Archive for noviembre, 2020

…Y la incertidumbre sigue

lunes, noviembre 23rd, 2020

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

La incertidumbre con la posición de Trump sigue. Está intentando demostrar que es él ganador de las elecciones llevando protestas a los tribunales por supuestos abusos electorales de Biden. No hay pruebas de nada y muchos jueces ya han rechazado sus demandas, pero la comedia sigue. Mientras, está creando toda clase de problemas a través del gobierno para su sucesor. Sigue echando personal que no considera de su confianza, como altos mandos militares y sustituyéndolos por personas leales a su persona, lo que ha causado grave preocupación en el Pentágono.

Trump sigue desmontando las regulaciones para proteger al medio ambiente, ya ha cancelado unas 150 de estas reglas. Ahora y a toda prisa están sacando a subasta los derechos de extracción de petróleo en el Parque Natural del Ártico en el norte de Alaska. Una zona protegida para mantener la fauna de la región que está seriamente amenazada por el cambio climático.

Emily Murphy, la persona encargada de facilitar la transición al nuevo presidente.

La persona del gobierno encargada de conectar con el equipo entrante y facilitar la transición, Emily Murphy, se ha negado a reunirse con Biden y sus representantes. Esto puede tener consecuencias muy negativas si Biden tiene que tomar el gobierno sin estar informado de muchos de los aspectos que no son de conocimiento público. Biden ha manifestado que con el problema del coronavirus estos contactos son fundamentales y que está en juego la vida de personas.

¿Cual es la estrategia de Trump en todo eso? Es difícil saber primero si es que hay una estrategia o es un mero pataleo de mal perdedor. También el miedo a ser juzgado y encarcelado por diversas causas que tiene pendientes se puede sumar a su actitud. Lo que si está claro es que va a poner el máximo de trabas al futuro gobierno.

Aparte de lo preocupante que son todas estas actividades de Trump, a mi me resulta aun más preocupante su impacto negativo en la cultura democrática. Una sociedad no es democrática si simplemente se va a votar una lista de nombres cada cuatro años, hay muchas más condiciones para ser plenamente democrática. Una de ellas es la desarrollar una cultura que respete esos valores democráticos.

Para empezar esa cultura implica un sentido de respeto al adversario político que representa a una parte de la ciudadanía. Esto implica una capacidad de diálogo y el poder hacer pactos cuando es necesario para el país. Esas cualidades las encontré desde el principio de mi estancia en USA. Incluso muchas veces algunos de los políticos de un partido votaban en contra de su partido si era lo conveniente para los ciudadanos de los recintos que ellos representaban. La lealtad era primero a los ciudadanos que a su partido.

También ese respeto se manifiesta en la forma de criticar al adversario, sin insultos y con una crítica constructiva. Además se valoraba sobre todo el decir la verdad, mentir era una mancha que te marcaba el resto de tu vida. Evidentemente también es parte de esa cultura el saber ganar y el saber perder. Ese tipo de cultura democrática tristemente no la he visto desarrollarse aún en España.

Aunque en USA esa cultura estaba bastante arraigada, con el tiempo se deterioró algo. Sobre todo con la llegada de Obama, parte del Partido Republicano no se comportó adecuadamente con él. Desgraciadamente no era aceptable para ellos que una persona de origen afroamericano fuera presidente. Pero la situación ha cambiado totalmente con Trump. Su comportamiento ha violado todas las bases de esa cultura de una forma incomprensible.

El comportamiento de Trump en ese periodo, que debería ser de transición, viola todas las normas de conducta de los presidentes en el pasado. Trump miente sistemáticamente, no acepta haber perdido, y hace lo posible para entorpecer la transición. Su conducta va contra la cultura democrática. Es muy preocupante esa situación por el impacto que pueda tener a largo plazo.

Las elecciones en Estados Unidos

lunes, noviembre 9th, 2020

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

El día 1 de noviembre regresé a Oak Ridge después de estar varios meses en España. Viaje que fue largo debido a la reducción de vuelos intercontinentales por causa de la pandemia. Tuve que ir por Amsterdam lo que hizo que el viaje durara unas 20 horas. Pero, a pesar de pasar por cuatro aeropuertos, nadie me hizo ningún control por el Covid-19 ni me preguntaron nada relacionado con esta enfermedad. Eso sí había más controles, pero eran los de siempre repetidos.

Llegué pues a Estados Unidos dos días antes de las elecciones. No por ello pararon los partidos ni los candidatos de escribirme correos electrónicos pidiendo dinero para las elecciones. Estos días el número de correos relacionados con las elecciones superaban los 100 diarios. El gasto este año en las elecciones ha sido el más alto de la historia. Se estima en 14 mil millones de dólares. La cantidad de problemas sociales que se podrían haber resuelto con ese dinero!

Trump anunciando su “victoria” la noche electoral

En Estados Unidos no hay día de reflexión, ni la propaganda para mientras la gente va a votar. Incluso frente a las oficinas donde se vota hay grupos de gente haciendo propaganda de los candidatos. Bueno en donde vivo la propaganda se limitaba a los partidarios de Trump. En Tennessee siempre gana por amplia mayoría el partido Republicano.

El numero de votos previos al día de las elecciones ha sido este año muy grande, se ha estimado en 70% de todos los votos que se emitieron en las elecciones de 2016. Parte han sido votos presenciales y parte por correo. Días antes de las elecciones y en varios Estados empezó una campaña por parte del partido Republicano de eliminar los votos llegados por correo. Cuando estas iniciativas se llevaron a los tribunales, los jueces no autorizaron esta eliminación de votos. Todo esto estaba estimulado por Trump que quería eliminar esos votos que suponía que no le favorecían.

Buena parte de la prensa y de las encuestas antes de las elecciones proyectaban a Biden como claramente ganador. Una vez más estas encuestas parece que han fallado en sus predicciones. Una y otra vez vemos que las encuestas previas a una elección no reflejan los resultados electorales. No se si es por las intenciones de quienes hacen las encuestas o por la falsa información que dan los encuestados. Me acuerdo de que cuando el general de Gaulle era presidente de Francia, casi nadie reconocía haberle votado pero él ganaba por amplia mayoría. Podríamos tener un caso parecido con Trump. Hay gente que prefiere no reconocer que lo ha votado.

Hoy, estoy escribiendo el día 5, estamos ante una situación que no es clara. Evidentemente los dos candidatos están muy cerca de un empate con ligera ventaja de Biden y no se aclarará la situación hasta que se hayan contado todos los votos y eso puede tardar. De los Estados en que se conocen los resultados, casi todos siguen en el mismo bando que en las últimas elecciones. La tensión en la población es alta en espera de los resultados.

Justo acabadas las elecciones y anunciados los resultados iniciales que como decía no dan una situación clara, Biden pedía a sus votantes esperar hasta que se contara el último voto antes de llegar a conclusiones. Por su parte, Trump tomaba la posición esperada, se declaraba vencedor y acusaba a los Demócratas de fraude electoral sin presentar ninguna prueba y ya ha empezado batallas legales en varios Estados. Por tanto se nos abre el esperado periodo de confusión en el que Trump, si no gana finalmente, hará todo tipo de trucos para permanecer en la presidencia.

Estamos en una situación en que la capacidad de resistencia del estado democrático se pondrá en prueba. La ambición de Trump puede llevarle a forzar el sistema, pero siempre con la colaboración de la mayoría de su partido que no quieren enfrentarse a la situación real. En situaciones como estas, la mayor culpabilidad está en quienes lo toleran y se callan para no poner en peligro sus puestos.