Archive for the ‘Sin categoría’ Category

Erosionando la democracia

lunes, abril 26th, 2021

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Cada vez que oigo a un político decir que en un Estado de derecho hay que obedecer las leyes, me sube la presión, ya que todos los Estados se consideran de derecho y en muchos se usan las leyes para erosionar la democracia. En España hemos visto como la ley mordaza se impuso para restringir la libertad y no parece que a pesar de las promesas la vayan a eliminar pronto. Por otra parte, la Sra. Ayuso pone las elecciones en un día de trabajo después de un puente con lo que los trabajadores tendrán más dificultades en ir a votar. Son ejemplos puntuales de cómo se usa la ley en contra la democracia.

Alfabeto creado con distritos electorales

En Estados Unidos las cosas están aun peor. Muchos no han aceptado aun que tengan derecho a votar la gente de color y hay toda clase de trucos a nivel de los estados para minimizar y debilitar su participación en las elecciones. Durante años los estados han practicado lo que aquí llaman el gerrymandering, esto es rediseñar continuamente los distritos electorales para asegurarse que en ninguno domina el votante de color.

Con el gerrymandering se han diseñado todo tipo de extrañas formas de estos distritos hasta tal punto que alguien construyó un alfabeto a base de estos distritos, como se puede ver en el gráfico adjunto.

Es un proceso continuo que se practica principalmente en los estados controlados por el Partido Republicano. Todo eso es legal dentro del «Estado de derecho».

Otro detalle en que se basan es el exigir identificación a la hora de votar, pero en Estados Unidos no hay DNI. Yo que no he conducido en la vida, me saqué un carnet de conducir, que pone explícitamente que no puedo conducir, como identificación. También se puede usar pasaporte, pero ambos hay que pagarlos. Por tanto son bastantes las personas de clase humilde que no tienen identificación y por tanto no pueden votar.

La situación ha empeorado mucho este año. El año pasado, Trump estuvo acusando constantemente, antes y después de las elecciones, a los demócratas generar votos falsos. Él sigue aún con esta historia a pesar de no haber podido demostrar un solo caso. Lo que sí hubo es un gran incremento del voto de gente de color que hizo que los demócratas ganaran en estados normalmente controlados por los republicanos.

Por desgracia muchos republicanos creyeron, o fingieron creer, lo que dijo Trump y se apresuraron a modificar en la mayoría de estados las leyes de las elecciones. Así en 2021, desde el 1 de enero hasta el 24 de marzo, se han introducido 561 leyes en 43 de los estados de la Unión dedicadas a la supresión de votos. Algo nunca visto anteriormente. Las nefastas consecuencias de la era Trump siguen.

En Georgia, donde Stacey Adams, una política afroamericana, movilizó el voto demócrata consiguiendo que ganaran después de años de dominio republicano, la reacción ha sido muy fuerte. Se ha pasado una ley, 98 páginas, limitando de todas formas posibles la capacidad de votar. Ya no es el gerrymandering solamente, los votantes tendrán menos tiempo para solicitar el voto por correo, han prohibido el enviar por correo la documentación necesaria para pedir el voto, los centros móviles de voto se han eliminado, será mucho más difícil extender las horas de voto si ha habido problemas, y así muchos más detalles. Probablemente el más llamativo es el de que se considere delito ofrecer bebida y alimentos a las personas haciendo cola para votar.

Lo que ha sido aun más sorprendente es que las grandes compañías asentadas en Georgia, como Delta Airlines, Coca-Cola, y otras muchas compañías se han sumado después, han protestado de estas restricciones de voto y han amenazado el suspender actividades.

Por ejemplo el final de la Liga de béisbol ya no se celebrará en Atlanta. Veremos a qué consecuencias llevan estas protestas.

Para un Estado ser realmente un Estado de derecho no deberían usarse las leyes para limitar y erosionar los principios democráticos, sino para reforzar estos principios.

¿Cuándo murió Jesús?

lunes, abril 12th, 2021

Erosionando la democracia

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Ya pasó otra Semana Santa. Cuando de niño, vivía en Mahón, la Semana Santa era una gran fiesta familiar. Todos éramos de la congregación del Via Crucis de la iglesia de San Francisco. Todos íbamos a las procesiones, yo empecé a ir a los cinco años, y disfrutábamos. En particular lo de poder dar caramelos a las chicas guapas, a las que no me hubiera atrevido a acercarme sin capuchón, era todo un placer. Mirado con la perspectiva de los años, me doy cuenta de que poco de religión había en todas esas fiestas, al menos como las viví yo.

Las cosas han cambiado muchos con los años y si algo me despiertan estas fiestas son las ganas de conocer más la realidad de aquel Jesús histórico del que no nos hablaban entonces, pero que en realidad hay que reconocer que su impacto en el mundo occidental ha sido enorme.

Una de las pocas cosas que están claramente sustentadas por documentación histórica es que Jesús fue condenado a muerte y crucificado bajo el dominio de Poncio Pilatos, pero los detalles no están muy claros. Las informaciones más directas están en los evangelios y estos hay que examinarlos con cuidado.

Una de las primeras cosas con las que nos enfrentamos al buscar fechas en la historia judía es el problema de los calendarios.

Durante el dominio griego, los judíos fueron obligados a adoptar el calendario lunar, un año de 354 días y doce meses que seis de cada diecinueve años tenía que incluir un mes extra para compensar los desfases. Pero más lioso es aún el hecho de que el día judío empieza al anochecer, así la cena del viernes es ya la comida del sábado para ellos.

Para analizar el contenido histórico de los evangelios, no hay que leerlos en forma vertical, eso es uno tras de otro, sino en paralelo y concentrarse en eventos concretos. Es un buen ejercicio hacerlo en el caso de la pasión de Jesús con los evangelios de Marcos y Juan. En ambos evangelios, Jesús y sus discípulos van a Jerusalén a celebrar la Pascua judía, la conmemoración de la salida de Egipto, pero pronto empiezan a variar los detalles de la estancia.

En el evangelio de Marcos, Jesús da instrucciones a los discípulos de cómo y dónde celebrar la cena pascual. En la noche en que empieza el día de Pascua celebran la cena y después Jesús es detenido, y acaba crucificado alrededor de las nueve de la mañana siguiente, que aún es Pascua.

En el evangelio de Juan, Jesús no da instrucciones para la cena ya que es el día antes de Pascua, tienen una cena normal, después Jesús es detenido y crucificado la tarde siguiente, que aún no es Pascua. Esto se confirma en Juan 19.14 cuando Pilatos emite su veredicto y el evangelio comenta: «Era el día de Preparación de la Pascua, hacia el mediodía». Por tanto hay un día de diferencia entre las dos narraciones.

El evangelio de Juan es el que se escribió más tarde, unos 70 años después de la muerte de Jesús, en aquel tiempo no había datos a disposición de nadie y no debía quedar ya ningún testigo, en cambio el de Marcos fue escrito unos 30 años después de su muerte. Con intervalos de tiempo tan largos, puede que la información no fuera ya buena. Además es posible que siendo el evangelio de Juan el más teológico quisieran hacer coincidir la muerte de Jesús con el día de Preparación de la Pascua en que se sacrificaba el cordero pascual.

También es posible que las versiones originales de los evangelios estuvieran de acuerdo pero que las copias que nos han llegado tengan errores, fortuitos o intencionados. El número de errores detectados en copias del Nuevo Testamento es muy grande y eso no se puede excluir.

Autores cristianos han argumentado de muchas maneras que los dos evangelios están de acuerdo, pero no son nada creíbles estos argumentos. De todas formas, desde la perspectiva de entender el Jesús histórico esta discrepancia no tiene mucha importancia.

Pero muestra una vez más las dificultades de reconstruir la vida de ese Jesús histórico.

En cualquier caso, no se puede responder con certeza a la pregunta: ¿cuándo murió Jesús?

Discursos de odio

lunes, marzo 29th, 2021

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Últimamente ha crecido el número de discursos de odio que algunos políticos usan para comprar votos. Parece que no tienen en cuenta las nefastas consecuencias que pueden tener ese tipo de posturas tanto a corto como a largo plazo. En Trump tuvimos un ejemplo clarísimo de esta actitud y aun sufrimos serias consecuencias.

Ya se vio claramente el caso de su discurso de 6 de enero que incitó el asalto en el Congreso. Como consecuencia del asalto cinco personas perdieron la vida. El terror fue grande para muchos políticos refugiados en los sótanos como contó Alexandria Ocasio-Cortez días después. En particular ella pasó mucho miedo ya que recibió mensajes diciendo que iban a por ella. Pero la tragedia no se limitó a lo que pasó aquel día ya que dos policías murieron, uno horas y el otro días después por suicido. No pudieron soportar el fallo en el control y las crítica posteriores. Las consecuencia de todo eso aún siguen ya que continúan las amenazas por parte de los grupos extremistas.

Manifestación en Washington en contra de los ataques a los asiáticos

Pero ese no fue el único caso de discurso de odio por parte de Trump. El atacó tanto a emigrantes sudamericanos como a los afroamericanos.

A los emigrantes suramericanos los calificó de «ladrones y violadores» y los trató de manera miserable separando los hijos de los padres problema que aun no se ha resuelto del todo. A los afroamericanos, en particular a los que se manifestaban por black lives matter, los trató de violentos y antifascistas y defendió a los policías que mataron a varios durante las manifestaciones. Pero a estas actitudes aquí ya estamos por desgracia acostumbrados, aunque no por parte de un presidente en activo.

Lo novedoso de Trump fueron sus discursos y tuits de odio contra China que ha desencadenado violencia contra las comunidades de origen asiático en Estados Unidos. Aunque los ataques iban contra los chinos, la mayoría de la gente no distingue entre chinos, vietnamitas, coreanos o japoneses. Esto ha abierto una nueva ola de ataques contra miembros de comunidades asiáticas.

Trump empezó con la cuestión del cambio climático, diciendo que era un «cuento chino». Esta expresión no debe interpretarse en el sentido que lo decimos en castellano. Trump lo decía infiriendo que los chinos lo habían inventado como ataque a la economía americana. Trataban de destruir la industria del carbón y del petróleo. Esto no tiene ni pies ni cabeza, pero siempre hay gente dispuesta a creérselo.

Lo peor vino con la pandemia. Trump acusó a China de crear el virus y propagarlo. Para él, el virus era el virus chino. Nunca dejó de llamarlo así y mucha gente se lo ha creído. Así empezaron los ataques a personas de origen oriental. Está situación ha llegado a su punto máximo con la matanza de ocho personas, seis de ellas mujeres de origen asiático, en Atlanta hace unos días.

No sabemos aun con certeza la razón de la matanza, pero la población asiática ha reaccionado manifestando su miedo por la situación presente. Aunque casi lo más grave de la matanza fue la explicación que dio el oficial de la policía por lo que había pasado. Dijo que la persona responsable del tiroteo, un joven de unos 30 años, había tenido un mal día. La gente se quedó pasmada con esa explicación.

Luego resultó que este policía tenía en Facebook propaganda de camisetas con insultos a los asiáticos. Una situación increíble.

No hay aun cifras oficiales sobre los ataques sufridos por asiáticos. Cuando empezaron los ataques surgió un grupo llamado Stop AAPI Hate (Parad Asian American Pacific Islands Odio). Este grupo ha indicado que desde que se creo en marzo del año pasado hasta febrero de este año han habido 3795 ataques, uno de ellos con víctima mortal. La preocupación y el miedo sigue aumentando.

Lo grave de los discursos de odio por parte de los políticos es que no se sabe hasta donde pueden llegar las consecuencias.

Trump se ha marchado, pero las consecuencias de sus insultos aún siguen.

Texas y la economía neoliberal

lunes, marzo 15th, 2021

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Los estados del sur de Estados Unidos son fuertemente conservadores y en general sus ciudadanos eligen a políticos del Partido Republicano para el gobierno del estado. Texas puede que sea uno de los más conservadores, desde la mitad del siglo pasado el Partido Republicano ha controlado el estado.

El resultado de ese control republicano es que siguen políticas económicas al modelo de Reagan. Una de ellas es la llamada trickle-down economics, o sea la economía basada en el goteo hacia abajo.

¿En qué se traduce eso? Se cortan los impuestos a los niveles más altos con la esperanza (o la justificación) de que los beneficios económicos, más inversiones y más gasto, vayan goteando a los niveles bajos. En la práctica pocas gotitas caen.

Un paisaje nevado poco usual en Texas.

Lo que pasa es que al bajar los impuestos a las grandes fortunas cada vez hay más multimillonarios que se van mudando a los estados del sur. Uno de los últimos ha sido Elon Musk. No parece que estas mudanzas hayan ayudados a estos estados. Algo parecido esta sucediendo en España con respecto a la comunidad de Madrid, en donde se han reducido mucho los impuestos de sucesiones.

Pero no es solo en la reducción de impuestos que se caracteriza la política de Texas, está también la eliminación o reducción de regulaciones de todo tipo. Evidentemente las que afectan al cambio climático son las primeras en ser reducidas ya que como dijo Trump «el cambio climático es un cuento chino».

Por otra parte, Texas tiene su propia red eléctrica, separada del resto de Estados Unidos, y sus regulaciones son mínimas.

Como dijo un exgobernador del estado, los tejanos prefieren estar tres días sin luz que tener regulaciones. Todo perfecto.

El problema es que el cambio climático no es un cuento chino y una de sus consecuencias es el haber abierto un camino de tormentas que va desde Alaska al sur de Estados Unidos pasando por el centro y luego sube de nuevo por el este, cruza el Atlántico y va a Europa. España ya es blanco acostumbrado de estas tormentas como fue el caso de Filomena.

En febrero una de estas tormentas especialmente fuerte y fría, peor que Filomena, llegó a Tejas. El estado se cubrió de nieve por más de una semana, las tuberías se congelaron y los tejanos se quedaron sin agua, además fallaron muchas plantas eléctricas y gran parte de la población, unos 8 millones de personas, se quedó sin suministro eléctrico. Mientras las temperaturas estaban entre -2 y -22 grados. Unas 58 personas murieron como consecuencia de la tormenta.

La primera reacción de los políticos de Texas, como en el caso de Madrid, fue culpar al Gobierno central. Biden debe ser un mago para causar todo esto habiendo estado solo unas tres semanas en el gobierno. Luego pasaron a culpar a las centrales basadas en energías limpias como viento y sol. Como siempre hay que culpar a los demás. La realidad fue que muchas plantas de producción de electricidad basadas en gas se quedaron sin suministro debido a la congelación de la tuberías de distribución y hubo muchos otros fallos en otras plantas mientras la demanda de electricidad subía sin parar. Una crisis total.

Pero aquí no pararon los problemas de los tejanos. Las compañías eléctricas ofrecen en Texas un plan en que el cliente paga según el precio de la electricidad en el mercado en cada momento. Debido a la escasez de suministro eléctrico y la alta demanda, los precios llegaron a subir por un factor de hasta 10.000. Claro, los tejanos no se enteraron de esto hasta que miraron la factura del mes.

Antes de la tormenta, en promedio las facturas mensuales estaban entre 200 y 300 dólares. De pronto muchos se encontraron facturas de varios miles de dólares. En un caso de un hombre mayor viviendo solo se encontró que tenía que pagar casi 17.000 dólares por la electricidad en febrero. Un desastre, excepto para las compañías eléctricas.

Este caso es casi un ejemplo de libro sobre la efectividad de este sistema económico. ¿Alguien habrá aprendido algo? Imagino que no, y se seguirá votando a los mismo.

Una cerveza, por favor

lunes, marzo 1st, 2021

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

En estas últimas semanas unas cuantas decisiones judiciales, el griterío en el Congreso, la regeneración de un partido cambiando de casa y por último unas declaraciones del presidente del gobierno diciendo que España es una democracia plena, han acabado con mi habilidad de mantenerme educado, por tanto vamos a tomar unas cervezas y olvidarnos de la política.

La cerveza no solo ayuda a relajarnos sino que también es un buen tema de conversación. Es probablemente la bebida alcohólica que primero se creó, viene de los comienzos de nuestra civilización junto al invento del pan, hace más de 5.000 años. En aquellos tiempos era cerveza sin lúpulo, pero parece que les encantaba igualmente a nuestro antecesores.

Todo listo para que Daniel empiece la primera fase de producción de cerveza

La primera referencia que conozco está en «La épica de Gilgamesh», uno de los libros cuya copia más antigua es en tableta de arcilla y escrita en cuneiforme. Es una historia interesante sobre el famoso rey de Uruk que nos da una visión de la cultura arcadio-sumeria. El libro contiene la versión más antigua del Diluvio Universal que más tarde se incorporó en la Biblia.

Este libro comienza con la creación de Enkidu por los dioses y como este al llegar a la Tierra se comportaba como una bestia salvage, comía hierba, mamaba leche de otras bestias e iba al abrevadero a beber. Informado de ello Gilgamesh, envió a una prostituta para que lo sacara de esta situación. La mujer con sus encantos, mucha paciencia y finalmente haciéndole comer pan y beber cerveza lo transformó en humano. Con la comida Enkidu se tomó siete vasos de cerveza. Siempre me ha parecido una interesante formula para humanizar bestias.

También en la Biblia encontramos referencias a la cerveza, aunque en las traducciones corrientes no usan ese nombre sino «bebida fuerte.» No gusta mucho a los seguidores de la Biblia hablar de bebidas alcohólicas. En el llamado cinturón de la Biblia, la zona en donde vivo, aún hay muchos condados que prohíben la venta de bebidas alcohólicas. Es interesante que viajando en coche uno se da cuenta enseguida cuando pasa de un condado seco a uno que permite el consumo alcohólico, justo a la frontera está lleno de carteles anunciando la venta de bebidas. Muchos evangelistas están en contra del alcohol hasta tal punto que niegan que Jesús bebiera vino en la última cena. Dicen que bebió zumo de uvas.

El tema de la cerveza ha salido a la luz últimamente por el descubrimiento hecho en el sur de Egipto de la fabrica más antigua de cervezas, data de la época del predinástico rey Narmer. En Egipto las mujeres se ocupaban en general de la confección del pan y la cerveza. La receta de esta última parece que era simple, poner una especie de pan en remojo en agua unos días para que tenga lugar la fermentación.

La producción de cerveza no se propagó mucho por el Mediterráneo, donde la vid crece fácilmente y la producción de vino ha sido dominante. Pero sí se propagó en zonas del norte de Europa y fue evolucionando. En España cuando yo era joven solo había unas pocas marcas de cerveza, por ejemplo la Damm y la Moritz en Barcelona y el Aguila y Mahou en Madrid. Pero en los últimos años la producción de cerveza artesana ha crecido enormemente en todos los países y en donde vivimos en EEUU hay muchos bares especializados en cervezas artesanas.

Yo siempre tuve curiosidad por la fabricación de cerveza hasta el punto de que cuando estaba de postdoc en Glasgow hice un intento de fabricar cerveza en el piso donde vivíamos. No funcionó la cosa. Pero ahora tengo a mi hijo Daniel que se ha montado en casa todo un sistema de producción y hace unas cervezas excelentes. Toda una variedad de IPA’s y Punks. Cada par de semanas produce más de cuatro docenas de botellas de cerveza y así vamos tirando.

Al menos hay algo positivo en la historia de la humanidad: ¡hemos progresado mucho en la calidad de la cerveza!

Cristianos en Estados Unidos

lunes, febrero 15th, 2021

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Cristianos por definición son los seguidores de Cristo, pero siempre ha habido múltiples versiones de lo que esto significa. Ya en los primeros siglos de la era común uno encuentra gran variedad de explicaciones de quién era Cristo, lo que llevó a múltiples grupos que se denominaban cristianos. En aquellos tiempos el punto central era la naturaleza de Cristo.

Para algunos Jesús de Nazaret fue solo un hombre al que Dios elevó a Mesías después de su muerte, para otros eran dos personas, Jesús y un espíritu que tomó posesión de su cuerpo en su bautismo. Otros creían que era el hijo de Dios encarnado, pero el cuerpo no era real, era un holograma. También hubo los que creían que era hombre y Dios verdadero en una única persona, esos fueron los que ganaron y se autodenominaron ortodoxos.

Lideres cristianos evangelistas rezando por Trump

Sobre esas ideas se construyeron una gran variedad de edificios teológicos. Pero no solo era teología, hubo muchas luchas y muchas muertes defendiendo esa variedad de criterios religiosos. Actualmente se han descubierto muchos manuscritos de aquellas épocas, evangelios apócrifos que nos dan una mejor visión de la diversidad de construcciones teológicas.

Pero no solo hemos visto esa diversidad, hay en algunos casos de historias totalmente desconcertantes, como es el caso de evangelio de Judas Iscariote. Este evangelio, que se encontró en Nag Hammadi y se publicó su traducción en 2006, nos dice que el único discípulo que entendió a Jesús fue Judas y que juntamente planearon su crucifixión.

Los que nacimos en tiempos de la dictadura, crecimos en un ambiente en el que solo la Iglesia Católica Romana existía. Sí, oímos hablar de iglesias protestantes pero parecía que las ideas sobre el cristianismo estaban bastante unificadas. En esto la Santa Inquisición había hecho su trabajo.

Pero de pronto te trasladas a EEUU y quedas asombrado de la diversidad de denominaciones cristianas. En mi ciudad, con menos de 30 mil habitantes, hay 44 denominaciones distintas. Cada una con su visión del cristianismo, pero ahora la diversidad no esta en la persona de Cristo si no en cuestiones mas bien políticas y económicas. Claro que detrás de las luchas teológicas de los primeros siglos había también posiciones similares. Estás posiciones son las de los que dirigen estos grupos, muchos de los feligreses se comportan como esperas de los cristianos, pero en política siguen a esos dirigentes.

Hay unos temas que sí son comunes a todas las denominaciones: lo que llaman defensa de la vida, eso es contra el aborto pero a favor de la pena de muerte, y el estar en contra del matrimonio homosexual.

Otra cuestión en la que están de acuerdo muchos grupos sobre todo en el Sur es el simbolismo de la tierra prometida a los israelitas. Dicen que esto es solo un símbolo y que la tierra prometida es América y Dios la ha dado a los cristianos, por tanto son los cristianos quienes deben gobernar América.

Otro tema importante sobre todo para los tele-evangelistas es que, según la Biblia, Dios ha dado a cada uno lo que se merece. Como él lo sabe todo se lo ha dado por anticipado, así los ricos son ricos porque se lo merecen y los pobres son pobres por que no merecen más. Es la defensa cristiana del capitalismo.

Con Trump se han podido enlazar aún más estas historia con la Biblia. Trump fue el presidente número 45, entonces si vas al capítulo 45 del libro de Isaías allí se describe la conquista de Babilonia por el rey persa Ciro y la liberación de los judíos. De nuevo el simbolismo, Ciro no era judío, como Trump que realmente no es cristiano, pero Trump está destinado a liberar a los cristianos para que gobiernen América. Así los cristianos por Trump han luchado activamente y siguen luchando para que sea presidente.

Tengo la impresión que, si Jesús de Nazaret volviera aquí de incógnito y empezara a predicar lo que se dice que predicó en Palestina, aquí se le volvía a crucificar por terrorista y filo-comunista.

…Y al fin se fue

lunes, febrero 1st, 2021

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Por fin se fue Trump, parecía que no iba acabar nunca su salida de la presidencia. No me gusta mirar la televisión, en Estados Unidos nunca la pongo, pero este año ha sido distinto. Dos días me he pasado pegado a la tele, primero el día 6, el día de ataque al Congreso, y luego el día 20 el de la marcha de Trump y de la jura del nuevo presidente.

Los días antes de 20 de enero fuero tensos a la espera que algo pasara. Los grupos extremistas pro-Trump habían anunciado marchas contra todos los capitolios de los estados, pero nada pasó. Trump estaba callado y no se sabía qué estaba haciendo, todos temiendo una declaración de la ley marcial o algo por el estilo. Pero no, nada pasó.

Joe Biden abrazando a su esposa después de jurar su cargo.

Ahora sí sabemos lo que estuvo haciendo el día 19. Redactó una orden en que prorrogaba por seis meses los servicios policiales de protección para él y su familia y concedió 143 indultos. Indultos a sus colaboradores, como Bannon, y a personas con influencia. Ya habíamos tenido una experiencia similar en Tennessee hace unos año. Cuando faltaban pocos días para que terminara el mandato del gobernador se puso a emitir indultos de forma que se decidió adelantar la toma de posesión del gobernador entrante para pararlo. ¿Por qué esta actividad con los indultos? En el caso del gobernador estaba claro, cobraba por ellos. En el caso de Trump no lo sabemos, pero no me extrañaría que fuera algo parecido.

Así que el día 20 de enero estuve con la televisión desde las 8 de la mañana que es cuando Trump dijo que saldría de la Casa Blanca hasta que se embarcó en el avión rumbo a Florida, entonces respiré tranquilo. A su marcha nos indicó que ‘volverían’ así en plural, supongo que se refería a él y sus seguidores. Una amenaza que sigue pendiente. Pero de momento se fue, después de haber hecho 30.573 falsas o equivocas afirmaciones en sus cuatro años de presidente.

Más tarde, al mediodía, empezó la ceremonia de jura del nuevo presidente. La ceremonia es larga y muy interesante. Es una celebración de la democracia. No se sí en España se entiende esta ceremonia, sé que a mucha gente le parece un simple espectáculo, pero es mucho más. Es como el caso de una misa, para un no creyente le parecerá un puro espectáculo, pero para un creyente tiene un significado que va mucho más allá. Eso es lo que pasa con el acto de la jura para los americanos que son creyentes en la democracia.

En la ceremonia participan miembros de todas las instituciones del Estado y de ambos partidos. También los expresidentes, salvo Trump, que mostraban claramente relación de amistad entre ellos a pesar de no ser del mismo partido. También participaron reconocidos artistas, cantantes y una poeta, los artistas no quisieron participar en el caso de la jura de Trump. La ceremonia tiende a enfatizar la unidad de todos en la democracia.

Este énfasis en la importancia de la democracia fue el centro del discurso de Biden ya que trata de rescatar el país de los destrozos de Trump en políticas y principalmente en la cultura democrática. Biden pidió una vuelta al civismo como base para el futuro. Trump no ha tenido respeto a nadie, ha mentido e insultado sin parar. Es necesario volver a las buenas maneras, a la unidad, al dialogo entre partidos y a los pactos en servicio de la ciudadanía.

Me hubiera gustado que los políticos españoles escucharan a Biden y entendieran la importancia de esta cultura democrática. La democracia no consiste solo en poder votar cada cuatro años. La democracia requiere esa cultura básica y que aprendan que al Congreso no se va a insultar a los otros, sino a trabajar todos juntos en servicio de la ciudadanía. ¿Es tan difícil de entender eso?

La nueva fase del gobierno ha empezado. Hemos vuelto a unirnos al Acuerdo de París y a la OMS. Se han empezado a cancelar las ordenes firmadas por Trump contra la protección del medio ambiente y el cambio climático. Ya podemos empezar a respirar relajadamente, aunque queden muchas tareas pendientes

De la incertidumbre a la primera crisis

lunes, enero 18th, 2021

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Hace un par de meses hablaba aquí de la incertidumbre que se nos abría en Estados Unidos después de las elecciones presidenciales. Incertidumbre potenciada por la actitud de Trump de no aceptar los resultados electorales. Desde entonces hemos tenido toda clase de comportamientos antidemocráticos por su parte. Ha habido indultos para todos sus amigos y colaboradores en las trampas de su primera elección, venta de terrenos en Parques Nacional a compañías petroleras para hacer fracking, eliminar a todos los que estaban en puestos de gobierno y que no eran absolutamente fieles, y sobre todo mentir. Total una vergüenza para la democracia de este país.

Pero claro la incertidumbre no se basaba en estas actitudes, sino en todos los rumores que había sobre si proclamaba la ley marcial para impedir la toma de posesión de Biden y el auto indultarse por todos los crimes que ha cometido. La cosa llegó a su pico con los sucesos del día 6 de Enero. Esta fue la primera crisis.

La ocupación del Congreso por los partidarios de Trump

La tarde del 6 de Enero fue muy dura para quienes vivimos en Estados Unidos y en particular en Tennessee, tierra de Trump. Ya tuvimos un susto el día de Navidad con el coche que explotó ante el edificio de AT&T en la capital del estado, Nashville. Nos quedamos sin teléfonos un par de días y en algunos lugares sin internet. El problema era que no se sabía la razón de la explosión y temíamos que estuviera relacionado con los grupos pro-Trump.

Durante las semanas antes del 6 ya corrían por internet planes para asaltar el Congreso y raptar e incluso matar a algunos congresistas. A pesar de estas amenazas y de que Trump convocara en Washington DC un meeting de sus partidarios a la vez que se reunía el Congreso para certificar la elección de Biden, no parece que se tomara en DC ninguna medida de seguridad especial.

Desde el ataque terrorista del 11 de Septiembre en Nueva York, las fuerza de seguridad aumentaron sus medidas de control en todos los puntos claves del país. Por eso fue muy sorprendente que cuando Trump incitó a sus seguidores a invadir el Congreso, la policía del Congreso no estuviera mínimamente preparada para protegerlo y dejaran entrar a toda la gente sin detener a nadie. Los miembros del Congreso, trabajadores y periodistas se tuvieron que refugiar en los sótanos mientras los invasores paseaban a sus anchas por las salas y despachos del Congreso. Incluso se vieron en algunos momento policías haciéndose selfies con los invasores.

La situación duró varias horas, estos fueron los momento de mayor ansiedad y si lo fueron para mi, como debían ser para los atrapados en el Congreso. Me parecía volver al 23 F, cuando durante horas no supinos el resultado del golpe. En DC no aparecían más fuerzas de seguridad, no sabíamos de que lado estaba el ejercito, ni si en aquel momento aprovecharía Trump para invocar la ley marcial.

El primer político en dirigirse a los ciudadanos fue Biden, salió en televisión a exigir a Trump que dijera e hiciera algo. Pero no fue hasta pasada más de cinco horas que empezaron a llegar fuerzas de la Guardia Nacional para despejar el Congreso. Fue más o menos a la vez que salió Trump a pedir a los invasores que se fueran a su casa, pero recalcó que los quería mucho.

La tensión se fue rebajando a partir de entonces. Uno de los dirigentes de los manifestantes al disolverse les dijo que fueran a las estaciones de televisión de NBC y CNN para atacar a los periodistas, incluso amenazó de muerte a alguno de los periodistas.

Durante todo el tiempo que duró la ocupación del Congreso, los periodistas continuaron informando, algunos desde los sótanos donde estaban encerrados y otros desde fuera donde eran amenazados por los manifestantes. Todos se comportaron con valentía y profesionalidad.

Aun no hay nada claro sobre las responsabilidades de las autoridades en esa acción violenta que acabó con cinco muertos. Bueno, para Trump y sus allegados son los antifascistas los culpables. Ahora seguimos con la incertidumbre. ¿Cual será la próxima crisis que nos prepara Trump?

2020, un año del que hay que aprender

lunes, enero 4th, 2021

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

El año 2020 ha sido muy duro con mucha gente. Todos queremos que pase de una vez. Algunos han dicho que es un año que hay que olvidar. Yo creo que es todo lo contrario, es un año del que hay que aprender. Por tanto hay que reflexionar sobre lo que ha pasado durante este año y aprender de errores y debilidades de nuestra naturaleza y sociedad. Antes del 2020 y en nuestra sociedad que llamamos occidental, nos sentíamos invencibles y nos frustrábamos por cualquier cosita que no podíamos hacer. Pero vino el bichito nos mostró la realidad y tumbó nuestra arrogancia.

Una de las primeras lecciones de este año es la vulnerabilidad de la especie humana. Ha bastado la aparición de un nuevo virus para causar una crisis a nivel mundial. Virus como este pueden seguir apareciendo y más desastres pueden ocurrir. Pero como especies tenemos otras amenazas claras a las que hemos hecho poco caso, como es el calentamiento global.

Aumento de la temperatura media de la Tierra relativo al promedio de temperatura en el siglo XX

Poco se ha hablado de ello este año, pero las temperaturas siguen subiendo. El año 2020 puede ser uno de los tres años más calientes desde que hay medidas. El hielo de la Antártida sigue fundiéndose y muchos glaciares están retrocediendo, como consecuencia el nivel del mar sube. ¿Hasta cuando vamos a esperar para tomar medidas serias? Cuando llegue la crisis que puede ser mucho peor que la de la covid-19, será demasiado tarde.

Otra lección es la falta de preparación de nuestra sociedad para enfrentarse a estas crisis. La sanidad pública la han ido erosionando año tras año y privatizando parte. Igualmente se ha hecho con las residencias de mayores. Así pues nos pilló la crisis sin suficientes recursos sanitarios y condenando a muerte a muchas de las personas en residencias de mayores. En algunas comunidades autónomas ha sido una catástrofe y no hemos visto aun que se pidan responsabilidades. Hay que reforzar la sanidad pública en previsión de otras crisis. ¿Habrán aprendido los políticos esta lección?

Pasemos a otro punto, la investigación. Durante el gobierno de Rajoy la investigación sufrió algunos recortes en el presupuesto, pero eso no fue lo peor. Se cambiaron las reglas de contratos y compras de manera que de lo presupuestos cada año solo se pudo gastar alrededor de un 30 por cinto, el resto se tenía que devolver al gobierno. Por tanto, el gasto en investigación se redujo sustancialmente. Eso en general ni lo conocen los ciudadanos ni les importa mucho. Con la pandemia se ha visto la importancia de tener investigadores en activo a la hora de producir una vacuna en una escala de tiempo rápida. Dependiendo de el tipo de crisis, se pueden necesitar investigadores en otros campos. A parte, la investigación es el motor de crecimiento económico a largo plazo. ¿Se empezará a concienciar la sociedad de la necesidad investigación?

2 Al comienzo de la pandemia vimos como los países gobernados por mujeres tuvieron una reacción mucho más efectiva que los otros países. Ellas actuaron rápidamente y con contundencia. En contraste, en países gobernados por los hombres más ‘machos’ como Estados Unidos y Brasil no se tomaron medidas y el número de casos y muertes se dispararon. ¿Hay alguna lección a aprender de eso?

En España, a diferencia de la mayoría de países europeas, la oposición ha aprovechada la pandemia para atacar al gobierno de forma continuada. En vez de intentar hacer un frente común para ver como salir de esa emergencia nacional con el mejor resultado para la población la prioridad ha sido derribar al gobierno. La mayoría de políticos que llegan a la cima de los partidos son gente bastante incapaz y sin la visión de Estado. ¿No habría que cambiar la forma de seleccionar a los líderes y buscar a gente capacitada? En eso o cambiamos o destruiremos la democracia.

Las preguntas podrían seguir y lo importante es que la experiencia del 2020 nos las ha dejado abiertas. Esperemos que 2021 sea mejor, pero no dejemos de valorar las experiencia negativas como una manera de aprender. Lo peor sería que después de tanto sufrimiento no aprendiéramos nada.

Llega la Navidad

lunes, diciembre 21st, 2020

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Otra vez llega Navidad, la celebración del nacimiento de Jesús de Nazaret. La persona de Jesús tiene dos aspectos, es un potente símbolo religioso pero a la vez es un personaje histórico. Esta última perspectiva es la que encuentro muy interesante. Desde el punto puramente histórico, Jesús, un obrero de construcción de una minúscula aldea de Galilea, Nazaret, ha tenido un impacto en la sociedad muchísimo más fuerte y duradero que ningún otro personaje desde emperadores a filósofos.

Por otra parte, Jesús es uno de los personajes sobre los que tenemos menos información históricamente basada. Sabemos por múltiples fuentes cristianas y paganas que tuvo hermanos y que murió crucificado, pero poco más hay que sea corroborado por varias fuentes de información. En especial de su nacimiento carecemos de informaciones con base histórica.

“Huida a Egipto” por François Millet

Solo dos de los evangelios, el de Mateo y el de Lucas, hablan del nacimiento de Jesús y dan versiones que difieren bastante. Una primera pregunta sería ¿en qué año nació Jesús? Ambos evangelios sitúan el nacimiento de Jesús durante el reinado de Herodes. Como Herodes murió el año 4 antes de Cristo, Jesús debió nacer antes de este año. Por otra parte, Lucas dice que José y María fueron a Belén para inscribirse en el censo ordenado por César Augusto y que tuvo lugar siendo gobernador de Siria Quirino. El problema es que Quirino fue gobernador de Siria a partir del año 6 después de Cristo. Por tanto hay más de 10 años de discrepancia entre los dos datos históricos que Lucas da sobre el nacimiento de Jesús.

No hay ninguna forma de decidir cuál es la fecha correcta, pero la mayoría de historiadores se inclinan por ser antes del año 4 antes de Cristo ya que es la fecha común en los dos evangelistas y la historia del censo es algo dudosa. En los censos que se realizaban durante el Imperio Romano las personas eran empadronadas donde vivían, no tenían que ir al lugar de su nacimiento. Parece que Lucas la introdujo para justificar el ir a Belén. En esto hay también discrepancias. Hay quienes favorecen la idea de que nació en Nazaret mientras otros, como los dos evangelistas, la sitúan en Belén. Eso es aún más difícil de discernir.

Parece casi un chiste decir que Jesús nació 5 o 6 años antes de Cristo. Una cuestión es quién fue responsable de esta confusión. En un artículo reciente, el profesor Witherington lo atribuye a un monje, Dionysius Exiguus, que vivió del 470 al 544 DC. Según él, la fecha del consulado de Probius Junior, su contemporáneo, era 525 años después de la “encarnación de Nuestro Señor Jesús.” Cómo llegó a esta conclusión no se sabe, pero conociendo la poca información existente en aquel momento a mí me parece muy buen resultado, solo un 1% de error. ¡Ya me gustaría trabajar yo con ese nivel de exactitud!

Dionysius tenía un motivo para el cálculo, en aquel momento había grupos de cristianos que anunciaban que la segunda venida de Jesús sería 500 años después de su nacimiento. Con esta estimación Dionysius mostró que la fecha ya se había pasado. La predicciones de esta segunda venida se han venido sucediendo desde entonces con el mismo éxito.

De todas formas no fue hasta que el venerable Bede en 1731 lo incluyó en su historia Eclesiástica que el calendario de Dionysius fue aceptado y luego usado en establecer el año cero del calendario.

Lo del 25 de diciembre es otra historia. Fue una decisión papal en 374 para “santificar” lo que eran fiestas paganas relacionadas con el Equinoccio de invierno, el día del nacimiento del sol. Una era Saturnalia de larga tradición romana y otra llamada día nacimiento del “sol invicto” más moderna de cuando el culto al sol se impuso en Roma. Esto además conciliaba con grupos cristianos que consideraba a Jesús como el “sol invicto.”

En resumen, ¿qué información histórica fiable tenemos sobre el nacimiento de Jesús? Prácticamente ninguna, pero especulaciones, muchas.