Más opinión y menos información

CARTA DESDE MADRID

Benjamín A. Carreras

El funcionamiento de una democracia depende en gran parte de la existencia de una prensa libre e independiente que informa a los ciudadanos. Evidentemente la independencia de la prensa es algo difícil de establecer, todos tenemos nuestras perspectivas y opiniones. Naturalmente los periodistas tienen las suyas y es lógico que influya lo que ellos escriben o narran. Solo cuando hay múltiples fuentes de información se puede esperar el conseguir información que tenga una base objetiva. Naturalmente eso presupone que los ciudadanos tienen también una formación básica que les permite analizar y juzgar información que reciben.

La independencia de los medios informativos cada vez está más en entredicho. En Estados Unidos hemos visto alguna de las grandes cadenas caer bajo la égida del Sr. Murdoch y transformarse en órganos partidistas. En España, hace aproximadamente un año, con la llegada del Partido Popular al poder vimos desmontar la cadena de televisión TV1 y sustituir profesionales del periodismo por miembros del partido. Eso son solo dos ejemplos, pero cada vez hay más descaro por parte de los políticos y de los intereses económicos en manipular la información.

Pero no es solo un problema de control por parte de los gobiernos de los sistemas de información. El problema tiene muchas más facetas que es importante entender. En esta dirección, hace unas semanas, el Pew Research Center en Estados Unidos sacó su informe anual sobre el estado de la prensa en el país.

Estos estudios del Pew Research Center son muy útiles y nos dan un perspectiva de cual es la situación de la prensa y cómo evoluciona. Este año analizaba la evolución de los informativos televisivos en los últimos cinco años y el panorama es desolador. El estudio indica que desde el año 2007 las grandes cadenas de noticias, CNN, Fox News y MSNBC han reducido dramáticamente los reportajes directos y los han ido sustituyendo por debates. Estos debates salen mucho más baratos, son más provocativos y en muchos casos carecen de base informativa.

El informe indica que en el caso de MSNBC, los comentarios y opiniones llenan el 85% del espacio dedicado a informar. En Fox News es el 55%, en este último caso eso no incluye los espacios dedicados puramente a opinión política sin pretensión de dar noticias. CNN se mantiene como el canal que da más reportajes en directo aunque también ha sufrido serias reducciones en los últimos años.

El motor detrás de estos cambios es la reducción en costes y el atraer a una mayor audiencia, lo que implica más anuncios y aumento de ganancias. Al final vemos que las motivaciones últimas parecen ser las mismas de siempre, más ganancias.

Los cambios informativos no son solo a nivel nacional. La información local también ha ido cambiando. Actualmente la información local se centra en tres temas: deportes, tráfico y el tiempo. La proporción dedicada a esos temas también se ha ido incrementando sustancialmente en lo últimos años. Mientras que la información sobre política y gobierno local se ha reducido en promedio a un 3% del tiempo total dedicado a noticias locales. Prácticamente se ha reducido a nada.

Naturalmente el tiempo y el trafico son informaciones necesarias para todos. Es importante para los ciudadanos el tener esta información. Pero el aumento en detalles e historias periféricas en estos asuntos van a costa de la información que es vital para el funcionamiento de una democracia: lo que está pasando en política y gobierno local.

Los deportes, bueno los deportes visto desde el sillón, ya es otra cuestión. Las pasiones deportivas van substituyendo a cualquier interés político. A todos los partidos les gusta que los ciudadanos se interesen por el deporte. Imagino que si el Sr. Marx viviera, a su famosa frase sobre la religión habría agregado otra, algo así como que los deportes son la marihuana del pueblo.

Leave a Reply