Lloret de Mar, adornado su cuerpo con piercings, pendientes y, cómo no, tatuajes más o menos aparatosos. Desde los pequeños tatuajes en los brazos hasta cuerpos totalmente cubiertos con los indelebles y caprichosos dibujos. Los podemos ver por las calles de Phuket o de Pataya, con su botella de cerveza en la mano como orgullosos colonizadores de un país más o menos tercermundista.

Contra este tipo de visitante ha reaccionado el Ministro de Información. Como que los problemas de este país, corrupción generalizada, diferencia abismal entre ricos riquísimos de Bangkok y pobres campesinos del Noreste, prostitución a gogo, drogas sin límite, enfrentamientos casi de guerra civil entre camisas amarillas y camisas rojas, etc., no tienen demasiada importancia. De repente el gobierno ha tomado cartas en un gravísimo problema que puede significar un ataque frontal a la cultura tailandesa. El gravísimo problema es que algunos turistas extranjeros se dejen tatuar en las muchas tiendas que se dedican a ello, tatuajes de figuras religiosas.

Desde siempre los tatuajes, como los amuletos, de tema religioso tienen una larga tradición en el pueblo tailandés. Las autoridades de la turística isla de Phuket temen que su popularización entre los turistas extranjeros sea algo más que una moda. Así el Ministerio de Cultura ha expresado su condena por la creciente costumbre de tatuarse imágenes religiosas en sus cuerpos. Las imágenes de Buda, de Ganesa o del mismo Jesucristo son cada vez más utilizadas, tatuadas en brazos, piernas o en el resto del cuerpo. El Ministro cree que se trata de una moda inapropiada que implica una falta de respeto para la religión. Hasta 500 euros se llegan a pagar por un complejo tatuaje que ocupe toda la espalda hasta allí donde pierde su nombre.

Por todo ello un Subcomité ministerial ordenará a todos los gobernadores provinciales que se prohíba a los extranjeros los tatuajes de símbolos o imágenes de cualquier religión, pero muy especialmente de la budista. La directora del Comité de Cultura Nacional ha también advertido que las personas que comercian con su cuerpo , como las prostitutas o los travestis, hacen perder el respeto a la religión con esta clase tatuajes.

Veremos en qué queda esta campaña ministerial para salvar la religión y la cultura de este sorprendente y hospitalario país donde la gente no ha perdido la sonrisa. Si el lector no tiene en su cuerpo ningún tatuaje de Buda, de Ganesa o de Jesucristo, le recomendamos venga a conocer este fascinante destino turístico al alcance hasta de un mileurista. Tailandia ofrece unas instalaciones hoteleras de gran categoría a menos de la quinta parte de los precios españoles, las playas bordeadas de palmeras con un mar de agua transparente como las calas de Menorca, una cocina que se está extendiendo por todo el mundo por la calidad de sus sabores. Ah! y también miles de templos con un exotismo que seduce y sorprende. Con todo, lo más importante es la cordialidad y la sonrisa de los tailandeses.

Nos veremos en Tailandia. Sawatdi Khap.

De la Plaça Tahir a la Plaça Colon

domingo, junio 12th, 2011

CARTA DES DE NEWCASTLE (ANGLATERRA)

Pau Obrador

Els esdeveniments de Plaça Tahir d’El Caire han centrat l’atenció informativa mundial aquesta primavera. No de bades són els esdeveniments de caire polític més importants des de l’atemptat de les torres Bessones. Una revolta popular retransmesa en directe per Facebook i Twitter ha forçat la caiguda d’un règim que era la clau de volta de l’orient Mitjà. Les conseqüències de la primavera àrab són de llarg abast i afecten des del futur d’Israel, al preu del petroli i sobretot l’estabilitat de la regió. Les causes de la revolta són moltes i variades. S’hi reconeixen l’augment dels preus dels aliments, el desencís de tota una generació de llicenciats universitaris sense feina, l’augment espectacular de les desigualtats socials i la incompetència d’uns règims autoritaris cada cop més corruptes.

Inspirat per l’èxit de la primavera àrab, un de grup de joves anònims ha ocupat també les principals places del nostre país, inclosa la Plaça Colon. He seguit amb atenció tota aquesta moguda sobretot a través del Twitter i el que he vist fins ara m’ha decepcionat. Ni em convenç el  mètode -revolucionari en l’estètica més que en el contingut- ni aspectes clau del seu discurs, molt especialment la crida gens dissimulada a l’abstenció. No em deixa de sorprendre que un grup que s’anomena democràcia real ja encara no tengui massa clar això del dret a l’autodeterminació. Els debats s’assemblen més a les tertúlies d’Intereconomia que a les crides de Manuel Castells o Arcadi Oliveras.

Tanmateix no menyspreem els indignats acampats. Les seves accions de protesta visualitzen un malestar latent. Com diria Jordi Armadans “el moviment del 15M i les acampades no són importants en sí mateixos. Ho són perquè posen el dit en la nafra que les coses no funcionen bé”. Aquesta és la crisi més dura que hem viscut els qui tenim menys de quaranta anys. Ens havien promès la lluna i el somni ha acabat amb una hipoteca mala de pagar. Hi ha molts motius per estar indignats davant una situació tan precària i qui menys que més hi està. El malestar crec ha arrelat i amb força especialment en dos col·lectius, que no són precisament els que s’ho estan passant pitjor.

El malestar social ha arrelat amb força entre les classes mitjanes. Les mesures que ha imposat Europa amenacen els pilars bàsics sobre els quals descansa el consens social des dels anys 50. Aquesta crisi ha posat en qüestió la figura del funcionari, la protecció del treballador fixo i la sostenibilitat dels serveis públics. Europa vol més flexibilitat i més productivitat en l’economia i això passa necessàriament per alterar un sistema laboral que genera una dualitat molt accentuada entre els que tenen seguretat laboral i els que no. El “españolito medio” potser no cobrava molt però vivia bé, tenia pis, cotxe i vacances. De cop s’ha despertat del somni. Ha vist que els seus “privilegis” estan en vies de desaparició, que la seva condició laboral s’assembla cada vegada més a la del mileurista. Ara viu com diria Aleix Saló a “Españistan”.

Un altre grup on el malestar ha arrelat amb força és entre els universitaris. Tot indica que la relació entre nivell d’estudis i estabilitat laboral s’ha trencat. Per una banda ens trobam que estudiar és més necessari que mai. La crisi ha afectat sobretot els que no tenien estudis. Per altre banda ens trobam amb les limitacions del sistema educatiu. A l’estat espanyol la universitat està pensada sobretot per accedir a la funció pública i professions similars. S’estudia per ser metge, mestre, o advocat. Amb un dèficit públic galopant les administracions públiques han deixat de ser fonts de treball. Res fa preveure que tornin les alegries dels darrers 30 anys a curt o mitjà termini. Les esperances de tota una generació que ha invertit temps i diners a formar-se s’han esvaït. La categoria del llicenciat sense feina és, parafrasejant Marx, un espectre que atemoreix en aquest cas l’estat espanyol.

Les tendes de campanya prest desapareixeran de la Plaça Colon. Res fa pensar que les acampades aconsegueixin gran cosa, almanco a curt termini. Això és així en bona part pel seu plantejament anti-polític i anti-sistema. Tanmateix el malestar no desapareixerà. I és que raons per indignar-se n’hi continuarà havent guanyi qui guanyi les eleccions. Vist des Newcastle, hi trob a faltar una mica de pragmatisme anglosaxó. I és que la indignació no va enlloc sinó és transforma en projecte de llei, en participació ciutadana i en canvi social. Ni l’abstenció, ni el vot en blanc han aconseguit mai res. En qualsevol cas aquestes acampades són un signe més de la creixent llunyania de l’Estat espanyol d’Europa.

–––

Twitter: @pauobrador

Perder una generación de investigadores

jueves, junio 2nd, 2011

CARTA DESDE OAK RIDGE – TENNESSEE (EEUU)


Benjamín Carreras

Este año, la investigación científica en España ha sufrido recortes de presupuesto, como casi todo lo demás. Los recortes en si no son grandes si los tomamos como porcentaje del presupuesto total de investigación, pero el impacto sí puede tener efectos muy negativos. El problema está en que los gastos fijos de las Instituciones ocupan una porción muy grande del presupuesto,  por tanto, la parte flexible de los presupuestos, que incluye contratos temporales, puede sufrir un recorte relativamente  grande.

¿A quién impactan los contratos temporales? A los jóvenes que empiezan. Además a esto se añade la reducción de plazas fijas al efectuarse retiros, que impactan al mismo grupo de personas y estos representan el futuro de la investigación en España. El problema a nivel de los individuos se paliará en parte porque hay un mercado global de trabajo en investigación. Pero esto no ayudará, si no todo lo contrario, al país. Los mejores de esta generación se los llevarán otros países.

El preparar el futuro es una de las tareas más importantes en una institución dedicada a la investigación y es una tarea a la que yo he dedicado bastante tiempo. En el ORNL, un laboratorio nacional con unos 4000 empleados, en donde trabajé durante 26 años, fui y sigo siendo miembro del comité Wigner que presidí unos años.  La misión del comité es contratar cada año a los diez mejores investigadores jóvenes, hasta un máximo de tres años después del grado de doctor, de cualquier especialidad y de cualquier nacionalidad. Lo importante es que sean los mejores.

El comité esta constituido por 5 o 6 científicos del nivel más alto en el Laboratorio. Tienen que ser personas con suficiente sentido de autosuficiencia e independencia,  que no   se dejen influenciar por el sistema administrativo del laboratorio. Los directores de los diferentes Departamentos, siempre necesitados de dinero y personal, hacen toda clase de presiones para que se contraten al personal que ellos necesitan, pero el comité mantiene su independencia.

Es obvio que los directores de Departamento están preocupados por completar proyectos a corto plazo, y tienen buenas razones para hacerlo. Las variaciones constantes del presupuesto les crean muchas dificultades. Pero el comité Wigner no está para ayudarlos, al comité solo le preocupa el futuro a largo plazo. Contrata a esos jóvenes y se les ofrecen sueldos más altos que la media, los prepara durante dos años para que se amolden al sistema y en muchos casos al país. Esos jóvenes en su mayoría son los futuros líderes científicos del Laboratorio.

Esta separación de poderes entre los que luchan por el presente y los que trabajan para el futuro garantiza que no se hipoteque el futuro por problemas de presente.

No pretendo sugerir que se adopte un sistema de este tipo en España. La dinámica interna en España y en EE UU es muy diferente y el trasladar métodos de un país a otro es un error que por desgracia se ha cometido más de una vez. Pero si hay que desarrollar  ideas aquí para proteger la construcción del futuro de los vaivenes del presente. El perder una generación de investigadores puede ser una tragedia para el país de la que puede tardar años en recuperarse.

Un mundo mejor

miércoles, junio 1st, 2011

CARTA DESDE TEL AVIV (ISRAEL)

Javier García de Viedma

Israel es un país pequeño (del tamaño de la Comunidad Valenciana), aislado (no mantiene relaciones de ningún tipo con la mayoría de los países del área) y con muy pocos recursos, pues aunque recientemente se han descubierto unos yacimientos de gas de gran volumen frente a su costa, apenas dispone de petróleo. El agua también escasea enormemente. Abunda, sin embargo, el sol, que luce durante gran cantidad de días al año.

Quizá por todo ello, el país se ha visto obligado utilizar con cuentagotas los recursos disponibles y a ingeniárselas para aprovechar al máximo lo poco que tiene. Así, prácticamente todos los jardines públicos y privados, las zonas ajardinadas de las autopistas y carreteras, que son muchas y gran parte de los bosques y de la producción agrícola del país se mantienen por medio de riego por goteo, un sistema conocido desde hace siglos, pero reinventado en su versión moderna por israelíes. El país entero está atravesado por conductos plásticos de color negro o marrón que permiten regar muchísimas hectáreas con la poca agua disponible, en su mayoría procedente del mar y potabilizada por grandes plantas desalinizadoras.

También se han dictado medidas para reducir el consumo de agua y energía. Las que más llaman la atención son la prohibición de lavar automóviles con mangueras (se permite en plantas automáticas que reciclan el agua) o el que las cisternas de todos los retretes del país tengan dos botones, en función de la necesidad de agua a utilizar. También es obligatorio disponer de placas solares para calentar el agua en cada domicilio. Esto hace que los paisajes urbanos de las ciudades israelíes, vistos desde arriba, se caractericen por una multitud de depósitos de agua junto a los cuales siempre hay placas solares. Con ello se ahorra gran cantidad de energía eléctrica.

A pesar de lo que pudiera parecer, no puede afirmarse que Israel sea un país con mucha conciencia ecológica. En ese sentido, hay más preocupación en Europa, donde se recicla más y existe mayor inquietud por las emisiones de gases contaminantes. Pero los israelíes tienen necesidad, para ellos es un problema de supervivencia y como nos decían en el colegio, “intelectus apretatus discurren que rabian”.

El proyecto más revolucionario en el que se ha embarcado Israel en los últimos años es el desarrollo del coche eléctrico. No se trata de innovar en el desarrollo del vehículo, el primer coche eléctrico apareció nada menos que en los años 30 del siglo XIX y antes de que empezara el XX ya había coches eléctricos que alcanzaban los 100 kilómetros por hora. La cuestión es cómo hacer que el coche eléctrico sea competitivo y tenga autonomía suficiente para que compense al usuario frente al de gasolina o gasóleo.

La respuesta la tiene un joven llamado Shai Agassi y la empresa que ha creado para ello se llama Better Place (“un lugar mejor”, que, en el fondo, quiere decir “un mundo mejor”) . La idea de Agassi es relativamente sencilla y se basa en que una cosa es el vehículo y otra la electricidad que lo mueve, en este caso, la batería. Lo que Better Place propone es un sistema dual, en el que uno compra el automóvil sin batería y ésta la paga aparte como si fuera un plan de consumo de teléfono móvil. Es decir, por una cantidad fija al mes, el usuario dispone de la batería y de la cantidad de energía suficiente para que el vehículo recorra los kilómetros que incluye el plan contratado. Los dos problemas básicos con los que se enfrenta Agassi son la creación de la infraestructura necesaria para proporcionar suministro eléctrico y una red de estaciones de servicio que permita recambiar la batería cuando el recorrido sea superior a la autonomía del vehículo.

Israel es un país ideal para poner en marcha el experimento, no sólo por su reducida dimensión, sino también por su aislamiento (en la práctica, los israelíes apenas pueden salir por tierra del país), pero también por su voluntad estratégica para dejar de depender del petróleo (por razones no tanto medioambientales como de seguridad) y la gran cantidad de empresas de software que ayuden a desarrollar la compleja red informática que permita controlar el gasto, las recargas y el cambio de baterías de los coches. Dentro de poco estará a la venta el primer vehículo y el desafío es que Israel se convierta en el primer país no dependiente del petróleo para transporte terrestre.

Releo este artículo y pienso en que muchas de las condiciones de Israel se dan también en Menorca. ¿No se podría hacer en la isla algo parecido?