Archive for Abril, 2014

Seguridad a la española

Lunes, Abril 21st, 2014

Carta desde Oak Ridge

Benjamín Carreras

Las cuestiones relacionadas con la seguridad se toman muy en serio en los E.E. U.U., demasiado probablemente y en algunos casos parece que existe una obsesión en estos asuntos. Trabajando en un laboratorio nacional he tenido que pasar por los múltiples requisitos que forman parte de los rituales de seguridad en estas instituciones.

Para ir a la oficina tenía que pasar por tres barreras de seguridad. La primera para entrar en la zona de aparcamientos, la segunda para entrar en el recinto del laboratorio y la tercera para entrar en el edificio en donde tenia la oficina. En cada una de ellas tenias que usar la tarjeta que te identificaba.

Si eras un visitante, para pasar la primera barrera tu nombre tiene que estar en una lista que tienen los guardias. Para la segunda, vas primero a un mostrador en donde te registras, pasas luego a una sala de espera hasta que te llaman para sacarte una foto y darte la tarjeta de seguridad que te permite pasar la segunda barrera y entrar en el edificio para el que tienes tu permiso.

lejania

Todo el proceso se toma muy en serio, hasta tal punto que hace unos meses tres personas que pasaron las barreras de seguridad sin permiso para protestar contra la fabricación de armas nucleares fueron condenados a varios años de cárcel. Entre ellos está una monja de 84 años de edad, que fue condenada, a pesar de su edad, a casi tres años de cárcel. Una barbaridad.

Trabajando también en España en instituciones análogas es interesante contrastar la cultura de seguridad con la americana. Para ello puedo contar mi experiencia reciente con los sistemas de seguridad en Madrid. Pasando unos meses en Madrid y colaborando con una institución similar al laboratorio nacional en donde trabajaba en EE. UU.,  he tenido que pasar por su sistema de seguridad.

Al llegar a la primera barrera de seguridad, el guarda me pregunto por mi nombre, miro en el ordenador y me dijo que tendría que sacarme la tarjeta de seguridad y que eso se hacia en un edificio del interior. Entonces para entrar me dio un papel en que figuraba que iba a visitarme a mi mismo. Una vez dentro tenía que firmarlo yo para confirmar que me había visitado.

La oficina que daba las tarjetas de seguridad solo estaba abierta de 10 a 12 dos días a la semana. El día que llegué estaba abierta y hacia las 10.30 fui a hacerme la tarjeta. Había una cola de más de 20 personas y estaba claro que nada podía hacer aquel día. Así que decidí aplazar lo de la tarjeta a mi próxima visita.

En mi segunda visita, el guarda me dio una tarjeta temporal para un mes ya que como él mismo me dijo, lo de sacar la tarjeta podría tardar. Aquel día no estaba abierta la oficina de atención al público así que dejé lo de sacar la tarjeta para un tercer día. El tercer día, entré con mi tarjeta temporal y llegué a la puerta de la oficina de atención al público diez minutos antes de las 10. Me puse a la puerta de la oficina a hacer cola esperando que abriesen.

Junto a la puerta de la oficina de atención al público había el cartel que reproduzco en la foto. El cartel dice: «Los trabajadores de este edificio les agradecemos de antemano su más escrupuloso silencio mientras aguardan para hacerse la tarjeta. Les animamos a que amenicen su espera en el exterior del edificio ¡Muchas gracias!» Realmente me pareció de bastante mala educación un cartel de este tipo en una zona donde se reciben visitantes de muchos países, pero como buen español no hice caso de la recomendación y seguí esperando. Finalmente me atendieron y acabé aquel día con mi tarjeta de seguridad válida para un solo edificio, pero no importa ya que no hay ningún sistema de seguridad para entrar en ninguno de los edificios de la institución.

Así fue mi experiencia con la seguridad a la española, el contraste con el sistema americano no podía ser mayor. En un lado la seguridad es el objetivo primordial, en el otro lo importante es cumplir el protocolo de seguridad.

S’atraca el dia d’enganar

Lunes, Abril 14th, 2014

Carta des de Newcastle

Pau Obrador

El dia d’enganar –April Fools’ Day– Tadeo garantia a les pàgines del diari MENORCA la protecció de les platges verges. El president també desmentia un acord amb la promotora Edivissa per permetre 900 places hoteleres i un camp de golf al municipi d’Alaior. Tot i que no era la intenció les dues cròniques podien ben passar per una innocentada. Pocs dies abans el GOB havia advertit que tal com està redactada la Norma Territorial Transitòria espais tan emblemàtics com Macarella, Cala en Turqueta, Algendar o el Pilar quedaven en mans de determinades operacions urbanístiques.

La política urbanística del Consell ha resultat ser un gran engany. Van entrar amb les masses de rompre i tres anys més tard, encara és l’hora que compleixin la principal promesa electoral— una modificació del PTI que ajudi a impulsar l’economia de Menorca. L’engany es veia a venir des del moment que van confiar la redacció de la norma a un dels personatges més foscos de la política menorquina, Cristóbal Huguet, que a més d’enrevessat ha resultat ser ineficient. Un polític dels 80 no era la persona més adequada per adaptar la política territorial al segle XXI, ni que fos per liberalitzar-la.

L’engany és fa evident quan llegeixes la lletra petita de la Norma Territorial transitòria. Ens repeteixen una vegada i una altra que els canvis només són per fer front a indemnitzacions milionàries. Tanmateix és clar que la norma -que de transitòria no en té res- canvia de manera radical el grau de protecció tant del sól rústec com de les zones protegides. Això sí, ho fa sense canviar el nom de la cosa. Ens hem cansat de sentir que es tractava de donar seguretat jurídica als inversors quan tot plegat és un exemple flagrant d’urbanisme a la carta. Tothom que ha tocat la porta del Consell n’ha sortit amb una promesa davall el braç. Ho han enredat tant que ara no saben com endreçar-ho.

MANIFESTACIO DE TRANSPORT AERI

Per arrodonir l’engany ens trobem amb una manca de transparència alarmant. Han tardat tres anys a presentar un document que havia d’estar llest en sis mesos i ara només donen 15 dies a les entitats interessades per a presentar-hi al·legacions. No han facilitat ni la cartografia ni tampoc un llistat dels indrets afectats. Les deficiències que es detecten són tantes que és molt possible que es retardi l’aprovació de la norma. Ens canvien la nostra constitució territorial com ho han fet sempre en aquest país per la porta de darrera als despatxos (de Palma) i amb alguna que altra caldereta pagada per no sé sap qui. Benvinguts a la república bananera de Menorca.

Més que un engany la Norma Territorial és sobretot un auto engany, un gol que Tadeo s’ha fet en pròpia porta. Per a guanyar les eleccions van crear una gran mentida, que el PTI era la causa de la crisi perquè espantava la iniciativa privada i que no en sortiríem mentre no el modifiquéssim. Van prometre que els canvis es farien amb seny sense malmetre el model territorial de l’Illa. Com passa amb tantes altres coses, ara són presoners de la seva narrativa i de tota una colla d’interessos que veuen en aquesta norma una oportunitat única per adquirir drets urbanístics. A mesura que s’atraca el dia d’enganar és cada vegada més clar que no es pot protegir i especular alhora, prometre seguretat jurídica mentre es practica urbanisme a la carta, posar-se al costat dels ciutadans i amagar-los la veritat. No es pot en definitiva estimar Menorca i destruir-la alhora.

El problema de Tadeo és que el seu punt de partida no és la realitat, sinó la ideologia. Som on som per culpa d’una crisi financera i un excés de totxana. En cap cas per un excés de protecció del territori. Ara bé aquesta anàlisi el PP no la farà mai. Fer-la seria tant com reconèixer que els seus plantejaments són equivocats. És més fàcil adaptar la realitat als seus marcs mentals que ajustar la seva narrativa a una nova realitat. El PP viu còmodament instal·lat en les certeses del desarrollismo franquista, en un punt imprecís entre la construcció de l’aeroport i la consolidació d’una democràcia territorial. La Norma Territorial no és res més que un intent de retornar Menorca a un moment del passat que ja no existeix i que tant enyoren.

Si es preocupessin per fer una anàlisi seriosa de la situació que viu l’Illa no parlarien de PTI sinó per exemple de transport aeri. Si fossin valents anirien a Madrid a negociar amb mà de ferro i si fes falta provocarien una crisi a Mariano Rajoy. Però ‘uff’ deu pensar Tadeo si parlam d’avions els nostros s’enfadaran. Tirarem pedres a la nostra taulada. I és que els mateixos que tenen la clau dels aeroports són els que fan les llistes electorals. Ai las! la cadira sempre pesa més que el poble.

Twitter: @pauobrador

Adolfo Suárez

Lunes, Abril 7th, 2014

Carta desde Oak Ridge

Benjamín Carreras

La muerte de Adolfo Suárez ha ocupado el centro de atención de la mayoría de españoles en los últimos días y por muy buenas razones. Adolfo Suárez ha sido y seguirá siendo el símbolo de la transición democrática en España, un ejemplo para todos los políticos de como generar consenso y de mantener claras las prioridades del país.
Para los que tenemos un cierto numero de años, la memoria de Adolfo Suárez nos lleva a muchos momentos muy interesantes de nuestras vidas. Momentos en los que no necesariamente supimos todos ver el significado de su trabajo.

Cuando me enteré que el rey había escogido a Suárez para llevar a cabo el proceso de la transición democrática reaccioné con bastante escepticismo. Ni uno ni otro me merecían mucha confianza en aquel momento habiendo sido ambos partes del sistema. En esto me equivoqué, como otras muchas veces he hecho.

EL DESENLACE DE LA ENFERMEDAD DE  ADOLFO SUÁREZ  ES INMINENTE

El rey me merecía más confianza que Suárez desde que había tenido ocasión de hablar con él a mediados de los 70, antes de que fuera proclamado rey de España. Me sorprendió cuando lo hice tanto su actitud y como su claridad de ideas. A Suárez solo lo conocía por el papel que había jugado en el gobierno de Franco y dudaba mucho de sus intenciones. Pero su trabajo al frente del gobierno me demostró lo equivocado que yo estaba.

Es curioso que el año pasado también murió otra persona que jugó un papel crucial en una transición democrática, Nelson Mandela. Mandela era una persona completamente diferente y de una ideología totalmente distinta a Suárez, pero los dos tenían un rasgo común: tendían la mano a todos y se abrían el dialogo. Eso es clave para conseguir el consenso necesario que permite el cambio en una sociedad.

Desde el anuncio de su muerte, hemos visto como la gran mayoría de españoles han demostrado su respeto y cariño por Adolfo Suárez. Hemos oído toda clase de manifestaciones elogiosas incluso por políticos que en su momento hicieron lo posible por destruirlo. Su labor no fue recompensada en su momento con el reconocimiento merecido, si no todo lo contrario. Esto me lleva a formular dos preguntas.

La primera pregunta que tengo es: ¿por qué esperamos casi siempre a demostrar el cariño y el reconocimiento cuando una persona ya ha muerto? No es solo a Suárez, sino a muchas otras personas que he conocido y que no les hacemos ni caso en vida y luego nos deshacemos en elogios una vez muertos. Parece que hubiera sido mejor hacerlo cuando aún estaban con vida. En el caso de Adolfo Suárez que tantas tragedias personales tuvo que soportar hubiera sido mucho más útil demostrarle nuestro aprecio cuando vivía y necesitaba toda su energía para seguir viviendo.

La segunda pregunta es: ¿por qué para honrar a alguien como Suárez no lo imitamos en vez de limitarnos a dar discursos laudatorios? Todos reconocemos que una de sus grandes virtudes fue el crear consenso, seria bueno que en este momento de nuestra historia imitáramos su labor e intentáramos todos recrear el dialogo y el consenso que permitió la transición a la democracia.

Estamos viviendo momentos difíciles en España y no es solo por la crisis. Se está perdiendo la confianza en las estructuras del Estado, ya no se percibe que esta España sea tan democrática como creíamos.

Los problemas son múltiples. Entre ellos están: la rigidez interna de los partidos que muestra su carencia de sentido democrático; el uso de la mayoría absoluta como apisonadora política no solo para pasar leyes sino también para impedir discusión en el Congreso; la corrupción extendida y no perseguida; la falta de dialogo entre las comunidades nacionales.

Para recobrar esa confianza en las instituciones hace falta renovar el dialogo a todos los niveles. El mejor homenaje que podríamos ofrecer a Adolfo Suárez es enfrentarnos a esos problemas con el mismo espíritu que tuvo él en el momento de la transición.