Archive for diciembre, 2013

Las costosas campañas de EEUU

martes, diciembre 31st, 2013

Carta desde Oak Ridge

Benjamín Carreras

Ya estamos ante el año 2014, otro año electoral en EE UU. No para elegir presidente sino a un sector del Congreso. En la actualidad, el Congreso esta bajo control Republicano y el Senado tiene mayoría Demócrata. La inhabilidad de pactar y el odio acerbo de una minoría Republicana, los miembros del llamado Tea party, que esta en posición dominante dentro del Congreso, es constante. Esto ha hecho imposible a Obama llegar a acuerdos sobre presupuestos o cualquier otra medida gubernativa. Las próximas elecciones pueden cambiar las mayorías de las cámaras legislativas, por tanto se presentan muy reñidas.

En EE. UU., los periodos electorales no están restringidos a unas semanas como ocurre en Europa. El que el 2014 sea año de elecciones no implica que las campañas electorales empiecen en algún momento en 2014, las campañas empezaron al día siguiente de las últimas elecciones en 2012. Ese es un problema que tenemos aquí, la constante presión electoral de los partidos que no cesan en sus campañas electorales, entorpeciendo la gobernabilidad del país. En el Congreso las posturas hacia las elecciones impiden el llegar a acuerdos para tirar el país hacia delante.

Uno de los datos más significativos respecto a las elecciones es el constante aumento del gasto electoral. Es difícil tener una estimación fiable de lo que se gasta en este país en elecciones, pero un indicio nos lo pueden dar los gastos de las campañas presidenciales que oficialmente se registran. En las cuatro elecciones presidenciales desde 1996 a 2008, los gastos oficiales totales en millones de dólares han sido: 477.9, 649.5, 1016.5, y 1834.4. Esto no incluye los gastos electorales de congresistas y senadores que se presentan a elección a la vez que el presidente. Como se puede ver hay una subida de gastos constante y significativa de elección en elección.

Pero las cosas se complicaron más a partir del año 2010, cuando el Tribunal Supremo decidió que las compañías podían contribuir tanto como quisieran a la elección de un candidato. Eso eliminó todas las regulaciones establecidas durante años que limitaban las contribuciones de las empresas. Como consecuencia más dinero fluyó dentro de las campañas de quienes defienden los intereses de grandes compañías. El coste de la campaña presidencial de 2012 se estima en 2300 millones de dólares y el coste total de las campañas de aquel año se estima en unos 7 mil millones.

Después de 2010, el reto fue para los candidatos que defendían causas que iban en contra esos intereses. En este sentido, la campaña de Obama de 2008 abrió nuevos caminos. La campaña se centró en internet y fue capaz de conseguir un alto aporte económico gracias a muchas pequeñas donaciones. Siguiendo ese camino, vemos a multimillonarios como los hermanos Koch contribuir varios millones de dólares al partido Republicano y para compensar el partido Demócrata tiene que reunir contribuciones de varios cientos de miles de ciudadanos a través de peticiones en internet.

De esta forma, el proceso de captación de fondos es constante. Tanto da que sea año de elecciones como no, hace falta recaudar fondos y se usa cualquier motivo para perseguir al ciudadano con más demandas de dinero. Yo mismo, que no tengo ninguna actividad política, recibo unas diez peticiones diarias de dinero de diferentes organizaciones políticas. El resultado es que acabas no haciendo caso a ninguna petición.

A fin de mes los partidos hace públicas sus recaudaciones mensuales. Esos datos se usan cada vez más para valorar la popularidad del partido. Entonces los días finales del mes llegan desesperadas peticiones de dinero para que no «ganen» los otros. Da la impresión que los partidos han perdido el sentido de sus programas y que lo único que importa es la recaudación. Es como si la democracia evolucionara de la posición: «cada persona un voto» a «cada dólar un voto».

Distòpia 2013

viernes, diciembre 27th, 2013

Cartes des de Newclastle

Pau Obrador

El 2013 serà recordat per la involució democràtica que ens ha portat. Amb una fredor pròpia d’altres èpoques hem vist com ens arrabassaven cada setmana un bocí més de la nostra llibertat. La llei de símbols que promou el Govern Balear és un dels exemples més recents encara que potser també és el més banal. La llei és un vertader nyap jurídic que re-introdueix el concepte d’autorització prèvia, és a dir de censura, per fer ús de símbols (quadribarrats) en edificis públics. Molt més preocupant és la llei mordassa que promou el govern d’Espanya i que restringeix drets bàsics com el d’expressió i manifestació. Mentre tragèdies com la Metro de València i el Madrid Arena continuen sense culpables, dormir al carrer serà penalitzat amb 750 Euros. A la llista d’exemples destaca la sanció arbitrària i injusta als tres directors de Maó.

2 com molt bé saben els mestres s’ha consolidat una dinàmica política que creiem enterrada basada en una lògica repressora del poder. A diferència del que passava als primers anys de la transició l’actual govern del PP no té cap interès en seduir-nos, fer-nos partícips o buscar consensos. El poder és ara exercit d’una manera coercitiva i repressora. És un poder que expedienta, prohibeix i amenaça. Rajoy ha renunciat a liderar, per ell governar és l’art d’imposar, «de hacer lo que hay que hacer», és a dir d’obligar als ciutadans fer coses contra la seva voluntat. Prohibeixen tot el que poden inclòs el català, tanquen mitjans de comunicació que els fan nosa, amaguen realitats incòmodes – una caixa B, quina caixa B?- mentre manipulen la realitat fins el límit, judicialitzen la discrepància alhora que indulten els amics que la sabien llarga.

El pp sembla decidit a recuperar el malson agre i gris que George Orwell va descriure a la novel·la 1984. La novel·la d’Orwell dibuixa una distòpia autoritària en la qual un Estat Omnipresent encapçalat pel gran Germà cerca la supressió de la identitat dels seus ciutadans mitjançant un control absolut de l’individu. La premissa orwelliana és que serem vençuts per una opressió imposada externament. El PP s’ha instal·lat al 1984. Tenen la convicció que només els obeirem si els tenim por. Ho hem pogut comprovar en el camp de l’educació on Bauzà i Wert han introduït per reial decret una cultura de la por i la mentida. Creuen que tot prohibint el català la nostra llengua desapareixerà i a base d’expedients els mestres obeiran. Benvinguts al ministeri de la veritat.

Tanmateix aquesta és una lògica obsoleta del poder que mai ha aconseguit els seus fruits. Si Franco amb unes eines de repressió fenomenals no va acabar amb el Català, algú realment es creu que ho aconseguirà una figura tan mediocre com Bauzà? El poder és més efectiu quan no s’exerceix amb repressió sinó des de la persuasió. Ens ho explica Aldous Huxley en una novel·la que al seu dia va passar desapercebuda però s’ha convertit en una de les més visionàries del segle 20. Un Món Feliç de Huxley ens recorda que no ens destruirà allò que ens fa por sinó allò que ens agrada. La seva distòpia és la d’una societat feliç on les persones arribaran a estimar la seva opressió. El que Orwell temia eren aquells que prohibirien els llibres. El que Huxley temia en canvi era que no hi hauria cap raó per prohibir un llibre, perquè no hi hauria ningú que en volgués llegir cap.

Em sorprèn que el PP s’hagi oblidat de Huxley. La lògica de la repressió és poc efectiva i més ara que tenim una xarxa descentrada i incontrolable que es diu Internet. Bauzà i Wert potser han guanyat una batalla però també han aconseguit que mai abans tanta gent hagi sortit en defensa de la nostra llengua. Qui millor va entendre Huxley és Manuel Fraga – el polític més influent que ha tingut Espanya al segle 20. Com a ministre de propaganda i turisme, Fraga va introduir els dos elements claus que van permetre al franquisme sobreviure Franco, la televisió i el turisme de masses. Fraga, que de demòcrata no en tenia res, va entendre que la porra era inútil sense la platja, el Bikini i na Massiel. I és que si la protesta no és possible vindrà la revolta.

Perquè idò tantaP involució democràtica? Una possible explicació, molt plausible en el cas de les Illes Balears, és que senzillament no n’hi ha més. La mediocritat intel·lectual del PP és tan alta que no tenen capacitat d’anar més enllà del «mando y ordeno». Es refugien en les certeses de tota la vida amb la convicció que si creen una mentida la gent se la creurà. Hi ha però una explicació alternativa. Potser és que ja no es donen les condicions objectives per recrear un món feliç on tothom estimi la seva opressió. La fi de l’estat del benestar ha afeblit notablement la capacitat de l’estat per crear consens i suport. Si això fos cert la situació seria molt més incerta del que ens pensam. Un estat sense capacitat de persuasió que ja no pot fer us de les eines de repressió del passat és un estat feble. Potser aquests són els darrers rampells d’orgull d’un animal malferit.

¿Quiénes son los malos?

martes, diciembre 17th, 2013

CARTA DESDE OAK RIDGE (EEUU)

Benjamín A. Carreras

16 de diciembre de 2013. En momentos difíciles como los que se están pasando siempre existen grupos y a veces los mismos gobiernos que tratan de desviar el malestar general buscando culpables en otro lugar. Es típico de los humanos el plantear todas las luchas como enfrentamientos entre los «buenos» y los «malos». Hollywood ha sido un gran maestro en simplificar todos los conflictos a enfrentamientos planteados en esos términos.

En la vida real, todos tenemos una cierta tendencia en presentar los problemas que nos afectan en los mismos términos. Con los buenos no hay problema de identificación, los buenos siempre somos nosotros. La cuestión está en encontrar el malo, a una persona o grupo a quienes atribuirles todos los males que nos afectan.

En Alemania, antes de la segunda guerra mundial, la identificación de los malos se hizo con los judíos y ellos fueron el blanco de todo el odio acumulado por una generación. Las consecuencias fueron horribles y esperemos que nunca se repita una situación como esa. Ahora vemos en algunos países europeos una tendencia a culpar a los emigrantes de los países del Este y eso es peligroso. Los emigrantes siempre han sido un blanco fácil para muchas acusaciones.

Creo que es muy importante que cuando se nos plantee que alguien es el malo analicemos con cuidado la situación desde la perspectiva del acusado y veamos si realmente tiene sentido la acusación que se hace. Veamos un ejemplo.

¿Quién es el malo más universalmente reconocido? Yo diría que un ejemplo de malo reconocido es Judas Iscariote, quien según nos cuentan traicionó a Jesús de Nazaret por treinta monedas de plata. La historia de la traición aparece en los cuatro evangelios canónicos. Desde pequeños se nos presentó a Judas como el arquetipo de malo, aún recuerdo frases oídas en la infancia como: «és de sa pell de Judes», cuando se quería indicar que alguien era muy malo.

El beso de Judas por Giotto

¿Pero fue Judas «el malo»? A mí siempre me sorprendió la escena que presenta Juan en el capitulo 13 versículo 27 de su evangelio. En la última cena, después de que Jesús mencionara que sería traicionado y los apóstoles mostraran su sorpresa, se dirige a Judas y le dice: “Lo que vas a hacer, hazlo pronto” y Judas se va sin decir palabra. Esta escena para mí refleja más bien a dos personas que se han puesto de acuerdo en lo que se va a hacer que un intercambio entre víctima y verdugo. Pero, claro, nunca hemos oído el punto de vista de Judas.

Bueno, realmente no habíamos oído a Judas hasta hace pocos años, pero ahora sí sabemos algo sobre su versión de los hechos. En 1970 se encontró en Egipto una copia del Evangelio de Judas Iscariote traducida al copto de un original griego. Entonces casi nadie se enteró de ese hallazgo. No fue hasta el 2006 que la Sociedad del National Geographic lo hizo público como parte del llamado Código de Tchacos y posteriormente fue traducido del copto.

El evangelio de Judas parece haberse escrito alrededor del año 150. Por tanto el evangelio no fue escrito por Judas, pero tampoco el de Juan fue escrito por el apóstol. Casi ninguno de los evangelios conocidos, unos 40, fueron escritos por quienes se les atribuye. Pero lo que sí nos da el evangelio de Judas es una visión desde el punto de vista de Judas.

Según este evangelio, Judas fue el único apóstol que entendió realmente a Jesús. Los otros apóstoles estaban siempre despistados y perdidos sobre lo que Jesús enseñaba, como también se puede percibir en alguno de los evangelio canónicos. Debido a esto, Jesús decidió revelar solo a Judas su mensaje. Este es el contenido principal de su evangelio. En cuanto la entrega de Jesús a sus ejecutores, eso era la misión que tenía Judas, no fue traición.

¿Cuál es la versión auténtica? Eso no lo sabremos nunca, lo que sí sabemos es que hay más de una versión posible de lo que pasó en Judea, como la hay de todas las cosas y antes de atribuir a alguien la maldad tenemos que entender cuál es su visión de la historia.