Poncio Pilatos, ese hombre

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Una experiencia que siempre encuentro interesante cuando me encuentro con amigos o familiares, es el compartir recuerdos de alguna experiencia que tuvimos juntos en el pasado. Es curioso que a veces comentando algo que vivimos juntos, los recuerdos pueden ser muy distintos. Una experiencia que en mi dejó un recuerdo claro y definido puede que a la otra persona le dejara también un recuerdo claro que nada tiene que ver con mi recuerdo.

Ese conflicto de recuerdos es muy generalizado y se han hecho bastantes estudios sobre ello. Lo que nos queda grabado puede ser distinto y puede que con los años esos recuerdos se vayan cambiado.

Si ahora trasladamos al pasado estas experiencias y recordamos que muchas historias se han escrito después de que los hechos pasaran muchos años atrás y que según los tiempos no había memoria escrita de ello sino solo transmisión oral, se puede entender las dificultades que existen para desentrañar los hechos reales.

Un caso bastante importante es cuando queremos reconstruir la vida del Jesús histórico.

Si nos limitamos a los evangelios llamados canónicos, el más antiguo, el de Marcos, fue escrito unos 40 años después de la muerte de Jesús. Para el evangelio de Juan son más de 60 años los que pasaron. Ademas fueron escritos en tierras alejadas de Palestina y en una lengua que no hablaban los miembros más allegados de Jesús, en griego. Es fascinante pensar en como las historias se fueron propagando oralmente durante años y como pudieron evolucionar.

2 la pasión y muerte de Jesús la hemos tenido presente en estos días. Es la parte de su vida en la que hay más información en los evangelios, por ejemplo Marcos de los 16 capítulos de su evangelio 5 están dedicados a los últimos días de la vida de Jesús. Además es la parte de los evangelios en que los cuatro mantienen la esencia de la historia igual. Esto posiblemente es lo importante desde el punto de vista religioso, pero para los que estamos interesados en la historia, nos gusta ir más allá de lo esencial.

Una de las cuestiones curiosas es el papel relativo de Poncio Pilatos y los dirigentes judíos en la condena de Jesús. Si miramos los evangelios en el orden en que fueron escritos, Marcos, Mateo, Lucas y Juan, vemos una progresión en desviar la responsabilidad de Pilatos hacia los judíos. Al ir avanzando en el tiempo la figura de Pilatos se vuelve más simpatética a Jesús y cada vez los judíos aparecen como los realmente malos. Según Marcos pocas palabras se intercambiaron en el juicio, Pilatos ofrece a los judíos liberar a Jesús o Barrabas, ellos votan por Barrabas y Jesús es crucificado. En Mateo ya aparece la mujer de Pilatos pidiendo clemencia y Pilatos al final se lava las manos de la muerte de Jesús. En Juan la historia se complica más con idas y venidas de Pilatos para evitar la muerte de Jesús.

¿Refleja eso una evolución del cristianismo hacia ser una religión independiente del judaísmo o puede ser un interés de los cristianos a no ofender las autoridades del Imperio? Como decía al principio puede ser puramente un cambio inconsciente en los recuerdos al ir evolucionando el tiempo.

Más tarde, ya cuando el cristianismo estaba bien establecido, aparecen escrituras apócrifas, en algunas de ellas Pilatos aparece ya como cristiano. Es interesante leer los Hechos de Pilatos que esta escrito aparentemente por Pilatos como informe al emperador Tiberio. El valor histórico de este escrito es nulo ya que se escribió siglos después de la muerte de Pilatos, pero en el se describe la pasión de Jesús desde su perspectiva. Pilatos dice que él protegió a Jesús durante su ministerio, le tenía gran respeto y hizo lo que pudo para evitar su muerte, pero solo tenia 100 soldados y con ellos no podía controlar a la muchedumbre judía.

Muchas teorías se pueden desarrollar sobre esto pero es difícil saber la realidad. El hecho es que al paso de los siglos se habla de que a Jesús lo mataron los judíos cuando en realidad solo los romanos podían autorizar el crucificar a alguien.

Leave a Reply