Archive for septiembre, 2019

¡A votar!

lunes, septiembre 30th, 2019

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

A votar toca, eso es lo que nos manda el gobierno. Parece que no votamos bien en abril y hay que votar de nuevo. Es posible que eso se repita hasta que lo que salga les guste a nuestros políticos. Cuando estaba Franco votábamos muy poco, solo recuerdo que voté una vez, y salió lo que él quería, sin problemas. Ahora con eso de que debe parecer que estamos en una democracia las cosas son más complicadas. Pero en el fondo es lo mismo, si no sale lo que ellos quieren, a votar de nuevo.

Hemos vivido unos meses de una increíble comedia, en que los dirigentes políticos de los grandes partidos nos han tomado a los ciudadanos por idiotas. Las actitudes ridículas y aun más ridículas las explicaciones que nos han dado hace que realmente nos sintamos todos más que cabreados.

Lo que sí se ha demostrado es la incompetencia y falta de voluntad de nuestros dirigentes. No es cuestión de quien tiene la culpa, es cuestión de responsabilidades políticas. Por tanto la primera responsabilidad cae en el Sr. Sanchez que era el encargado de formar gobierno. El no lo ha hecho por incapacidad o por falta de voluntad y por tanto ha fallado y tiene que dimitir. Otros dirigentes como Iglesias y Rivera han demostrado también su incapacidad y total falta de voluntad de responder a lo que los ciudadanos habían pedido en abril y por tanto también sería consecuente que dimitieran. El Sr. Casado se ha mantenido al margen, podría haber ayudado, pero es el que menos responsabilidad tenía de la presente situación.

No es que la labor fuera imposible. En las comunidades y ayuntamientos ha habido muchos casos en que se han tenido que negociar gobiernos de coalición y sea por la derecha o por la izquierda, se han llegado a acuerdos los gobiernos se han formado. ¿Por que no se ha hecho lo mismo en el gobierno de España?

En primer lugar parece que para llegar a los más altos cargos políticos lo que hace falta es mucha ambición y clara mediocridad. Al menos eso es lo que se refleja en los dirigentes políticos que tenemos. La ambición es clara, Sanchez no quiere moverse de donde está ni quiere compartir sillón, Iglesias ha pedido todo el tiempo vicepresidencias y Rivera se cree que encabeza la oposición. La mediocridad se ha visto en la forma en que se han llevado lo que ellos denominan negociaciones.

La comedia que ha sido la negociación entre PSOE y UP es para escribir un comic para explicar a los niños como no se negocia. Desde el principio fue un sinsentido. Iglesias pidiendo vicepresidencias y Sanchez sin querer hablar. Casi todas las ofertas se han hecho a través de los medios de comunicación, en vez de encerrarse los dirigentes y negociar sin prensa alrededor. Constantes comunicados de desconfianza mutua. Iglesias pidiendo ministerios porque no se fían de los socialistas, una buena forma de no conseguir nada.

El punto culminante fue en julio cuando el PSOE ofrece una vicepresidencia y tres ministerios a UP y ellos lo rechazan con Iglesias sintiéndose humillado. Hay que tener mucho ego para sentirse humillado por esa oferta. En agosto hubo una pausa, Sanchez necesitaba vacaciones. Luego en septiembre UP cambia de parecer pero el PSOE retira la oferta. Lo que en julio era sí para uno y no para el otro, en septiembre fue un no del primero y un sí del segundo. Todo absolutamente ridículo.

Mientras el país sin gobierno estable por meses, sin nuevo presupuesto que son absolutamente necesarios y sin resolver los problemas de precariedad que humillan a buena parte de la ciudadania. La prioridad no han sido los ciudadanos sino los intercambios de sillas entre los políticos.

Si vamos a nuevas elecciones es fundamental que esos lideres dimitan. No podemos ir a votar a los mismos paquetes que nos dieron en abril para que nos encontremos en la misma situación en noviembre. No nos pueden enviar a votar de nuevo como si fuéramos un rebaño de ovejas. Si hay que votar de nuevo hacen falta antes unas cuantas dimisiones.

¿Democracia?

lunes, septiembre 16th, 2019

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

El término Democracia lo usamos con frecuencia al referirnos a las formas de gobierno del llamado mundo occidental, pero es un término no muy bien definido. Lo usamos para designar gobiernos que han sido elegidos por votación de los ciudadanos, pero ¿realmente saben los ciudadanos a quiénes eligen?

Si nos vamos atrás unos 150 años estaríamos en una sociedad en que la información era difícil de obtener. Los ciudadanos de los países llamados democráticos en aquella época prácticamente solo tenían los periódicos para conseguir información de los políticos y claro también el contacto personal. A pesar de ellos se elegían políticos bastante cualificados.

Trump con el mapa amañado

Ahora tenemos numerosas fuentes de información, parecería que la situación tendría incluso que mejorar, pero ha sido todo lo contrario. Ahora domina la manipulación informativa a través de algunos medios y sobre todo a través de redes sociales. La situación con los políticos electos en vez de mejorar ha empeorado y mucho. Hace poco más de una década que nos quejábamos del nivel intelectual del presidente George Bush, él no demostró mucha inteligencia que digamos, pero ahora las cosas han empeorado ordenes de magnitud.

Trump, Johnson, Bolsonaro y algunos más han demostrado un nivel barbarie y estupidez que son increíbles en un ser humano, no digamos en personas que llevan en sus manos la política de un país. Todos ellos han sido elegidos por los ciudadanos. Su comportamiento nos puede recordar a personajes como Nerón y Comodo, emperadores de Roma, pero calamidades totales. Al menos ellos no llegaron al trono por votación de los ciudadanos.

Trump vive para estar perennemente en la televisión, siempre pendiente de las cámara y trabajando para ellas. No le importa lo que dice, para él el concepto de verdad o mentira es muy relativo. Lo que él dice por disparatado que sea es verdad, lo que dicen los demás es mentira.

En las últimas semanas hemos visto un ejemplo que parece sacado de una comedia. El día 1 de Septiembre, Trump anunció que «posiblemente Alabama sería azotada (por el huracán Dorian) mucho más fuertemente de lo que se había anticipado». Realmente en aquel momento no había ninguna predicción de que Dorian llegaría a Alabama, por eso se le criticó en la prensa ya que un anuncio de este tipo por parte del presidente del país podía causar temores en la población totalmente injustificados. No paró aquí Trump, el día 4 salió en la televisión mostrando un mapa en que se mostraba la trayectoria prevista del huracán y en el que Trump había prologado la trayectoria trazando a mano con un rotulador negro un posible camino por Alabama. El dijo que esta era la información que tenía y que lo dicho por la prensa eran fake news.

Su actuación fue extrema, en vez de aceptar que se había equivocado con toda la cara dura acusa a los otros de mentir basándose en una obvia falsificación del mapa. Esto es aun más ridículo. Estamos en una época en que con fotoshop se pueden hacer falsificaciones de fotos de gran calidad. Ni siquiera se preocupó de ello. ¿Que puede tener en la mente una persona que comete estupideces de este tamaño?

Además para darse cuenta del ambiente que hay a su alrededor está la reacción de NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) que supervisa al Servicio Meteorológico Nacional. A las pocas horas de la declaración del presidente, NOAA envió un mensaje a los empleados de la agencia meteorológica diciendo que no participaran en ninguna discusión de estos asuntos y se limitaran a dar los informes oficiales. Ya se sabe, si se contradice a Trump puede haber consecuencias en los presupuestos.

Estando en esas circunstancias, ¿hay democracia? Poco indicativo es el que haya elecciones para determinar si estamos en un país democrático. El nivel de los políticos en los puestos más altos es una indicación y esta no es muy positiva. Si unos visitantes de otro planeta llegaran a la Tierra y conocieran a esos políticos creo que su conclusión sería que el mono desciende del hombre.

¿Quiénes son los culpables?

lunes, septiembre 2nd, 2019

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

¿A quién culpamos de la compleja situación del Open Arms? Por como van evolucionando las cosas, al final culparemos a la ONG.

Así empezó el Sr. Salvini, con su brutalidad y arrogancia acostumbrada atacó al «Open Armas» por tráfico de personas. Es triste pensar que con esa actitud que tiene piensa ganar más votos y probablemente tenga razón.

Mientras la vicepresidenta española iba mareando la perdiz durante días sin hacer nada y diciendo lo que los otros tenían que hacer.

El barco de la ONG Open Arms

Lo mismo que ha hecho con sus declaraciones sobre la negociaciones con Podemos. No sé si cree que con esa actitud va a ganar también votos, pero en este caso lo dudo mucho. Espero que no se premie tan elevado nivel de incompetencia.

Durante estas semanas el escuchar a la vicepresidenta hablar cada día en las noticias me provocaba náuseas. En una de sus últimas declaraciones para mi fue más allá de las náuseas lo que me provocó. Según ella se podría multar con casi un millón de euros a los del Open Arms por no tener permiso para rescates.

Ya salió la típica excusa hispánica, hay que tener un papelito firmado primero incluso para salvar vidas.

Su declaración me despertó unos recuerdos del pasado. Cuando era yo niño y estaba en casa de mi abuela Paula me gustaba leer el «Flors santorum» que tenía siempre sobre el escritorio de la salita. Así que fui leyendo las vidas de muchos santos. Después de tantos años me han quedado en la mente algunas historias, pero muchos detalles y nombres se han ido borrando. Curiosamente, cuando escuchaba a la vicepresidenta, una de estas historias emergió en mi cabeza.

Uno de los santos cuya vida estuve leyendo y de cuyo nombre no puedo acordarme, iba un día por la calle cuando un obrero se cayó de un andamio. El santo hizo una invocación, paró al obrero en su caída y lo dejó en el aire. Entonces, se fue corriendo a ver al obispo y pedirle permiso para salvar la vida de este hombre. El obispo se lo dio y él volvió a donde estaba el hombre y lo bajó al suelo despacio, así le salvó la vida. Qué gran ejemplo de lo que la vicepresidenta quiere. Primero hay que pedir el permiso y después actuar. Así si vemos una persona ahogándose en el mar, hay que ir primero corriendo a una oficina del gobierno, sacarnos el correspondiente permiso de rescate y después podemos sacarle del mar salvarle la vida y a la vez evitamos una multa.

Durante el mismo periodo en que la vicepresidenta nos contaba estas historias, la Unión Europea que debería hacerse responsable de las víctimas del Mediterráneo, ha estado echando balones fuera en todo este asunto. Parece que la solución que ven al problema de la emigración y que no dicen es que sigan muriendo personas en el mar. Así habrá menos inmigrantes y menos decisiones a tomar.

También han estado aumentando los insultos y ataques a la ONG en las redes. Es curioso que muchos de estos ataques vienen de grupos que se consideran fervientes cristianos. El mismo Salvini definió así su postura: «soy católico pero no soy tonto».

Italia ha decidido inmovilizar el barco «Open Arms» por «graves anomalías de seguridad». Estas anomalías las describen como deficiencias en materia de seguridad de la navegación, respeto al medio ambiente marino, adiestramiento y familiarización de la tripulación con los procedimientos de emergencia previstos a bordo.

Por si no fuera poco, Vox la ha presentado una denuncia contra Open Arms. La acusa de favorecer la inmigración ilegal y de presuntos delitos de infracción de la Ley Marítima y colaboración con organización criminal para el tráfico de personas. Vox exige la detención del capitán, Óscar Camps, y solicita que el buque sea inmovilizado cuando llegue a España e incautado.

Es posible que los del Open Arms cometieran alguna irregularidad en orden de salvar vidas y que por ello sean declarados culpables.

A los que desde su legalidad jugaron con esas vidas y las pusieron en riesgo por intereses políticos, esos nunca serán declarados culpables de nada.