Archive for octubre, 2015

Protestas

lunes, octubre 19th, 2015

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Ciertamente hay muchas razones por las que se pueden montar protestas en este mundo. Últimamente no me parece que el sistema de protestas esté funcionando demasiado bien. A menudo no acabo de entender las razones por la que se montan o dejan de montarse manifestaciones en protesta.

En Estados Unidos por enésima vez ha habido un tirotea que ha costado la vida de trece personas. Ha sido en la Universidad de Oregón. Un joven con abundante armamento y munición empezó a disparar contra quienes estaban a su alrededor. Al final él mismo perdió la vida en el empeño, no está claro si por suicidio o por la intervención policial. No ha dado la Policía mucha información sobre el incidente. Pero el balance es claro trece muertos.

Manifestación en contra del pintor Augusto Renoir frente al Museo de Bellas Artes de Boston

Manifestación en contra del pintor Augusto Renoir frente al Museo de Bellas Artes de Boston

Este es un  caso más de ataques en un campus universitarios de Estados Unidos sin que se tenga muy claro razones o motivaciones para tales ataques. Eso es posible gracias a la facilidad con que cualquiera puede acumular armas sin un mínimo de garantías de estabilidad mental o emocional y sin necesidad de entrenamiento. Para conducir un coche hace falta un permiso y pasar los exámenes correspondientes. Para comprar un fusil ametrallador no hay requisitos.

A los pocos días de los sucesos de Oregón, en Tennessee y en una población muy cerca de donde yo vivo, un niño de ocho años mató a una niña de seis con la escopeta de su padre. La razón fue que la niña no le había querido enseñar su perrito. Otra muerte estúpida por dejar un padre una arma letal cargada al alcance de su hijo.

Después de estos sucesos, hay vigilias y oraciones para los fallecidos, pero no se ven protestas por la falta de controles en las ventas de armas. Si hay peticiones de firmas para pedir al Congreso que haga algo, pero no manifestaciones. No solo no hay protestas, sino que hay muchas voces de apoyo a la tenencia de armas y si se protesta es para que estos incidentes no se usan de excusa para limitar la venta de armas.

En plena precampaña electoral, la defensa del uso de armas ha sido encabezada por los candidatos republicanos para la presidencia. Donald Trump, el candidato que va a la cabeza de las encuestas para la candidatura republicana ha formulado el argumento habitual en estos casos: el problema no es que el asesino estuviera armado sino que las víctimas no llevaban armas. Si todos llevaran armas hubieran acabado en un momento con el asaltante. No se si esperan que la niña de seis años también tuviera un arma para defenderse.

Esta es la posición de la National Rifle Association, la organización dedicada a promocionar la ventas de armas en el país y defensora de los derechos de los ciudadanos a ir armados. Su presión en el Congreso es muy fuerte y apoya económicamente las campañas de muchos diputados. Pero los hechos son claros, en el año 2013 las muertes en Estados Unidos por armas de fuego llegaron a 33.636, una cifra superior a las muertes por accidentes de tráfico, 32.719 en el mismo año y ciertamente alarmante.

Pero si se ven protestas en las calles, no por la posesión de armas pero sí por muchos asuntos de dudosa importancia. Por ejemplo, el pasado día 5 hubo una manifestación frente al Museo de Bellas Artes de Boston en contra de Pierre-Auguste Renoir, el pintor impresionista francés.

Los manifestantes protestaban por haber demasiadas exposiciones sobre Renoir cuando según ellos no vale nada como pintor. El organizador de la manifestación decía que la protesta era puramente estética, según él había muchas razones por las que se podía criticar a Renoir al que acusaba de antisemitismo, pederasta, orientalista, chauvinista y racista, pero las razón de su protesta es porque considera a Renoir uno de los peores pintores.

Aun confío que con las muchas razones que existen para salir a la calle a protestar poder ver alguna en que valga la pena unirse.

La obsesión por la seguridad y los prejuicios

martes, octubre 6th, 2015

En Estados Unidos la obsesión por la seguridad después del 11 de septiembre de 2001 se ha vuelto en algo enfermizo. Esa obsesión combinada con los prejuicios raciales y religiosos cada vez más estimulados por algunos grupos políticos hace que se cometan toda clase de injusticias y estupideces.

Es muy lamentable el uso que se está haciendo de ambas cuestiones por parte de algunos pretendientes a la candidatura presidencial por el Partido Republicano. Para estos candidatos eso es un juego para ganar votos, pero creo que no se dan cuenta de las repercusiones que puede tener.

Hace un par de semanas ha tenido lugar un incidente muy significativo de hasta que punto estas actitudes han calado en ciudadanos y en las fuerzas de seguridad. Se trata de la detención de un chico musulmán de 14 años, Ahmed Mohamed, por llevar a la escuela un reloj electrónico que él había construido.

Ahmed Mohamed

Ahmed Mohamed

Los hechos tuvieron lugar en Irving, Texas. El chico, según su padre, es un manitas y arregla su coche y cualquier cosa que se estropea en la casa. Para demostrar sus habilidades a su profesora de tecnología se le ocurrió construir un reloj electrónico  y una vez lo tuvo funcionando lo llevo al Instituto. La profesora al verlo pensó que era una bomba y llamó a la Policía.

Según la Policía Local no pudieron sacar nada en claro del chico, ya que él solo decía que era un reloj y no fue capaz de dar una explicación más amplia sobre su uso, cosa que no es sorprendente. Así que lo esposaron «para su protección y la protección de los agentes» y lo llevaron a la comisaría donde estuvo detenido unas horas.

Hasta aquí se puede argumentar que todo fue una confusión y estas cosas pueden pasar en cualquier lugar. Lo más serio es lo que siguió. A pesar de haberse aclarado la situación, la profesora no quiso disculparse sino todo lo contrario. El director de la escuela felicitó a la profesora por cumplir con los protocolos y castigó al chico con cinco días de suspensión escolar por «violar el código de conducta estudiantil». En la carta en que el director comunicaba su decisión también animaba a todos los estudiantes a denunciar cualquier caso de objeto o conducta sospechosos en  la escuela.

La Policía dijo que era un caso de «falsa bomba» y por tanto una amenaza real que esta penalizada. Claro que esto sucede cuando quien lleva la falsa bomba dice que es una bomba real, pero esto no era el caso. Tampoco se disculparon y eso que los policías al llegar ya vieron que no era una bomba. Naturalmente para darse cuenta de ello no hace falta ser un experto ya que no había paquete de explosivo ligado al reloj.

Un grupo conservador acusó por tuiter al chico de hacer una «media bomba» y a la vez apoyaron a la escuela y la Policía. Incluso la inigualable Sara Palin se unió a las críticas al muchacho y a la defensa de a la escuela y Policía. Ahora resulta que sin saberlo todos llevamos una media bomba en la muñeca, menos mal que nos han avisado.

Pero no todo fue negativo para el chico. Ahmed recibió cartas de apoyo desde todos los rincones del país. Recibió también regalos e invitaciones. El chico había mencionado en una entrevista que MIT era la Universidad de sus sueños, de MIT respondieron profesores diciendo que él es el tipo de estudiante que ellos buscan y le invitaron a una visita a los laboratorios de astrofísica. También recibió una invitación de Obama para visitar la Casa Blanca, invitación que fue muy criticada por Sara Palin.

Si el muchacho hubiera sido blanco y se llamara Smith probablemente nada de eso hubiera pasado. Su piel oscura y el llamarse Mohamed lo hicieron culpable de entrada. En un país y en un Estado en donde la gente puede ir con un rifle a comprar al supermercado, para su protección naturalmente, un chico musulmán de 14 años no puede llevar un reloj a la escuela porque puede ser una bomba.