Archive for julio, 2020

Trump, ese sinvergüenza

lunes, julio 20th, 2020

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Trump empieza a tener problema serios de imagen en Estados Unidos. No es que su imagen haya sido muy buena entre personas ‘normales’, pero sabía venderla bien en un amplio sector de votantes. En estas últimas semanas han aparecido dos libros que no le son precisamente favorables. El hizo todo lo posible para que no se publicaran, pero la prensa como es lógico tuvo acceso a ellos y ahora ya están a la venta.

El primer libro fue de John Bolton que era National Security Adviser del presidente Trump durante un año y medio. Se titula «La habitación donde pasó» y pone de manifiesto claramente la incapacidad de Trump para ejercer las labores de presidente. Muestra su ignorancia en cuestiones básicas, su afán de interferir en la Justicia y su forma corrupta de proceder con otros países.

Roger Stone, socio y amigo de Donald Trump

El otro libro es el de Mary L. Trump, sobrina del presidente y sicóloga de profesión. El libro se titula «Demasiado y nunca suficiente: como mi familia creo al hombre más peligroso del mundo». El título ya dice mucho. En el cuenta toda la historia de una familia disfuncional. A la vista de la dureza y el maltrato que su padre dio a su hermano mayor cada vez que cometía un error, Trump desarrolló su estrategia de mentir sistemáticamente y nunca aceptar haber cometido un error.

La descripción que estos libros hacen de Trump no puede ser no puede ser peor para alguien que pretenda seguir siendo presidente. De todas formas no debería ser necesario ir con tanto detalle en su vida para saber que no se debe votar a esa persona, sus hechos deberían ser suficientes para llegar a esa conclusión.

Ahora todos sus esfuerzos están dirigidos a que se vuelva a la normalidad. Abrir escuelas y universidades, normalidad laboral, etc. Mientras el número de infecciones sube dramáticamente. De esto culpa a médicos y científicos que según él usan la ciencia con fines políticos. La Casa Blanca ahora usa la cifra de muertos, ya que aun las muertes no han empezado a repuntar. Ataca al Dr. Fauci, el que fue el Fernando Simón en Estados Unidos y que Trump apartó por no seguir sus ordenes. La posición de Trump con respecto a la pandemia es que «ya pasará». Ahora hay que reconstruir la economía antes del 4 de noviembre cuando hay las elecciones presidenciales.

Pero como siempre, Trump se ha superado a si mismo cometiendo lo que se ha llamado un hecho histórico de corrupción sin precedentes. Se trata de la conmutación de la pena de prisión a su socio y amigo Roger Stone. Este está condenado por varios delitos a tres años de cárcel y alguno de estos delitos fueron para proteger al mismo Trump. Eso es lo que hace que este caso sea un caso de corrupción.

2 Trump ya había ejercido más de una docena de perdones a personas de su entorno político y por delitos que otros presidentes no hubieran aceptado como perdonables. Por ejemplo en el caso de asesinatos. Tampoco suele hacer caso de las recomendaciones judiciales que acompañan a las peticiones de perdón.

En el caso de Roger Stone ha ido más allá. Se ha saltado el orden de peticiones y lo ha puesto el primero. Stone había sido sentenciado por siete delitos entre ellos mentir al Congreso con relación de las actividades de Rusia con la elección de Trump. Por tanto, mintió para proteger a Trump. Como ha dicho Mitt Romney, senador republicano, una cosa así no se hubiera atrevido hacerla ni Nixon.

Trump ha continuado acusando a diestro y siniestro de que Stone había sufrido una persecución política. Culpando a Muller de que debido a su fallo de poder probar la conspiración con Rusia, habían cargado contra Stone. Acusaciones a los Demócratas del uso político de la justicia. Como siempre todo el mundo es culpable menos Trump.

Trump sigue con sus mentiras constantes. El «Washington Post» ya lleva contabilizadas más de 20 000 falsedades que ha dicho Trump desde que es presidente. A pesar de todo esto queda aun en el aire la pregunta: ¿será capaz de ganar las próximas elecciones?

La Tierra cambia

martes, julio 7th, 2020

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Cuando andamos, pisamos el suelo con la sensación de que ese suelo es firme y casi eterno. La Tierra esta siempre aquí y nada cambia. Pero no es así, la Tierra cambia y evoluciona constantemente. Eso lo hemos visto estos días cuando de pronto hemos oido hablar de nuevo de Zelandia, el octavo continente que ahora está bajo el mar.

La cosa pasó hace unos 84 millones de años, no es ayer para nosotros pero es casi ayer para la Tierra. Fue cuando se separaron Australia y la Antártida y como resultado se hundió en el Océano Pacífico Zelandia, ese octavo continente que los unía. Nos enteramos de lo que pasó solo hace tres años, cuando se descubrió y empezó a explorar ese territorio submarino. Esas exploraciones fueron muy detalladas extrayéndose miles de muestras en las que se encontraron centenares fósiles de lo animales que lo poblaban.

Mapa de Zelandia, el continente sumergido

En estos días, científicos de Nueva Zelanda han hecho público un mapa detallado de Zelandia en una pagina web, de forma que se puede explorar con detalle ese continente. Esto es lo que ha llevado de nuevo ese continente a la actualidad. Es importante tenerlo presente como un ejemplo de que grandes cambios pueden ocurrir y han ocurrido en el planeta.

Ahora los cambios más obvios se ven en el clima, ya he hablado de eso bastantes veces en estas páginas, pero creo que es muy importante seguir hablando y discutiendo las novedades que hay y de las que casi no mencionan la mayoría de medios de comunicación. De nuevo hemos tenido un record este mes de Mayo como el más caliente desde que tenemos datos. Sigue sin parar el aumento de la temperatura en la Tierra y eso nos puede llevar a más serios cambios, más serios que la presente pandemia.

Como hemos visto últimamente, los aumentos térmicos han sido más pronunciados en el norte de Estados Unidos y en la zona norte de Siberia. En la zona de New England y en el Este de Canada se han llegado a temperatures record por esa época del año, unos diez grados por encima de la temperatura media habitual. En Siberia, en la ciudad de Verkhoyansk, al norte del circulo polar Artico, hace unos 15 días se llegó a los 38 grados, la temperatura más alta de su historia.

Con esos aumentos de temperatura en Siberia se está fundiendo el permafrost creando serios problemas. Como ciudades están construidas sobre el permafrost esto afecta a la estabilidad de los edificios y al futuro de cultivos. Aparte de los problemas a más largo plazo, un serio problema ha sido la rotura de un tanque de combustible en Norilsk en donde se almacenaban veinte mil toneladas de diesel. El combustible se ha desparramado a un rio cercano, el Ambarnaya, causando una catástrofe medio-ambiental de serias consecuencias para la región.

A pesar de la negativa de algunos a reconocer el cambio climático, el aumento térmico es sistemático en particular en los últimos años. Ya se ve muy difícil parar esa subida y controlar sus consecuencias.

Alguien puede decir: Siberia está muy lejos, eso no me afecta a mi. Curiosamente ha aparecido estos días un estudio que ilustra como algo lejano nos puede afectar. Los años 43 y 42 antes de la era común, en Europa y el norte de Africa, fueron muchos más fríos y lluviosos que lo normal. Se destruyeron las cosechas, hubo hambrunas y enfermedades como consecuencia. Esto generó una grave crisis social. Esto pasaba al año siguiente del asesinato de Julio Cesar. Esta tensión social contribuyó de forma importante a la caída de la República Romana y la implantación del Imperio.

El cambio en el clima durante estos dos años fue consecuencia de una gran erupción volcánica. Ahora se ha identificado el volcán que causó el problema. Es el monte Okmok en la isla de Umnak en las costas de Alaska. O sea que no fue un volcán en una esquina del Mediterráneo sino cerca del circulo polar Artico.

El planeta sigue cambiando y estos cambios nos afectan a todos los que lo habitamos. Pero no hay que olvidar que somos nosotros los responsables del cambio climático global.