Archive for Septiembre, 2014

Britannia

Lunes, Septiembre 29th, 2014

Cartes des de Newcastle

Pau Obrador

El cap de setmana passat es va celebrar una fira britànica a Maó. El programa incloïa una recreació històrica de la cerimònia de traspàs de Menorca als espanyols, una exhibició dels Red Arrows i com és habitual mercats medievals amb pernils ibèrics (!) , cercaviles musicals i la ja tradicional repicada de campanes de Santa Maria. Sóc un maonès que fa una pila d’anys que viu al Regne Unit i  no em puc estar de dir que l’Anglaterra que els maonesos van poder tastar en aquesta fira no la reconec per enlloc. Aquesta era una Anglaterra imperial i militarista sense classe obrera ni diversitat ètnica. És l’Anglaterra d’aquell himne que tant em desagrada «Rule, Britannia! rule the waves: Britons never will be slaves».

Menorca Mao Menorca Britannia feria britanica inglesa desfile soldado

Britannia són les desfilades militars de l’11 de Novembre, són els castells de Harry Potter, són les agulles d’Oxford, els canals de Cambridge, són els al·lots uniformats que van escola, és el canvi de la guardia davant de palau, és Buckingham Palace, és la torre de Londres amb els seus falcons, és la Navy reconquerint les Malvines, és la gespa perfectament tallada dels seus jardins, és el Yorkshire Tea (que per cert és cultiva a Sri Lanka) i el UKIP de Nigel Farage. Certament Anglaterra és açò però no només açò. Em sembla terriblement injust reduir un país tan divers a un visió tan estereotipada i carrinclona, més pròpia de Gibraltar que de Newcastle, des d’on escric.

El Regne Unit no és només anglosaxó i protestant, és també celta i catòlic. La dimensió celta ens la trobem en els misteriosos paisatges del Nord, a l’illa sagrada de Lindirsfarne, el bressol del cristianisme a les Illes britàniques; ens la trobem sobretot a la música folk que envaeix cada dimecres al Cumberland Arms – el millor pub de Newcastle. Són les dolces melodies de la gal·lesa Gerogia Ruth i dels amics d’Another Penny i d’Horizontal Sunday. Tal com va dir David Cameron després del Referèndum aquest és un país format per quatre nacions (tres d’elles celtes). Una va partir fa prop de 100 anys i l’altra ja té un peu més fora que dins. La incapacitat del Regne Unit de crear un imaginari comú en té part de culpa.

La Gran Bretanya que jo reconec no es pot entendre sense la revolució industrial. Britannia són els trens de vapor, són els ponts de ferro, són les mines de carbó, són  les fàbriques de cotó de Lancashire, són les obres d’enginyeria d’Isambard Brunel, són les magnífiques estacions de tren que semblen catedrals. I aquesta revolució la van fer els obrers, els quals han marcat profundament la cultura d’aquest país. Britannia també és el moviment laborista, és la sanitat pública, són els miners amb les seves bandes de música, són els socialistes utòpics de Lanarkshire, són les cooperatives de Manchester, son les Suffragettes, són les marxes de l’ SND. Aquesta és una Anglaterra que, com diu l’himne extraoficial anglès, no pararà fins construir una nova Jerusalem.

I will not cease from Mental Fight,
Nor shall my Sword sleep in my hand:
Till we have built Jerusalem,
In England’s green & pleasant Land.
(William Blake, Jerusalem)

L’Anglaterra que jo reconec és diversa i multiètnica. Són les cases de Curry i el Chicken Tikka Massala –que s’ha convertit en el plat nacional britànic-; és el carnaval jamaicà de Notting Hill;  és l’street food dels mercats de Londres and delícies d’arreu del món, és la diversitat religiosa del meu barri on hi conviuen sinagogues, mesquites, esglésies protestants, catòliques i metodistes; són els supermercats polonesos, les botigues de vestits hindús i la cafeteria dels kurds. El carrer que millor representa aquesta és Brick Lane, a tocar dels falcons de la torre de Londres. Aquí s’hi van instal·lar al segle XVII els huguenots que fugien de la persecució catòlica a França, més tard hi van arribar-hi els jueus i més recentment els bengalis que avui són majoria. Brick lane -l’epicentre del món hipster- ens recorda que Britannia no ha estat mai un país homogeni, aquest és un país mesclat marcat pel conflicte.

La fira britànica ha estat una oportunitat perduda per mostrar una Anglaterra moderna i innovadora, l’Anglaterra post colonial, complexa i sovint conflictiva que tan bé va retratar Danny Boyle en la inauguració dels jocs olímpics. No hi he trobat, per exemple, cap rastre de l’excel·lent cinema que s’hi fa. Tan difícil era organitzar una mostra de cinema britànic? No s’ha fet cap esforç per mostrar l’extraordinària riquesa musical anglesa. El Pop, el Rock, el Punk, el Northern Soul, el UK Garage són tantes les melodies que tenen un accent britànic. Paradoxes de la vida el Regne Unit es podia haver trencat el mateix dia que començava la fira sense que açò fos motiu suficient per organitzar un debat públic sobre el seu futur. El que m’ha fet més mal però és com s’ha tractat el passat britànic de Menorca, com s’ha amagat el segle menorquí de la literatura catalana, com s’han britanitzat tradicions nostres que no tenen res d’escocès com es Ball des Còssil.

Aquesta fira diu molt més de la nostra ciutat que del país que m’acull. Aquí l’únic que importa és vendre pernils,  militaritzar la història i fer política de pa i circ.

Twitter: @pauobrador

 

¿Masculino o femenino?

Lunes, Septiembre 22nd, 2014

Benjamín Carreras

Normalmente al nombrar a lo que nos rodea asociamos a cada nombre un género, sea masculino, femenino o neutro. Esta asociación a través del lenguaje implica algo sobre nuestra relación con este elemento nombrado. Hay algo más que una clasificación arbitraria de palabras en los tres géneros. En el caso de seres vivos hay una relación entre genero y sexo. Pero hay más en esa clasificación.

Un caso muy evidente es el del mar o de la mar. Es bastante sabido que los países o grupos que tienen especial cariño al mar lo consideran como un nombre femenino. Para nosotros los menorquines nuestro amor al mar es claro y para nosotros la mar es femenino. En castellano se admiten los dos géneros, en general es masculino, ciertamente es así en el centro de la península. Pero la gente del mar lo considera femenino. Al escribir esto resuena en mi mente aquellas palabras en la zarzuela Marina, «el cielo está sin nubes, tranquila está la mar…».

Esa sutilidad asociada al género hace a veces difícil transmitir de una lengua a otra algunos sentimiento o conceptos. Hay un caso particularmente curioso, el del Espíritu Santo. El Espíritu Santo vino al cristianismo de la religión judaica, pero en hebreo y arameo la palabra espíritu es femenina. Así que en un principio era «la Espíritu de Dios».
La Espíritu de Dios era la fuerza creadora del universo, quien instruía a Israel y quien lo juzgaba. También aparecía en forma de la sabiduría divina. En el periodo anterior a la cautividad de Babilonia, se le rindió culto. Después, cuando un monoteísmo más estricto se impone en el judaísmo, se restringió su papel en el culto.

Bautismo de Jesús, el Espíritu Santo es el que bautiza, Juan el Bautista solo apoya su mano en la cabeza de Jesús. Mosaico de Rávena

Bautismo de Jesús, el Espíritu Santo es el que bautiza, Juan el Bautista solo apoya su mano en la cabeza de Jesús. Mosaico de Rávena

En el nuevo testamento aparece de nuevo en su papel engendrador. En Marcos y Juan, la historia de Cristo empieza con el bautismo de Jesús. Para muchos cristianos de las primeras generaciones, este fue el momento en que la Espíritu genera o infunde a Cristo en el cuerpo de Jesús. Así lo vemos aun en el mosaico de Rávena del siglo V en el que un barbilampiño Jesús es bautizado no por Juan, sino por el Espíritu Santo.
Entre los primeros cristianos, principalmente en la región de Siria, la Espíritu tuvo ese papel de engendradora de Cristo. La trinidad estaba formada por el Padre, la Espíritu, y el Hijo. Una trinidad con bastante lógica para los humanos. Pero llegaron los padres de la Iglesia occidental y las cosas cambiaron. Para algunos de ellos, eso de tener a una mujer tan cerca de Dios Padre no podía ser.  Como la mayoría de ellos eran de la esfera latina de la Iglesia, el hecho que en latín la palabra espíritu fuera género masculino les ayudó en el cambio.

Así en la iglesia occidental la Espíritu de Dios se transforma en Espíritu Santo. Pierde el puesto número dos en la Trinidad y pasa a ser el tercero. Además para que las cosas queden claras, la Iglesia años después define que: «El Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo…». No solo perdió su puesto sino que también de engendradora pasó a ser engendrado hasta por el Hijo. Eso ya no lo aceptó la iglesia ortodoxa oriental.

En aquellos primeros siglos de la era común esos argumentos levantaban grandes pasiones y gente murió defendiendo o atacando estas distintas posiciones dentro del cristianismo. Ahora ya ni se piensa en ello. El Espíritu Santo ha pasado a ser esa paloma que vemos dibujada en diferentes cuadros y pocas veces se dice nada de él. No me extrañaría que el presidente de la patronal, que está en todo, cualquier día pidiera a la Trinidad que haga un ERE y despida a la paloma, ya que con un contrato temporal con un jilguero les saldría más barato.

Gazas

Lunes, Septiembre 1st, 2014

Benjamín Carreras

Llevamos unas semanas en que uno no puede leer las noticias de la prensa sin sentir horror. Las matanzas en Gaza y Siria no paran. Solo heridos y muertos por todas partes es lo que vemos. Gaza en particular crea un sentimiento profundo de fracaso de la humanidad. Allí es un gobierno de un país supuestamente civilizado y culto el que lleva una matanza de civiles, en particular niños. Es un horror sin sentido.

Además parece que no se pueda ni criticar ese horror. En EE. UU. particularmente, a las críticas al gobierno de Israel se las descalifica muy a menudo llamando antisemita a quien osa hacerlas. Es la táctica habitual, no responder a las críticas e insultar a quien las hace con apelativos genéricos.

Hedy Epstein de 90 años en St. Louis, Missouri, detenida por la policía cuando protestaba por el asesinato de Michael Brown

Hedy Epstein de 90 años en St. Louis, Missouri, detenida por la policía cuando protestaba por el asesinato de Michael Brown

Los judíos han sido perseguidos y maltratados durante siglos, pero eso evidentemente no da el derecho de tratar a los demás como ellos fueron tratados. En ese sentido ha reaccionado un grupo de 327 judíos que sobrevivieron persecución en la Alemania nazi y algunos descendientes condenando esta actitud. En una carta publicada en el «New York Times» dejan claro que «nada puede justificar bombardear los refugios de la ONU, hogares, hospitales y universidades. Nada puede justificar el dejar a la gente sin agua ni electricidad».

Muy interesante ha sido ver también la reacción del holandés Henk Zanoli‚ de 91 años, que protegió y escondió a un niño judío durante la ocupación de Holanda por los nazis. Fue condecorado hace unos años por el gobierno de Israel por estos hechos, ahora ha devuelto la medalla a Israel. Resulta que el 20 de Julio un bombardeo israelí destruyó la casa y mató a seis miembros de la familia de Zanoli que vivían en Gaza.

En la carta que escribió al devolver la medalla, dice que después del horror del holocausto él y su familia apoyaron las aspiraciones del pueblo judío de reconstruir un hogar nacional.  Pero reconoce la continua decepción que ha ido sufriendo estos años por el comportamiento del Estado de Israel. Pone el dedo en la llaga al identificar la raíz del problema en el concepto de doble estado. Como dice, este concepto se basa en una idea de discriminación, el mismo tipo de idea que llevo a la persecución de los judíos.

Es reconfortante ver la reacción de estas personas, nada sospechosas de antisemitismo, el plantar cara y defender lo que es justo. Pero no es solo Gaza, hay muchas Gazas en ese mundo.

Hace pocos días hemos visto el comportamiento de unos policías en la ciudad de Ferguson, en el estado de Missouri. De nuevo tenemos una situación de discriminación racial. A pesar de los años que han pasado desde el reconocimiento como ciudadanos de pleno derecho a los descendientes de los esclavos en EE. UU., aun existe el prejuicio racial y el doble rasero en muchos estados. La discriminación por el color de la piel existe y ha acabado con la vida de personas de color.

Pero más al sur, en la frontera con México, los niños abandonados y rechazados en la frontera es otro escándalo de la discriminación. Son Gazas menos espectaculares, pero el sufrimiento infligido a las personas es igual y se basa en el mismo principio: la discriminación.

Hay otras Gazas más cerca, en las fronteras de África con Europa. Miles de africanos que buscan una vida mejor, a veces simplemente poder vivir, son rechazados brutalizados, abandonados.

En la carta que antes mencionaba publicada en el «New York Times», los autores afirman: «El genocidio empieza con el silencio del mundo». Ese silencio es el que hay que romper y esos ejemplos muestran el camino. Una muestra evidente de quienes luchan para evitar ese silencio nos lo ha dado una mujer Hedy Epstein de 90 años en St. Louis, Missouri, protestando por la muerte de Michael Brown. Esa frágil mujer se la llevó la policía esposada como si fuera un criminal peligroso por negarse a interrumpir la protesta. La fotografía de ella detenida por la policía es una forma de romper ese silencio y de demostrar la realidad al mundo.