Archive for Mayo, 2012

El dominio de la aristocracia

Jueves, Mayo 24th, 2012

CARTA DES DE OAK RIDGE, TENNESSEE (EEUU)

Benjamín A. Carreras

Hace unos días se cumplía el primer aniversario del movimiento 15-M. Tengo la suerte de que en mis visitas periódicas a Madrid vivo a dos pasos de la Puerta del Sol. Eso me ha permitido ser testigo del nacimiento y desarrollo de este movimiento. Yo aún no me siento indignado, pero sí frustrado y decepcionado con la política y los políticos. La ventaja de tener doble nacionalidad es que me permite estar frustrado y decepcionado en dos países simultáneamente.

El movimiento 15-M lleva a la memoria otro movimiento y otro Mayo, el del 68, que tuvo mucho impacto en mi generación. Eran otros tiempos. Como decía “La Codorniz”, en aquel tiempo un fresco general procedente de Galicia reinaba en toda España. Ahora es diferente, no es general el que reina.

¿Qué pasaría si hiciéramos un análisis del Estado español al estilo de Cicerón? Pidiendo disculpas a Don Marco Tulio por el atrevimiento, se puede intentar.

Aquel Mayo pasó. Como es típico de los que vivimos más en libros que en la realidad, el Mayo del 68 nos trajo un fuerte entusiasmo por la estética de la revolución, pero dejamos bastante a un lado la praxis necesaria para llevar a cabo ninguna revolución. A pesar de ello y con el tiempo, el cambio llegó a España y el país se incorporó a la larga lista de países democráticos.

Ahora casi todos los gobiernos se autodenominan democráticos. Desde el extremo oriental con la Rusia del Sr. Putin hasta el extremo sur con la Argentina de Doña Cristina, todos vivimos en estados democráticos. Pero ¿qué quiere decir eso?

Mirando atrás, Aristóteles clasificaba las formas de gobierno en monarquías, aristocracias, y democracias. Pero estas formas raramente se dan en estado puro. Cicerón en su análisis de la República romana mostró cómo esta era una combinación de las tres formas de gobierno y consideró que llegar a esa combinación equilibrada de monarquía, aristocracia y democracia era óptimo para el Estado.

¿Qué pasaría si hiciéramos un análisis del Estado español al estilo de Cicerón? Pidiendo disculpas a Don Marco Tulio por el atrevimiento, se puede intentar.

No hay duda de que en nuestro estado hay una componente democrática. Cada cuatro años, más o menos, votamos por una lista de nombres. Tenemos varias listas a elegir, pero solo un par realmente han contado en la práctica. Estas listas contienen muchos nombres y dudo si hay algún votante que no esté en la lista, o que no le hayan dejado entrar en ella, que conozca el cincuenta por ciento de esos nombres. Pero, en cualquier caso, ésta es la componente democrática de nuestro gobierno.

Es prácticamente imposible participar activamente en la política del país a menos que uno pertenezca a los grupos que fabrican las listas. Estos grupos controlan la mayor parte de los órganos de gobierno cuando son elegidos. Según las definiciones clásicas, podríamos denominar al conjunto de los que pertenecen a esos grupos, como una aristocracia, no de nacimiento, pero aristocracia al fin y al cabo.

Los individuos que encabezan estos grupos son quienes fabrican esas listas y quienes ostentan el poder cuando su lista gana. Para los miembros de las listas que votamos su lealtad está con quien los ha puesto en la lista, no con los votantes. Por tanto, quien controla la lista y tiene el poder cuando el grupo gana las elecciones es el monarca de facto. Como era el caso de los cónsules en Roma, ellos constituyen la componente monárquica del gobierno.

Como en el caso de la Roma de Cicerón, encontramos pues las tres formas clásicas de gobierno como partes integrantes de nuestro gobierno. La cuestión real en ese punto es si hay equilibrio entre ellas y en qué proporción cada una de estas formas participa en el gobierno de la nación. Esto es más difícil de responder, pero no diría yo que la democracia sea la dominante. Para mi la aristocracia de los partidos tiene el mayor papel en el gobierno de la nación.

Claro que ese es el análisis que haríamos si viviéramos en el siglo primero antes de Cristo. Ahora no tenemos tiempo para analizar. Pero a pesar de ello, sabemos que en el grito: “no nos representan” hay ciertamente una realidad y es algo que no podemos ignorar. Nos incumbe a todos.

Menorca 2022, inventar el futur

Lunes, Mayo 7th, 2012

CARTA DES DE GELOS (FRANÇA)

Llorenç Pons Pons

La crisi econòmica ens du de cap, tots els indicadors estan tocant fons. Balears i Menorca que durant anys han estat dins el grup capdavanter de les Comunitats Autònomes, es troben ara entre les que tenen més dificultats.

Davant d’ aquest panorama, tothom espera que arribi una nova empenta que ens faci sortir d’aquest enfango en el que estem. Quan i com arribarà la sortida d’aquesta crisi, ningú ho pot dir, el que és segur és que haurà d’arribar un dia o un altre.

El que és menys segur és que Menorca pugui sortir-ne reforçada. El model econòmic que fa 30 anys van construir els nostres pares, ha arribat al seu límit. La nostra generació, l’ha optimitzat, millorat, però al fons, segueix essent el mateix. El que als anys 1980 va esdevenir possible gràcies a l’inici d’una dinàmica de mundialització (europea), la mateixa mundialitzacio dels anys 2000 se l’està emportant poc a poc.

Abans que arribés l’era turística, Menorca era terra d’emigració. Aquest espectre torna a ser actual i real (molts menorquins estan treballant a fora) i pot accentuar-se greument en funció de com girin les circumstàncies.
Si ho volem evitar, si volem garantir un futur per a l’Illa i per als menorquins ens l’haurem d’inventar.

La crisi té molts de costats negatius, però n’hi ha un d’extremament positiu : ara tenim més temps. Temps per imaginar, per pensar, per estudiar, per fer una pausa, per analitzar com anem noltros i com va el món i trobar noves idees, nous conceptes. Per inventar un futur que ens convingui.

Voldria proposar que s’organitzés un concurs : “Menorca 2022”. Per convidar a tots els menorquins a imaginar el que podria ser Menorca d’aquí a 10 anys. Perquè cadascun pugui emprar aquest capital “temps” que ens ofereixen les circumstàncies per projectar-se i imaginar el que podria ser l’economia, la societat, l’organització menorquina del 2022. Dit d’una altra manera, inventar el nostre futur, i el dels nostres infants.

Aquesta inversió podria ser la millor inversió que els menorquins haguem fet en molt de temps, i per tant no fan falta milions, només un poc de paper, matèria gris i temps.

Atlantropa, o com construir una super-illa i salvar les Illes Balears

Lunes, Mayo 7th, 2012

CARTA DES DE NEWCASTLE (ANGLATERRA)

Pau Obrador

L’existència de Menorca està cada vegada més qüestionada. No fa gaire un partit extraparlamentari va proposar l’abolició dels consells insulars com a mesura d’estalvi. El partit governant no té cap intenció d’abolir-los formalment, tanmateix la seva acció de govern els està ofegant econòmicament, tot fent-los políticament irrellevants. Una visió profundament anti-menorquina s’ha apoderat del debat polític, que situa tots els mals damunt les nostres esquenes (i la nostra cultura).  La idea és sempre la mateixa: salvar al centre – Espanya – a base d’escanyar la perifèria.

Quan llegesc segons quines propostes no em puc estar de recordar un dels projectes més tronats que ha donat el segle vint. Es diu Atlantropa i va ser presentat per un arquitecte megalòman alemany – Herman Sörgel – l’any 1927. La peça central del projecte era la construcció d’una gran presa a l’estret de Gibraltar. La presa, que tindria 35km de llarg, desconnectaria l’oceà atlàntic i la Mediterrània. Això comportaria una reducció del nivell de mar de fins a 200 metres, es guanyarien fins a 600.000 Km2 de terres fèrtils al mar. A la Mediterrània l’evaporació d’aigual de la mar és molt superior a l’aportació que fan els rius que hi desemboquen. El projecte també preveia la construcció d’una segona presa entre Tunísia i Sicília i una sèrie de llacs artificials al centre de l’Àfrica per irrigar el desert del Sàhara.

Atlantropa es va plantejar com una solució a la crisi general que en aquells moments vivia Europa. Un situació de crisi, per cert, molt similar a l’actual. La construcció de grans preses solucionaria la crisi energètica amb la producció d’enormes quantitats d’energia neta. La reclamació de terres al mar facilitaria l’autosuficiència alimentària i el creixement de la industria. El projecte es va plantejar com una oportunitat per a la pau i la prosperitat. Sörgel, que era un convençut del poder polític de la tecnologia, creia que un projecte d’aquesta magnitud centraria els esforços d’Europa en la cooperació entre els pobles. Es tractava de promoure oportunitats de creixement i colonització sense conquesta.

Atlantropa era un projecte fonamentalment geopolític que plantejava la fusió en un sol continent d’Àfrica i Europa. Aquesta fusió s’aconseguiria amb la construcció de dues connexions als estrets de Gibraltar i Sicília. Sörgel veia en creació d’Alantropa la única solució per competir amb les economies emergents d’Amèrica i Àsia. És una visió terriblement Euro cèntrica que redueix Àfrica a un simple apèndix d’Europa. La idea de fons és que Europa és un continent ple de gent però sense espai; mentre que Àfrica és un continent amb molt d’espai però sense gent. Es tractava de fer d’Àfrica un territori útil per Europa, o el que és el mateix de crear un nou espai vital per Europa.

Una de les conseqüències d’Atlantropa és que Menorca deixaria d’existir. En baixar el nivell del mar, el canal s’assecaria i es crearia una mega illa que fusionaria Mallorca i Menorca. Eivissa, que es fusionaria amb Formentera, continuaria separada de la resta. Es compliria així el somni autonòmic, quatre illes (ara dues) un país cap frontera. I si fóssim una sola illa, el més lògic seria abolir els consells insulars. Ja no caldria disposar d’un parlament propi, ni de descompte de resident ni d’un port de mercaderies. Ara ja podríem anar a comprar a Ikea els dissabtes i fer una excursió a la serra de Tramuntana els diumenges. La capital continuaria a Palma que veuria però com la Catedral ja no està a primera línia del mar. Maó no només perdria la capitalitat sinó també el seu port. Macarelleta seria poc més d’un barranc a desenes de kilòmetres de la mar.

Atlantropa és un projecte tant ambiciós com tronat que confon realitat i ficció. De fet ha donat lloc a varies novel·les i pel·lícules del gènere fantàstic. El que pretenia Atlantropa – la desaparició de Menorca – avui ho promouen cada vegada amb més força  forces polítiques de tota mena, que també confonen realitat i ficció. Ara bé mentre que els projectes faraònics cauen pel seu propi pes – Atlantropa va morir amb el seu creador l’any 1952 – els projectes polítics que promouen la desaparició política i cultural de Menorca aguanten el pas del temps amb salut de ferro.
Menorca encara existeix però podria no existir. N’hi ha prou amb construir una presa a Gibraltar o votar a….
–––
Twitter @pauobrador

Hay alguien en mi cerebro que no soy yo

Viernes, Mayo 4th, 2012

CARTA DES DE OAK RIDGE TENNESSEE (EEUU)

Benjamín A. Carreras

Actualmente abundan las recomendaciones de hacer ejercicio físico para mantenernos en buen estado de salud cuando los años van aumentando. No hay duda que es buena práctica y rápidamente se nota cuando interrumpimos esas prácticas por unos días. Pero hay un órgano en nuestro cuerpo que requiere mantenimiento y que es fundamental, el cerebro. De este órgano oímos hablar relativamente poco.

Las investigaciones neurológicas recientes sobre el cerebro llevan a algunos resultados que son sorprendentes. Hace poco leía el libro de David Eagleman “Incógnito, the secret live of the brain” en el que describe la actividad consciente del cerebro como la cima de un iceberg. Esta actividad es mínima comparado con todo lo que pasa en el cerebro.

Evidentemente, no queremos ser conscientes de todas las actividades que controla el cerebro, eso sería agotador. Tener que conscientemente controlar todos los movimientos de una mano al agarrar un objeto nos haría la vida imposible. Pero afortunadamente hay “alguien” en el cerebro que se preocupa de escribir unos programitas que se ocupan de controlar estas actividades. El título del primer capítulo del libro de Eagleman resume bien la situación: “Hay alguien en mi cerebro que no soy yo”.

David Eagleman

David Eagleman

Pero claro como ocurre en muchas organizaciones cuando hay “alguien” encargado de controlar actividades hay que ir con sumo cuidado, por que, ¿quién controla a ese “alguien”? Debería ser yo, pero en muchos casos ni me entero de lo que ese “alguien” está haciendo.

La cuestión está en que ese alguien no solo nos escribe programas para controlar movimientos y funciones del cuerpo, sino también para responder a situaciones en las que aparentemente actuamos conscientemente. Ante situaciones que pueden repetirse, nos da respuestas programadas.

En mi trabajo puedo darme cuenta de ello. Si llevo mucho tiempo trabajando en un mismo tema y voy analizando observaciones experimentales, una vez ya he aceptado una interpretación tiendo a no ver detalles que la pueden contradecir. El cerebro se va encajonando en las respuestas existentes y descarta las “anomalías”, a veces ni las veo. Por tanto siempre he encontrado muy importante ir cambiando periódicamente de temas de trabajo para poder enfrentarme a los problemas con la mente libre de esos prejuicios.

La creatividad consiste en ser capaz de “pensar fuera de la caja” como dicen los anglosajones. Esa caja son los limites que nos pone esas reacciones espontáneas del cerebro y que han creado los programas de ese “alguien” que está en nuestro cerebro.

También la mente nos juega esos mismos trucos en cosas cotidianas. Si por ejemplo tenemos más simpatía al partido amarillo y leemos algo del partido rosado rápidamente la mente nos pone la etiqueta “este es rosado, fuera”. En algunos casos puede estar justificado si la persona solo repite slogans, pero en muchos casos puede haber un argumento razonable que de entrada el cerebro se niega a considerar.

Mucho antes que las investigaciones neurológicas documentaran estas propiedades del cerebro, los anunciantes de productos y los manipuladores de información se han venido aprovechando y se aprovechan de ellas.

No hay duda que hay que ejercitar el cerebro para mantenerlo ágil y en forma. Pero hemos de hacer más que eso.

Es necesario cuestionar las respuestas automáticas que nuestro cerebro nos tiende a dar. Hay que ejercitar el cerebro a mantener el control consciente de nuestras respuestas. Además es necesario ir más allá de nuestros horizontes habituales ver y aprender siempre cosas nuevas eso nos puede permitir mantener un cerebro en consonancia con el resto del cuerpo.