¿Se está matando a la democracia?

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

El proceso electoral en Estados Unidos da la impresión de ser un proceso interminable. Empezó en 2015 con la precampaña para las primarias, en febrero empezaron la primarias que se van a prolongar hasta junio para después comenzar la campaña electoral que dura hasta noviembre. En este tiempo, todo el proceso político está enfocado en estas campañas y mientras el Senado está paralizado.

Este proceso electoral lleva consigo una maquinaria económica de una magnitud increíble. Ya el dinero invertido ha pasado los mil millones de dólares. Esta cifra es escandalosa y da una idea de quiénes pueden controlar las elecciones. Cuando hay tantas necesidades en este mundo y se dice que no hay dinero para cubrirlas, gastamos estos millones en propaganda política.

Si aún este dinero se gastara en informar al electorado sobre los planes de los candidatos podría tener algún sentido, pero está basado en ataques personales, calumnias e informaciones que desvían al electorado de los problemas básicos de una elección.

Donald Trump y sus admiradores

Donald Trump y sus admiradores

En estas últimas elecciones se está llegando a los niveles más bajos que nunca se había visto en este país. En uno de los últimos debates de los republicanos se llegó al colmo de discutir el tamaño del pene de Trump. Eso ni en un programa de humor se les hubiera ocurrido llegar a esos extremos. Una de las razones por tales comportamientos es el bajo nivel de los candidatos.

A la cabeza de los candidatos republicanos está Donald Trump. Los mismos dirigentes del partido están seriamente preocupados por si sale elegido en las primarias. Varios grupos republicanos están trabajando para evitarlo.

Trump empezó afirmando que va construir una muralla que separe Estados Unido de México y así evitar que entren criminales y violadores desde aquel país. Impedirá la emigración de musulmanes, echará del país a los diez millones de inmigrantes ilegales, toda una serie de políticas xenófobas y totalmente irreales.

Los mitines de Trump se han caracterizado por la violencia contra quienes protestan, violencia estimulada por el mismo Trump. El mismo director de la campaña de Trump ha sido detenido por violencia contra una periodista durante un mitin. Trump incluso ha dicho que si algunos partidarios suyos son acusados de violencia él está dispuesto a correr con los gastos legales.

Además demuestra un desprecio total hacia las mujeres. Las únicas que acepta son a las guapas. Así la pelea entre Cruz y Trump ya ha involucrado a las respectivas esposas. Primero, el equipo de Cruz en Utah montó un anuncio en la que aparecía la mujer de Trump desnuda en la playa, diciendo que no se puede votar a una persona que permite eso. Cruz los dejó hacer sin contradecirlos. Luego Trump ha publicando un anuncio con la foto de su mujer con el look de una modelo y la de Cruz con muy mala cara, diciendo que una imagen vale más que mil palabras. Con eso mostraba claramente lo que Trump valora en las mujeres. Cruz protestó que dejaran a su mujer en paz. Lo más sorprendente es que hay mujeres que a pesar de esa actitud de Trump lo apoyan.

El problema es que Ted Cruz es el segundo en votos y su nivel de inteligencia es limitado. Su posición en temas políticos es extremadamente conservadora y puritana. Quiere prohibir el aborto en todo el país, montar servicios de vigilancia especiales en las zonas donde viven musulmanes. No cree en el calentamiento global, dice que es un mito como la creencia en que la Tierra era plana. Es una de esas personas que se cree buenísima y puede imponer sus normas morales al resto del mundo. A mí me da casi más miedo una persona así que el idiota de Trump, aunque ambos serían un desastre para el país.

Nadie más parece que pueda tener ninguna probabilidad de llegar a tener la candidatura por el Partido Republicano. Es realmente preocupante está situación. Los mismos republicanos están seriamente preocupados, algunos ya dicen que prefieren votar a Hillary Clinton antes que a Trump. Claro que eso indica un problema que tienen los demócratas, que Hillary cada vez parece más republicana.

Estas elecciones son realmente preocupantes. Muestran un deterioro en la sociedad democrática y realmente no sabemos a dónde nos va a llevar.

Leave a Reply