¿Causalidad, sí o no?

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Hace poco días que se han publicado unos estudios sobre el consumo del café y la esperanza de vida. En la prensa, la noticia apareció bajo titulares como: «beber más café puede llevar a una más larga vida». Para algunos parecía que ya se había encontrado la formula mágica para prolongar nuestra vida.

Dos son los estudios publicados, uno en la Unión Europea y otro en America y Hawaii. Entre ambos se hizo el seguimiento a casi 800.000 persones y cubriendo etnias muy diferentes. En este seguimiento se vio que personas que tomaban regularmente de dos a tres tazas de café era un 18% menos probable que hubieran muerto en el periodo de tiempo estudiado.

Una taza de café y una sonrisa es lo que se necesita para empezar bien el día

Un estudio como este no dice nada sobre la causalidad. Nada se puede inferir de esta información sobre si el café fue la causa de la prolongación de vida de los participantes en el estudio o la causa nada tenía que ver con el café. Pero a veces al transmitir la noticia se le da este giro causal que es engañoso.

Por el estudio no se sabe nada de porque tendría que haber relación causal. No sabemos si por ejemplo personas que tienen una vida más relajada, se toman su tiempo tomándose un café de cuando en cuando, y como consecuencia viven más. En este caso sería la vida relajada lo que contribuiría a una más larga vida. También podría ser que el tomar café es un indicio de una mayor actividad social de la persona, lo que también podría contribuir.

Existen muchas otras explicaciones de los resultados de este estudio que se podrían dar sin que el café fuera la causa sino más bien algo que acompaña a quienes tienen una mayor esperanza de vida. Hay que ir con mucho cuidado en aceptar conclusiones simplistas que van más allá de lo que estudios de este tipo concluyen. Así nos encontramos con frecuencia con consejos contradictorios sobre lo que es una dieta sana.

En Estados Unidos podría hacer un estudio estadístico sobre la esperanza de vida de las personas en relación a que posean o no coches de alta gama. El resultado estoy seguro seria que los dueños de coches de lujo tienen una mayor esperanza de vida que el resto. ¿Es que el ir en coche de lujo alarga la vida? No, pero quienes tienen esos coches tienen más dinero y en Estados Unidos debido al coste de la medicina y la falta de seguridad social hay diferencias significativas en la esperanza de vida de las clases altas y los menos pudientes.

Si miramos en España las estadísticas de los casos de corrupción veremos que la mayoría de los encausado son políticos y empresarios. ¿Es que los políticos y empresarios tienen menos respecto a la ley que el resto de los españoles? No lo creo, lo que pasa es que son los que tienen la oportunidad de aprovecharse de la corrupción. Al resto de los españoles nos es prácticamente imposible estafar unos cuantos millones.

La relación causa-efecto es una de las más difíciles de establecer y es labor de los científicos el buscar maneras de poderla establecer. Eso normalmente requiere múltiples experimentes y serias criticas por parte de quienes no participan en ellos. Pero en muchos casos no es fácil poder hacer experimentos.

Esta es la situación del cambio climático. En este caso, es muy difícil establecer cuando el cambio climático es la causa de sucesos concretos. Tendrían que pasar muchos decenios de repetidos sucesos para poder hacer estas demostraciones y eso ni suele ocurrir ni tenemos vidas lo suficientemente largas para poder experimentar.

Este año hemos tenido una primavera particularmente caliente y con cambios bruscos de tiempo. Todo hace pensar que el cambio de clima es una de las causas de ello, pero solo es sospecha. El que estas subidas térmicas sigan adelante año tras año refuerza la sospecha. El problema es que cuando podamos probarlo sin lugar a dudas, será demasiado tarde para poder hacer nada.

Leave a Reply