Archive for febrero, 2020

Las primarias del Partido Demócrata

lunes, febrero 17th, 2020

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

El mes de febrero esta siendo un mal mes para la democracia en EE. UU., pero no quiero hablar de lo más negro que ha pasado, sino del posible cambio iniciado por las primarias del partido Demócrata. Sobre todo porque algunas de las noticias que se han publicado en España no han sido muy exactas y algunos han acusado a Bernie Sanders de faltar a la verdad.

Las primarias en EE.UU. son un proceso complejo y no me sorprende que haya habido confusiones. El proceso ha empezado ahora, durará varios meses y culminará en un congreso en el mes de Julio en el que los representantes de los diferentes estados votarán al candidato a la presidencia. El proceso no solo es de larga duración sino también complicado.

Berni Sanders celebrando su victoria en la Universidad de New Hampshire

El primer estado en elegir los representantes es Iowa. Un Estado con algo más de 3 millones de habitantes. Este año ha sido particularmente difícil por fallos informáticos según explica la dirección del partido Demócrata en Iowa. Las elecciones fueron un lunes y hasta el viernes no se supieron los resultados, algo que levantó sospechas.

En Iowa es un “caucus”y el proceso de elección es el siguiente. En una primera vuelta, los participantes en el caucus votan a los candidatos. En esta votación Bernie Sanders obtuvo el 24,75% de los votos seguido por Pete Buttigieg con el 21,29%, Elizabeth Warren con el 18,44%, Joe Biden con el 14,95% y Amy Klobuchar con el 12,73%. Es en ese sentido que Sanders dice que ganó en Iowa. En una segunda vuelta, vuelven a votar los participantes lo que permite re-alienarse de acuerdo con los resultados de la primera votación. No hubo muchos cambios en esta segunda votación y el orden fue el mismo con Sanders a la cabeza.

Después se mira la distribución territorial, el estado esta dividido en cuatro distritos, y se calculan los votos de los llamados Delegados equivalentes del Estado y aquí es donde Buttigieg pasa a ser el primero con el 26,21% de los “votos equivalentes”, Sanders le sigue de cerca con el 26,12%, luego Warren con el 17,98%, Biden con el 15,85% y Klobuchar con el 12,27%. En este último resultado Buttigieg pasa a ser el ganador en delegados de Iowa. Sanders ha pedido una revisión de estos resultados.

Como se puede apreciar el proceso es complicado y uno puede preguntarse ¿donde se ha ido la democracia? Si a este proceso se suma los supuestos problemas informáticos, se levantaron muchas dudas sobre lo que pasó. Como algunos han dicho, el ganador final de Iowa ha sido Trump.

Las sospechas en este caso eran debidas a que los mandos del partido Demócrata ve con muy malos ojos a Sanders, un “viejo comunista”. Para muchos es inaceptable a pesar de ser un político con una seria trayectoria y con um programa progresista. Cae mejor Buttigieg ya que es joven y centrista, aceptable en Wall Street, pero también tiene un problema. Pete Buttigieg es abiertamente gay y casado con Chasten Buttigieg. Se teme, que en un país con tantos que se auto-identifican con el cristianismo, no pueda tener éxito frente a Trump, “un hombre elegido por Dios para presidir América”. El preferido por el aparato del partido es Biden, pero este no pasó del cuarto puesto en todas las vueltas.

En New Hampshire el sistema sistema se llama primarias y es más simple, solo votación directa. Los resultados han sido parecidos a Iowa con Sanders a la cabeza seguido de cerca de Buttigieg. El único cambio importante ha sido que Amy Klobuchar ha pasado al tercer puesto. El preferido del partido Joe Biden se desploma al quinto lugar. De momento Sanders se está consolidando como la cabeza del grupo.

El nivel de nerviosismo en la maquina del partido Demócrata es muy alto y no saben como parar a Sanders. Claro que aun faltan meses para el congreso del partido Demócrata con muchos Estados a participar. Todo puede cambiar, pero es interesante y curioso que los menos aceptables por el establishment estén ganando.

¿Realidad o ficción?

lunes, febrero 3rd, 2020

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

¿Dónde estoy? Tengo la impresión de que mi vida ha sido trasladada a otro planeta, y no al Nibiru donde estaría con los míos. He cambiado de realidad y estoy como en una comedia irreal, en una realidad virtual posiblemente.

Cuando llegué a Estados Unidos, hace ya casi 44 años, hubo muchas cosas que me encantaron del país. Una sobre todas, el sentido de profesionalidad y la capacidad de desarrollar una carrera por uno mismo sin necesidad de favores o amistades. No te pedían certificados de nada, se fiaban de tu palabra, pero si te pillaban mintiendo estabas acabado. Es la mentalidad luterana muy típica del norte de Europa y que ayuda a dar una seriedad básica a todas las profesiones, incluyendo a los políticos. Si un político mentía tenía que dimitir y no tenía un claro futuro.

El presidente Trump y el vicepresidente Pence bendecidos por los pastores cristianos evangelistas, que visitaron la Casa Blanca. A la izquierda, Paula White

Esta semana el Washington Post ha publicado las estadísticas de las mentiras y afirmaciones falsas que ha hecho Trump durante sus tres años de gobierno, en total 16.241. En 2019 ha superado en número de afirmaciones el total de los dos años anteriores. Es un récord difícil de superar y una situación imposible de entender. Hemos tenido en estos años algunos presidentes no muy inteligentes, pero ese nivel de conducta no se había visto antes.

Ahora el proceso de impeachment está en el Senado para ser juzgado, su presidente, Mitch McConnell, republicano, ha cambiado las reglas de juego para que en el juicio no se pueda interrogar a testigos. Así quiere que el juicio sea rápido y absolutorio, cosa que probablemente será, ya que tiene mayoría. Este es otro comportamiento totalmente fuera de la buenas costumbres y maneras del Senado. Mientras, Trump sigue insultando y amenazando a todos los que participan en el proceso contra él. Se comporta como un vulgar dictador.

Trump sigue desmontando el sistema de estudios sobre el clima. Una manera ha sido cambiando las oficinas para predicción del clima asociadas al Departamento de Agricultura de Washington DC a Kansas. Muchos de los científicos, ya cansados por el trato recibido y ahora obligados a cambiar de vida, se han ido a otros empleos y el Departamento ha quedado vacío de científicos. En la situación presente de cambio del clima, los campesinos que dependen de estas informaciones para determinar el momento de siembra ahora se han que dado sin la información necesaria, cosa que lamentan. En los primeros dos años del gobierno de Trump más de 1.600 científicos empleados federales han dejado sus puestos. Esto representa una disminución de 1.5% comparado con un crecimiento del 8% en tiempos de Obama.

También se ha montado una ofensiva contra el aborto. Se quiere cambiar la decisión del tribunal Supremo que lo autorizó. Trump esta haciendo campaña a favor de ello con todo el apoyo de grupos religiosos que están a favor de la restricción. Su Ministra de Educación ha declarado que aceptar el aborto es equivalente a aceptar la esclavitud. La pastora Paula White, bella dama y directora espiritual de Trump, en un sermón ha declarado que “todos los embarazos satánicos deberían acabar en un mal parto.”

Luego están los cristianos evangelistas, que están esperando el fin de los tiempos y la segunda llegada de Cristo, están entusiasmados con Trump ya que creen que él traerá el fin del mundo. Bastantes grupos cristianos han apoyado desde el principio la presidencia de Trump. Según ellos, su presidencia fue ya anunciada en la Biblia, Isaias 45, él es el presidente número 45. Cristianos evangelistas en grupo fueron a la oficina oval a bendecirlo y desearle el apoyo de Cristo en su trabajo. Ahora se ha transformado el entusiasmo en apocalíptico.

En un país construido por emigrantes para emigrantes, Trump, que es hijo de emigrantes y está casado con una emigrante, mantiene a numerosos emigrantes de la frontera sur encerrados en centros y a otros muchos más acampados junto a la frontera esperando poder entrar. Nada ha dicho Paula White sobre eso.

¿Es todo eso realidad o ficción? ¿En qué mundo estoy?