Archive for diciembre, 2014

Ya llegan los Reyes Magos

lunes, diciembre 29th, 2014

Benjamín Carreras

Si miramos un belén y luego leemos la historia del nacimiento de Jesús en el Nuevo Testamento notaremos un gran contraste entre la simplicidad de la historia y lo complicados detalles que podemos ver en el belén. Los belenes han acumulado una gran cantidad de tradiciones que son difíciles de identificar en la versión bíblica del nacimiento de Jesús.

Sería muy largo y complicado ir a través de cada una de la tradiciones que han crecido con el tiempo, pero sí podemos fijarnos en un detalle, los Reyes Magos. Ellos son una parte muy importante de cualquier belén y aparecen los tres bien identificados por ciertas características faciales y todos adornados con sus regias ropas. Con una mirada sabemos quiénes son Melchor, Gaspar y Baltasar, no hay duda.

La adoración de los magos representada en la catacumba de Priscila en Roma

La adoración de los magos representada en la catacumba de Priscila en Roma

Ahora bien, si volvemos nuestra mirada a los evangelios, no encontramos traza de esos nombres. De los cuatro evangelios, solo dos traen descripciones del nacimiento de Jesús y solo en uno, el evangelio según Mateo, hay la historia de la adoración de los magos. Pero Mateo no nos dice nada sobre los nombres de los magos, ni dice que sean reyes, ni siquiera dice que sean tres. Tampoco menciona ni establo ni pesebre y sitúa la historia en una casa de Belén. Además la orden que dio Herodes de matar a los niños menores de dos años indica que el niño no era un recién nacido.

El evangelio de Mateo, escrito originalmente en griego, usa la palabra magi para describir estos personajes. Esta palabra se puede traducir como sabio o astrólogo y así es como se les conoce en los países protestantes,  los tres hombres sabios. El tipo de sabio a que se refiere, probablemente de origen persa, también podía a veces practicar magia.
Tradiciones de los primeros siglos después de Cristo dan distinto número de magos. Aparte de algunos decir que fueron tres, otros indican que fueron cuatro y algunos hasta doce, o sea que no había al principio acuerdo en su número. Lo que el evangelio sí dice es que trajeron tres regalos, oro, incienso y mirra, es posible que esto sugiera el número tres que la iglesia occidental adoptó.

En los primeros siglos aparecieron varios evangelios apócrifos sobre la infancia de Jesús. En ellos se cuentan toda clase de historias, algunas sobre un travieso Jesús que combinaba travesuras con milagros. En uno de ellos, el llamado evangelio de la infancia de Armenia del siglo quinto, es donde aparecen por primera vez los tres con los nombres de Melkon, Gaspar y Baldassar e identificados como reyes de Persia, India y Arabia, respectivamente.

En un artículo reciente en la revista «Biblical Archeology», Robin M. Jensen describe la evolución de la imagen de los magos a través del arte y la literatura. La primera pintura que presenta, la más antigua, es de la catacumba de Priscila en Roma de la mitad del siglo tercero. En ella aparecen los tres magos, los tres de aspecto similar, con túnicas cortas y gorros. Esta vestimenta era la normal entre los persas.

Se puede ver la evolución a través de los años en que cada vez cuadros representando a los magos los va mostrando con más regias vestiduras y van apareciendo variaciones étnicas en sus caras.

Durante los primeros siglos los padres de la Iglesia analizando la Biblia fueron identifican la adoración de los magos con diferentes frases proféticas. Ya por el siglo tercero se les había identificado con lo que dice el Salmo 72: «Los reyes de Tarsis y de las islas traerán tributo. Los reyes de Sabá y de Seba pagarán impuestos; todos los reyes se postrarán ante él». Definitivamente, los padres de la iglesia decidieron que los magos eran reyes. Así se cumplen las profecías.

Con los años pasaron de ser reyes de oriente a ser los reyes de los tres continentes, de está forma fueron adquiriendo los tonos de piel con los que ahora los vemos. Así la historia de los magos, como la mayoría de las tradiciones, con el tiempo va cambiando y después de unos siglos ya no se sabe si esas tradiciones tienen algo que ver con la historia original.

Propaganda

lunes, diciembre 15th, 2014

Los ciudadanos de los llamados países occidentales sufrimos un bombardeo constante de propaganda. Los anuncios comerciales aún los podemos limitar o evitar observarlos. Pero está la propaganda más sutil y constante que el sistema político ejerce sobre nosotros, esa es más difícil de evitar.

En España, dada la crisis de credibilidad de los políticos, estos en vez de escuchar a la población y enterarse de lo que el pueblo quiere, han reaccionado aumentando su propaganda. Los que eran los dos grandes partidos, aunque ahora es imposible saber si siguen siendo grandes, están luchando para sobrevivir y seguir agarrados al poder. Están en plena campaña de recuperación del electorado sin que parezca que sepan que hacer.

benja

Los del partido en el poder nos siguen ofreciendo la gran lista de sus llamados éxitos, pero no hacen nada para limpiar partido y gobierno de corruptos. Cada día siguen saliendo historias que te dejan boquiabierto. Ellos simplemente las niegan y siguen adelante. En vez de tomar medidas serias para eliminar los problemas, nada se hace. Pero la propaganda sigue y resulta que España ha salido de la crisis y tenemos una recuperación económica espectacular.
¿Y el otro partido? De momento ha cambiado un calvo por un jovencito guapo y con eso parece que creían que sería suficiente. Sí, se les oye hacer muchas afirmaciones importantes que nada dicen. No hemos visto propuestas concretas para combatir la arraigada corrupción ni planes económicos que puedan revitalizar el país.

Eso sí, unos y otros se culpan de los problemas, se insultan mutuamente con el acostumbrado «y tu más», aunque parece que entre bastidores hablan de posible cooperación para seguir repartiéndose el pastel.
2 Mientras, los antiguos partidos menores, los llamados nacionalistas aparte, se están disolviendo sin que parezca que sepan el porque. Tampoco parecen ser capaces de dar alternativas.

Naturalmente está Podemos. Podemos está emergiendo con fuerza propulsado por el cabreo básico de los ciudadanos. El que sea partido de gobierno en algún momento está aun por ver. La fuerza con que emerge se nota por las continuas críticas de toda la prensa nacional. Esa prensa que se ha mostrado tan tolerante con los llamados grandes partidos, ahora solo busca razones para atacar a Podemos. Es sorprendente que prensa que consideraba relativamente independiente, en este último año se muestra dispuesta a tratar con suavidad al gobierno, pero por otra parte ataca sin piedad a esa nueva emergente organización.

Hace pocos días Félix de Azúa en «El País» acusaba a los dirigentes de Podemos de ser profesores de Universidad y decía: «Están allí acomodados como Blesa y sus chicos en Caja Madrid. La Universidad es su finca y nadie se atreverá nunca a limpiar esos establos». Curiosa acusación, Blesa y compañía fueron nombrados por políticos para uso cargos sin un mínimo requisito de competencia. Si los de Podemos son profesores de Universidad ciertamente han pasado unos mínimos requisitos profesionales, llevan ejerciendo como tales unos años y no creo que la Universidad les haya dado tarjetas negras. Pero así funciona la propaganda.

La cuestión es si la propaganda ganará sobre la realidad. Esto es difícil de saber. Pero efecto sabemos que tiene. En este sentido me viene a la memoria un experimento que hace poco se hizo en Moscú. Una compañía anunciadora lanzó un proyecto de anuncios en camiones circulando por la ciudad. Para ello lanzaron una campaña en la que los camiones llevaban una gran foto de los pechos de una mujer. La campaña no duró más de un día. Tuvieron que interrumpirla ya que solo en ese día se habían producido 517 accidentes de trafico debido a distracciones de los conductores mirando los anuncios.

¿Tendrá el mismo impacto la propaganda política? No sé, pero un camión circulando con una foto de Rajoy no creo que tuviera el mismo efecto.

La desigualdad económica aumenta

lunes, diciembre 1st, 2014

Benjamín Carreras

Desde que los neoliberales tomaron las riendas del país, la desigualdad económica en Estados Unidos ha aumentado considerablemente. En los años 80 y con el presidente Reagan empezó a desarrollarse el concepto de trickle-down economics, lo que podríamos traducir como economía del goteo. La idea era rebajar los impuestos y dar ayudas económicas los niveles económicos superiores y a las empresas porque esto se traduciría en una mejora para toda la sociedad. Los beneficios irían goteando de los estratos superiores a los inferiores y todos saldrían beneficiados. Esto no ha sido así, los beneficios se quedan arriba y no hay a penas goteo.

Si miramos los ingresos por familias que están por debajo la media de ingresos del país vemos que en los últimos cuarenta años y después de corregir por inflación se mantienen a un nivel prácticamente constante. En cambio para los que están por encima de la media podemos ver un constante crecimiento. Para familias con ingresos de un 60% del nivel máximo, el crecimiento ha sido del 9%, para las que están en el 80%, el crecimiento ha sido del 22% y para los niveles más altos, en el 95%, el crecimiento ha sido del 36%.  Por tanto la desigualdad ha ido aumentando sin beneficios para los estratos económicos más bajos.

Arnold Abbott siendo detenido mientras distribuía comida a los necesitados en Fort Lauderdale, Florida

Arnold Abbott siendo detenido mientras distribuía comida a los necesitados en Fort Lauderdale, Florida

Estas teorías económicas han encontrado apoyo y justificación en ciertos sectores de algunas iglesias cristianas sobre todo en el Sur y Centro del país. Para estas iglesias no hay nada malo acerca de la riqueza, como dicen ellos hay que tener un  adecuado entendimiento de lo que significa acumular riqueza. Dios no condena a nadie por ser rico, mientras administre adecuadamente esa riqueza. Agregan que si se siguen la enseñanzas de la Biblia eso llevará a la prosperidad y citan en su apoyo numerosos párrafos del Antiguo Testamento.

Los mismos ministros de algunas de estas iglesias cobran grandes sueldos y en algunos casos hacen ostentación de su nivel de vida ya que para ellos indica que Dios les protege. Por tanto, para ellos el que es pobre es porque no ha escuchado la palabra de Dios y no se esfuerza lo suficiente.

Pero no todos piensan así. Hay también múltiples iniciativas para ayudar a quienes están siendo empujados cada vez más hacia la pobreza. Este contraste entre quienes mandan con esa mentalidad neoconservadora y la voluntad de otros en seguir ayudando a quienes lo necesitan se ha reflejado recientemente en unos incidentes en Fort Lauderdale en Florida.

Un hombre de 90 años, Arnold Abbott, fue detenido junto a dos pastores protestantes, por servir comida a los sin techo en un parque de la ciudad. Según el detenido, un policía le grito “tire el plato al suelo inmediatamente” como si el plato fuera una arma y se lo llevaron. Los tres se enfrentan a una posible multa de 500 dólares cada uno y 60 días de cárcel.  El hecho que Abbott tenga 90 años no impedirá que vaya a la cárcel si así lo decide el juez.

La reciente ordenanza municipal de Fort Lauderdale no impide distribuir comida a los sin techo, pero debe hacerse en puestos separados al menos 500 pies y al menos a la misma distancia de residencias privadas. Los residentes no quieren ningún contacto con los sin techo. En Estados Unidos y desde 2010 ha habido un aumento del 47% en el numero de ordenanzas municipales de este tipo.

La detención fue un domingo y el siguiente miércoles Abbott repitió la aventura. Ahora ya ha recibido cuatro citaciones por violaciones de la ordenanza municipal. Ese tenaz individuo lleva años alimentado y ayudando a los necesitados con su ONG LoveThyNeighbor y ha prometido seguir haciéndolo.

El progreso económico promovido por los neoliberales nos lleva a la marginación de un sector de la sociedad, la lucha de personas como Arnold Abbott me llenan de admiración y respeto. Pero no bastará con eso, hace falta una reacción del electorado para cambiar la forma de actuar de las clases dominantes en nuestras sociedades.