Un Del Bosque en la Universidad

CARTA DESDE OAK RIDGE, TENNESSEE (EEUU)

Benjamín A. Carreras

En mi última estancia en Madrid fui invitado a participar en una mesa redonda sobre los problemas de la Investigación en la Universidad. El objetivo era recoger ideas que pudieran sugerirse a los responsables de las Universidades. Muchas fueron las opiniones, aunque menos claras fueron las soluciones.

La Universidad española sufrió un gran cambio para su bien durante los primeros años del Gobierno de Felipe González. En aquel momento, personas con profundo conocimiento de la Universidad y de la investigación formaron parte del equipo que hizo los cambios estructurales. Desgraciadamente después vinieron los políticos profesionales. Desde aquella mejora substancial de la Universidad, los abundantes cambios hechos por los gobiernos de ambos colores han ido degradando la enseñanza universitaria y las condiciones de la investigación, a pesar de que hay elementos muy valiosos en la Universidad.

Desde mi perspectiva hay dos tipos de problemas en la Universidad: problemas estructurales y problemas culturales. Uno de los errores que se comete con frecuencia es pretender hacer cambios estructurales para resolver problemas culturales. Esto hay que evitarlo.

Problemas estructurales hay muchos, desde la financiación universitaria al sistema de selección del profesorado. Pero ahora nos enfrentamos con recortes que pueden ser muy serios y que pueden aún agravar más la situación. Por tanto, es difícil esperar cambios estructurales positivos. En mi opinión, sería un buen momento para enfrentarse con los problemas culturales.

Dos son los problemas culturales que creo causan mayor daño a la Universidad. Uno es el “café para todos” tan general en nuestro país, el otro es la falta de comunicación entre grupos y la endogamia asociada con ese aislamiento.

El “café para todos” empieza en el momento en que uno recibe el doctorado, todas las tesis reciben la calificación de “cum laude” lo que es ridículo. Después sigue en casi todo los niveles. Así por ejemplo, a los dos años de introducirse la idea de Centros de excelencia pudimos ver que prácticamente todas las universidades eran centros de excelencia con lo cual el concepto pierde todo su sentido.

La comunicación entre individuos y grupos que trabajan en la misma área o en distintas áreas es fundamental para el desarrollo de nuevas ideas y es algo que todas las nuevas compañías de tecnología estimulan al máximo. Esta falta de comunicación dentro de la Universidad española se atribuye al individualismo característico de los españoles.

Los cambios culturales no pueden hacerse de golpe, requieren trabajo continuo de estímulos durante años. Eso es difícil y en general no gusta sobre todo a los políticos. La salida fácil para los cambios es un nuevo proyecto ley, pero eso seguro que no funciona para resolver problemas culturales. Las discusiones sobre estos problemas siempre suelen acabar igual con la afirmación de que los españoles somos así y eso no va a cambiar …

… pero aquí está la roja! El Sr. del Bosque selecciona a los mejores jugadores (no hay café para todos) y forma el mejor equipo de fútbol (a pesar de los individualismos). Yo no sé nada de fútbol, pero me interesa cuando alguien se las arregla para hacer funcionar algo. En este caso el Sr. del Bosque ha roto el mito de que los españoles son así y no pueden cambiar.

¿Por qué tenemos los problemas en la Universidad y no los tiene la roja? En primer lugar porque a los españoles les importa mucho el fútbol y no toleran fracasos en esta área. En cambio a los españoles en general la investigación en la Universidad les importa un pepino. En segundo lugar el Sr. del Bosque es un hombre que sabe lo que tiene que hacer y lo hace. Es interesante escuchar sus declaraciones a la prensa y compararlas con las de quienes lideran la política Universitaria. El contraste es claro.

¿Cómo podemos resolver pues los problemas universitarios? ¿Y si pusiéramos como responsables de la política universitaria y de la política científica a personas que supieran lo que hacer y estuvieran dispuestas a hacerlo? No, no puede ser, eso es una idea demasiado loca.

Leave a Reply