Archive for enero, 2019

Sin gobierno pero con Trump

lunes, enero 21st, 2019

Ya se ha batido el récord de tiempo en cierre de gobierno. En Estados Unidos tenemos el cierre que ya dura más que cualquier anterior. Además la mayoría de los otros cierres han sido debidos a que el Congreso y el Senado no se ponían de acuerdo en los presupuestos y el presidente no tenía el presupuesto para mantener el gobierno funcionando.

Ahora el Congreso está dispuesto a dar al presidente los fondos necesarios para que funciones el gobierno, pero Trump cierra el gobierno porque no le dan los 5.6 mil millones de dólares para construir su muro con Méjico. Una de las típicas rabietas de Trump y quienes pagan por ellos son empleados del gobierno y el público en general. Así llevamos más de tres semanas.

Número de detenciones en la frontera con Méjico desde 1960

Hay seis departamentos del gobierno que no están afectados por el cierre, los principales son Defensa y Asuntos de Veteranos.

Naturalmente para Trump son los más importantes. Los afectados son el Departamento de Estado, de Interior, Justicia, Tesoro, Agricultura, Comercio, Transporte y Seguridad Nacional. En estos departamentos los empleados en parte, unos 380.000 han sido enviados a sus casas sin sueldo pero parte de los empleados, unos 42.000, tienen que trabajar sin cobrar.

La mayoría de estos empleados no tienen sueldo grandes ni mucho menos y normalmente viven de mes a mes con su paga. Ahora se encuentran sin dinero para pagar alquileres y para vivir con normalidad. Una de las respuestas de Trump a esos problemas es que la mayoría de empleados del gobierno votan a los demócratas, por tanto no es problema.

Pero no son solo los empleados en Washington que sufren las consecuencias del cierre. Unos de los grupos más afectados han sido empleados en parques nacionales. De los 737 parques, 388 han tenido que cerrar. Hay acumulaciones de basura y naturalmente no se paga la entrada con lo que se pierde un fuente de ingresos para el gobierno.

Otro grupo de empleados del gobierno afectados por el cierre son los empleados de seguridad de los aeropuertos. A estos se les obliga a trabajar sin cobrar. El impacto de eso es grande.

Como es lógico muchos empleados no van a trabajar con cualquier excusa y los que van, no están muy entusiasmados con el trabajo.

El resultado es la formación de grandes colas para acceder a los vuelos y retrasos en los mismos vuelos. Es inimaginable en Europa el tener un grupo numeroso de empleados públicos obligados a trabajar sin cobrar. No creo que hubiera ni uno solo que se presentara al trabajo.

También empleados de empresas subcontratadas por el gobierno sufren las consecuencias del cierre. Trump dice que esta situación puede durar meses o incluso años. Es una situación sin ningún sentido y solo para satisfacer el infantilismo de una persona que no está cualificada para ser presidente.

Por otro lado, a la vez que mantiene el cierre del gobierno amenaza con declarar situación de emergencia en la frontera con Méjico y usar los fondos para emergencia para construir el muro. Según Trump por esa frontera entran terroristas, traficantes de drogas y todo tipo de criminales.

Con respecto al terrorismo, Trump dijo que unos 4000 terroristas habían entrado por esa frontera. Sin embargo, solo hay 6 casos documentados de terroristas entrando por Méjico. La mayoría han entrado por aeropuertos. En cuanto al tráfico de drogas ha disminuido bastante en los últimos años.

Si miramos al número de detenciones efectuadas en la frontera con Méjico en los últimos años vemos que hay un pico de 1.64 millones de detenciones en el año 2000 y ese número bajó a 397 mil el año pasado. Estos números no son estimaciones, son datos del gobierno. Viendo esa evolución, ¿cómo se puede decir que hay una crisis actualmente en la frontera? Pero claro para Trump la realidad no cuenta.

El martes pasado, Trump invitó a la Casa Blanca a los jugadores del equipo de Clemson, debido al cierre, pidió hamburguesas de MacDonalds y similares. Trump presumió de que era una comida típica americana.

¡Basta ya!

lunes, enero 7th, 2019

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Otra mujer, Laura Luelmo, violada y asesinada, una estudiante americana en Madrid violada, y así un continuo de asaltos y muertes.

En los últimos 15 años son 975 las mujeres asesinadas por sus parejas o ex-parejas. Eso es horrible y tiene que parar ya. No es simplemente machismo, son muchos factores que influyen en estos ataques desde la permisividad social a un falta de educación básica en el comportamiento.

Minuto de silencio que dedicó el Congreso a Laura Luelmo, los escaños prácticamente vacíos. Mejor hubiera sido hacerlo en el bar del Congreso

Las actitudes que se ven en muchos ámbitos, el botellón es parte fundamental de la diversión, en que lo normal es retirase borracho el sábado por la noche y dejar las calles cubiertas de toda clase de porquería. Los gritos desagradables que se oyen durante la noche desde insultos a los llamados piropos, que no lo son. Todo eso combinado con machismo lleva a muchas ofensas sexuales que pueden degenerar en algo peor. Hay un sentimiento por parte de muchos de que tengo derecho a divertirme como yo quiera. Todo son derechos y nunca se habla de deberes.

Ya vimos los vídeos de la manada. No ya la parte horrenda de la violación múltiple, sino cómo hablaban entre ellos y en lo que pretendían divertirse. Eso son jóvenes no marginados o viniendo de las cuevas de la prehistoria. Son jóvenes de ahora con trabajos como guardia civil o militar, profesiones en la que esperas un nivel ético más alto que la media. A pesar de ello su comportamiento era repugnante.

Todo eso responde a una educación defectuosa y permisiva y aquí cuando hablo de educación no solo me refiero a los colegios sino en la familia y ambiente social. Hay cosas que los colegios no pueden enseñar si no hay un ambiente familiar que lo apoye. La ética y las costumbres se aprenden en la familia fundamentalmente.

Es hora de hacer examen de conciencia y preguntarnos que estamos haciendo mal.

El machismo también tiene una componente fuerte en la educación, pero no es solo la educación consciente, sino el comportamiento que se percibe en la familia y la sociedad. En eso los medios de comunicación tienen una gran responsabilidad. ¿Porque muchos medios tienen secciones dedicadas a «celebridades» cuyo mayor mérito es hacerse fotos más o menos desnudas? Por la prensa parece que lo más importante del Año Nuevo es el vestido que va a usar Cristina Pedroche durante las campanadas.

Pero aún es peor el tratamiento que dan a las esposas de políticos y jefes de Estado. Hace poco, Stephanie Grisham, la secretaria de Melania Trump, escribió una carta en la prensa criticando eso. Se quejaba de que las actividades de la primera dama no se mencionan en la prensa. Actividades como «leer historias navideñas a niños enfermos, volar a un portaaviones para visitar a miembros del ejército durante las vacaciones, organizando cenas y docenas de fiestas en la Casa Blanca, y representando al gobierno en un funeral de estado en el que su marido no había sido invitado.»

Estoy bastante de acuerdo con lo que dice la señora Grisham y es algo que me viene irritando desde hace tiempo. Así como la prensa no habla de las cosas que ella menciona, lo que si ha dado la vuelta al mundo es la foto de Melania con un vestido ajustado de lentejuelas que llevaba la semana pasada.

Lo mismo puedo decir respeto a la reina Leticia. Cada dos por tres hay críticas en la prensa sobre sus vestidos o peinados.

Su «look» se menciona constantemente, pero no tengo ni idea de sus actividades como reina de España. Como tal recibe un sueldo y sería importante saber cuáles son sus funciones y cómo las realiza. A mí no me interesa saber en cómo se lo gasta en vestidos.

Esto fomenta una forma de pensar en que las mujeres son simplemente objetos de adorno y para otros usos. Esta mentalidad se ve reforzada por las varias sentencias que hemos visto durante el último año en casos de abusos y violaciones. La mentalidad de algunos jueces aumenta la sensación de que en el fondo eso esta casi permitido.

Mientras los políticos no parece que hagan muchos para cambiar esas cosas. Basta ver el minuto de silencio que dedicó el Congreso a Laura Luelmo, los escaños prácticamente vacíos. Mejor hubiera sido hacerlo en el bar del Congreso.