Las casas rojas de Menorca

CARTA DES DE BANGKOK (TAILANDIA)

Francisco Caules Sintes

El visitante que llega por primera vez a nuestra isla encuentra sorprendente que en radical contraste con el blanco impoluto de los encalados edificios  aparezca alguna mansión de un rojo fuerte.

El omnipresente blanco típicamente mediterráneo de la vivienda menorquina choca con el rojo almagre de algunos especiales y aislados edificios.

Si el visitante curioso inquiere el porqué existe esta discrepancia de colores, la respuesta más  probable será que se trata de casas pintadas así desde tiempos de la ocupación inglesa del siglo XVIII.

En nuestros recientes artículos sobre el almirante Nelson y el vicealmirante Collingwood tratamos de pasada  sobre el colonial colorido de las mansiones que les son atribuidas.

Hemos querido profundizar en el  tema de las  casas o “llocs” que especialmente en la parte de levante rompen la monotonía de la cal con su estridente cromatismo.

No ha sido fácil. A través de Pere Melis del “Menorca” y de Francisco Pons Montanari del Hostal del Almirante hemos conseguido averiguar el aparente porqué de estos edificios singulares.

Pere Melis nos llevo a la palabra menorquina “aumagre” que en catalán es “almagre”. Así se define este color tan especial originado por una forma de hematite, óxido de hierro, que en inglés se traduce por ocre rojo. La mezcla en variadas proporciones de cierto óxido de hierro y arcilla puede producir un pigmento que en unos casos será el típico ocre de muchas fachadas italianas o el menos típico ocre rojo o almagre utilizado por los británicos conquistadores del mayor puerto natural del Mediterráneo (Andrea Doria dixit).

La docta y posterior explicación del Sr.Pons Montanari nos aclaró, al parecer de forma definitiva, el porqué los ingleses para singularizar sus edificios principales del resto de los menorquines los pintaron de rojo  almagre.

En el siglo XVIII como en los anteriores el escorbuto era una enfermedad que atacaba a las tripulaciones que hacían largas navegaciones sin poder comer productos frescos. Esta especie  de avitaminosis era el terrible y maldito escorbuto que diezmaba a los marineros en tiempos de la navegación a vela. Parece, y aquí solo podemos decir parece cierto que la Royal Navy proveía a sus naves con barriles llenos de almagre líquido que era utilizado para prevenir el escorbuto. No hemos podido, a pesar de todos  los “googles” hallar la relación entre el almagre líquido y el escorbuto. Lo único cierto es que en las bodegas de los navíos ingleses se acumulaban los barriles  de almagre.

Los pragmáticos británicos no hallaron mejor forma de significar las mansiones de sus almirantes o capitanes que utilizando aquel producto que con tanta abundancia poseían, utilizándolo para pintar sus edificios  con un color del que solo ellos tenían la exclusiva en contraste con la popular y humilde cal “d’emblancar” de los menorquines.

Aquí  habremos de acudir a la vasta cultura de los académicos historiadores como Terrón Ponce o nuestro buen amigo Paco Fornals para que puedan por un lado confirmar esta curiosa historia de los edificios rojos en Menorca y por otro lado averiguar la extraña relación entre los barriles de almagre y la prevención del escorbuto.

Aquí dejamos abierto este reto a nuestros académicos de la historia y quizá también a algún académico de medicina.

Ahora por lo menos sabemos, y así lo divulgamos, una explicación coherente de las casas inglesas pintadas de rojo. Cuando de niños con 8 o 9 años preguntábamos a nuestros padres el porqué solo se nos decía que era una rareza de los ocupantes británicos.

Esperamos que entre los lectores se abra una ampliación del objeto de este artículo y de la discusión y de su posible  colaboración salga a la luz perpetua.

Leave a Reply