Presupuestos del Estado

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Al fin se aprobaron los presupuestos en los Estados Unidos. Se ha pasado casi un año con soluciones de unos pocos meses sin llegarse a aprobar las cuentas anuales y varias veces se ha estado al borde de tener que cerrar el gobierno por falta de fondos.

Parece que hay una serie de historias paralelas entre los gobiernos de Estados Unidos y España en las que están compitiendo por demostrar quien es mas incompetente.

El presupuesto que se aprobó es de 1.3 billones de dólares. Vale la pena hacer una pausa y pensar en lo que es un billón de dólares, un millón de millones de dólares. Esto es una cantidad de dinero difícil de imaginar. Se llegó a esta cantidad para ponerse de acuerdo los dos partidos en la aprobación de presupuestos. Eso a pesar de que el partido mayoritario, los republicanos, está en contra de crear deficit, al menos es lo que dice cuando gobiernan los otros. Si Obama hubiera presentado un presupuesto como ese, el escándalo hubiera sido mayúsculo.

Donald Trump indignado, va a soltar la palabra ‘fuck’

¿Cual es la razón de tanto gasto? Primero una gran subida en la partida de Defensa, unos 144 mil millones de dólares, el mayor aumento de presupuesto desde la guerra de Irak hace quince años.

Aunque se llama Defensa debería llamarse mejor Ataque ya que el aumento es en bombas nucleares y similares y esto parece tener un carácter más ofensivo que defensivo. Creo que éramos mas honestos cuando al que llamamos ahora ministerio de Defensa se le llamaba ministerio de la Guerra.

También en España se ha anunciado un serio aumento en el presupuesto de Defensa, se propone duplicar el presupuesto para el año 2024, aunque no parece que en lo que se invierte tenga carácter tan ofensivo como en Estados Unidos. Por ejemplo el submarino que no flota no parece una seria amenaza a la paz. ¿Entre los multiples asesores de ministerio habrá algún experto en el principio de Arquímedes? No sé, no parece que sea este el caso.

Los republicanos pensaban compensar el gasto bélico con recortes sociales. Uno de los propuestos recortes era para el programa de Medicare, o sea la sanidad para los jubilados. Eso tiene un doble objetivo el reducir gasto de inmediato y el reducir la vida de los jubilados con el correspondiente ahorro en las pensiones.

Pero no les funcionó esta vez.

Para sacar el presupuesto adelante los republicanos tuvieron que pactar con los demócratas y estos introdujeron un aumento del gasto domestico y social de 52 mil millones. Es algo que debería aprender la izquierda, bueno la llamada izquierda, española, cuando se pacta con la derecha es para conseguir algunos objetivos.

Es curioso que ha habido incremento de presupuesto en casi toda las áreas que Obama pretendía hacerlo y los republicanos no le dejaron. Obama estaría encantado con ese presupuesto. A veces a uno le puede ir mejor estando en la oposición que en el gobierno.

Por ejemplo, la investigación científica a salido bien parada de estos acuerdos. Trump cuando llegó al gobierno anunció prioridades presupuestarias y entre esas estaba la reducción de fondos para investigación en general y en ciertas areas como el calentamiento global el corte era drastico. Los congresistas ya no hicieron caso de esas prioridades del presidente en 2017 y no han vuelto a hacerle en el presente presupuesto. Incluso ha habido aumentos presupuestarios en la mayoría de áreas de investigación.

Cuando Trump se enteró del acuerdo en el Congreso sobre los presupuestos se cogió un globo de los suyos y enseguida empezó a tuitear que él vetaría los presupuestos. Tampoco habían incluido los congresistas en los presupuestos la financiación total del muro con México, solo una financiación parcial. Eso para él era casi un ataque a su persona. Es lo que pasa cada vez que alguien lo contradice, se cabrea y si puede lo despide. En este caso no podia despedir a los congresistas.

El cabreo esta vez solo le duró unas horas y acabó firmando la ley de presupuestos.

Leave a Reply