Protestas

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Ciertamente hay muchas razones por las que se pueden montar protestas en este mundo. Últimamente no me parece que el sistema de protestas esté funcionando demasiado bien. A menudo no acabo de entender las razones por la que se montan o dejan de montarse manifestaciones en protesta.

En Estados Unidos por enésima vez ha habido un tirotea que ha costado la vida de trece personas. Ha sido en la Universidad de Oregón. Un joven con abundante armamento y munición empezó a disparar contra quienes estaban a su alrededor. Al final él mismo perdió la vida en el empeño, no está claro si por suicidio o por la intervención policial. No ha dado la Policía mucha información sobre el incidente. Pero el balance es claro trece muertos.

Manifestación en contra del pintor Augusto Renoir frente al Museo de Bellas Artes de Boston

Manifestación en contra del pintor Augusto Renoir frente al Museo de Bellas Artes de Boston

Este es un  caso más de ataques en un campus universitarios de Estados Unidos sin que se tenga muy claro razones o motivaciones para tales ataques. Eso es posible gracias a la facilidad con que cualquiera puede acumular armas sin un mínimo de garantías de estabilidad mental o emocional y sin necesidad de entrenamiento. Para conducir un coche hace falta un permiso y pasar los exámenes correspondientes. Para comprar un fusil ametrallador no hay requisitos.

A los pocos días de los sucesos de Oregón, en Tennessee y en una población muy cerca de donde yo vivo, un niño de ocho años mató a una niña de seis con la escopeta de su padre. La razón fue que la niña no le había querido enseñar su perrito. Otra muerte estúpida por dejar un padre una arma letal cargada al alcance de su hijo.

Después de estos sucesos, hay vigilias y oraciones para los fallecidos, pero no se ven protestas por la falta de controles en las ventas de armas. Si hay peticiones de firmas para pedir al Congreso que haga algo, pero no manifestaciones. No solo no hay protestas, sino que hay muchas voces de apoyo a la tenencia de armas y si se protesta es para que estos incidentes no se usan de excusa para limitar la venta de armas.

En plena precampaña electoral, la defensa del uso de armas ha sido encabezada por los candidatos republicanos para la presidencia. Donald Trump, el candidato que va a la cabeza de las encuestas para la candidatura republicana ha formulado el argumento habitual en estos casos: el problema no es que el asesino estuviera armado sino que las víctimas no llevaban armas. Si todos llevaran armas hubieran acabado en un momento con el asaltante. No se si esperan que la niña de seis años también tuviera un arma para defenderse.

Esta es la posición de la National Rifle Association, la organización dedicada a promocionar la ventas de armas en el país y defensora de los derechos de los ciudadanos a ir armados. Su presión en el Congreso es muy fuerte y apoya económicamente las campañas de muchos diputados. Pero los hechos son claros, en el año 2013 las muertes en Estados Unidos por armas de fuego llegaron a 33.636, una cifra superior a las muertes por accidentes de tráfico, 32.719 en el mismo año y ciertamente alarmante.

Pero si se ven protestas en las calles, no por la posesión de armas pero sí por muchos asuntos de dudosa importancia. Por ejemplo, el pasado día 5 hubo una manifestación frente al Museo de Bellas Artes de Boston en contra de Pierre-Auguste Renoir, el pintor impresionista francés.

Los manifestantes protestaban por haber demasiadas exposiciones sobre Renoir cuando según ellos no vale nada como pintor. El organizador de la manifestación decía que la protesta era puramente estética, según él había muchas razones por las que se podía criticar a Renoir al que acusaba de antisemitismo, pederasta, orientalista, chauvinista y racista, pero las razón de su protesta es porque considera a Renoir uno de los peores pintores.

Aun confío que con las muchas razones que existen para salir a la calle a protestar poder ver alguna en que valga la pena unirse.

One Response to “Protestas”

  1. manumenorca dice:

    … Lo que calla el organizador de la protesta contra el pintor francés es el fanatismo religioso enfermizo de sus huestes. A la vista está en la foto. Por muy iconoclasta que fuese, un pintor de ese siglo sería una hermanita de la caridad en comparación con un antiteísta real del siglo XXI, como un servidor. Su protesta es ridícula y da que pensar, ese país está lleno de integristas, como pasa en otros sitios como Israel, armados y peligrosos, con una manera de pensar muy alejada del sentido común de la vieja Europa.

Leave a Reply