Archive for the ‘Sin categoría’ Category

Cristianos en Estados Unidos

lunes, febrero 15th, 2021

Cristianos por definición son los seguidores de Cristo, pero siempre ha habido múltiples versiones de lo que esto significa. Ya en los primeros siglos de la era común uno encuentra gran variedad de explicaciones de quién era Cristo, lo que llevó a múltiples grupos que se denominaban cristianos. En aquellos tiempos el punto central era la naturaleza de Cristo.

Para algunos Jesús de Nazaret fue solo un hombre al que Dios elevó a Mesías después de su muerte, para otros eran dos personas, Jesús y un espíritu que tomó posesión de su cuerpo en su bautismo. Otros creían que era el hijo de Dios encarnado, pero el cuerpo no era real, era un holograma. También hubo los que creían que era hombre y Dios verdadero en una única persona, esos fueron los que ganaron y se autodenominaron ortodoxos.

Lideres cristianos evangelistas rezando por Trump

Sobre esas ideas se construyeron una gran variedad de edificios teológicos. Pero no solo era teología, hubo muchas luchas y muchas muertes defendiendo esa variedad de criterios religiosos. Actualmente se han descubierto muchos manuscritos de aquellas épocas, evangelios apócrifos que nos dan una mejor visión de la diversidad de construcciones teológicas.

Pero no solo hemos visto esa diversidad, hay en algunos casos de historias totalmente desconcertantes, como es el caso de evangelio de Judas Iscariote. Este evangelio, que se encontró en Nag Hammadi y se publicó su traducción en 2006, nos dice que el único discípulo que entendió a Jesús fue Judas y que juntamente planearon su crucifixión.

Los que nacimos en tiempos de la dictadura, crecimos en un ambiente en el que solo la Iglesia Católica Romana existía. Sí, oímos hablar de iglesias protestantes pero parecía que las ideas sobre el cristianismo estaban bastante unificadas. En esto la Santa Inquisición había hecho su trabajo.

Pero de pronto te trasladas a EEUU y quedas asombrado de la diversidad de denominaciones cristianas. En mi ciudad, con menos de 30 mil habitantes, hay 44 denominaciones distintas. Cada una con su visión del cristianismo, pero ahora la diversidad no esta en la persona de Cristo si no en cuestiones mas bien políticas y económicas. Claro que detrás de las luchas teológicas de los primeros siglos había también posiciones similares. Estás posiciones son las de los que dirigen estos grupos, muchos de los feligreses se comportan como esperas de los cristianos, pero en política siguen a esos dirigentes.

Hay unos temas que sí son comunes a todas las denominaciones: lo que llaman defensa de la vida, eso es contra el aborto pero a favor de la pena de muerte, y el estar en contra del matrimonio homosexual.

Otra cuestión en la que están de acuerdo muchos grupos sobre todo en el Sur es el simbolismo de la tierra prometida a los israelitas. Dicen que esto es solo un símbolo y que la tierra prometida es América y Dios la ha dado a los cristianos, por tanto son los cristianos quienes deben gobernar América.

Otro tema importante sobre todo para los tele-evangelistas es que, según la Biblia, Dios ha dado a cada uno lo que se merece. Como él lo sabe todo se lo ha dado por anticipado, así los ricos son ricos porque se lo merecen y los pobres son pobres por que no merecen más. Es la defensa cristiana del capitalismo.

Con Trump se han podido enlazar aún más estas historia con la Biblia. Trump fue el presidente número 45, entonces si vas al capítulo 45 del libro de Isaías allí se describe la conquista de Babilonia por el rey persa Ciro y la liberación de los judíos. De nuevo el simbolismo, Ciro no era judío, como Trump que realmente no es cristiano, pero Trump está destinado a liberar a los cristianos para que gobiernen América. Así los cristianos por Trump han luchado activamente y siguen luchando para que sea presidente.

Tengo la impresión que, si Jesús de Nazaret volviera aquí de incógnito y empezara a predicar lo que se dice que predicó en Palestina, aquí se le volvía a crucificar por terrorista y filo-comunista.

…Y al fin se fue

lunes, febrero 1st, 2021

Por fin se fue Trump, parecía que no iba acabar nunca su salida de la presidencia. No me gusta mirar la televisión, en Estados Unidos nunca la pongo, pero este año ha sido distinto. Dos días me he pasado pegado a la tele, primero el día 6, el día de ataque al Congreso, y luego el día 20 el de la marcha de Trump y de la jura del nuevo presidente.

Los días antes de 20 de enero fuero tensos a la espera que algo pasara. Los grupos extremistas pro-Trump habían anunciado marchas contra todos los capitolios de los estados, pero nada pasó. Trump estaba callado y no se sabía qué estaba haciendo, todos temiendo una declaración de la ley marcial o algo por el estilo. Pero no, nada pasó.

Joe Biden abrazando a su esposa después de jurar su cargo.

Ahora sí sabemos lo que estuvo haciendo el día 19. Redactó una orden en que prorrogaba por seis meses los servicios policiales de protección para él y su familia y concedió 143 indultos. Indultos a sus colaboradores, como Bannon, y a personas con influencia. Ya habíamos tenido una experiencia similar en Tennessee hace unos año. Cuando faltaban pocos días para que terminara el mandato del gobernador se puso a emitir indultos de forma que se decidió adelantar la toma de posesión del gobernador entrante para pararlo. ¿Por qué esta actividad con los indultos? En el caso del gobernador estaba claro, cobraba por ellos. En el caso de Trump no lo sabemos, pero no me extrañaría que fuera algo parecido.

Así que el día 20 de enero estuve con la televisión desde las 8 de la mañana que es cuando Trump dijo que saldría de la Casa Blanca hasta que se embarcó en el avión rumbo a Florida, entonces respiré tranquilo. A su marcha nos indicó que ‘volverían’ así en plural, supongo que se refería a él y sus seguidores. Una amenaza que sigue pendiente. Pero de momento se fue, después de haber hecho 30.573 falsas o equivocas afirmaciones en sus cuatro años de presidente.

Más tarde, al mediodía, empezó la ceremonia de jura del nuevo presidente. La ceremonia es larga y muy interesante. Es una celebración de la democracia. No se sí en España se entiende esta ceremonia, sé que a mucha gente le parece un simple espectáculo, pero es mucho más. Es como el caso de una misa, para un no creyente le parecerá un puro espectáculo, pero para un creyente tiene un significado que va mucho más allá. Eso es lo que pasa con el acto de la jura para los americanos que son creyentes en la democracia.

En la ceremonia participan miembros de todas las instituciones del Estado y de ambos partidos. También los expresidentes, salvo Trump, que mostraban claramente relación de amistad entre ellos a pesar de no ser del mismo partido. También participaron reconocidos artistas, cantantes y una poeta, los artistas no quisieron participar en el caso de la jura de Trump. La ceremonia tiende a enfatizar la unidad de todos en la democracia.

Este énfasis en la importancia de la democracia fue el centro del discurso de Biden ya que trata de rescatar el país de los destrozos de Trump en políticas y principalmente en la cultura democrática. Biden pidió una vuelta al civismo como base para el futuro. Trump no ha tenido respeto a nadie, ha mentido e insultado sin parar. Es necesario volver a las buenas maneras, a la unidad, al dialogo entre partidos y a los pactos en servicio de la ciudadanía.

Me hubiera gustado que los políticos españoles escucharan a Biden y entendieran la importancia de esta cultura democrática. La democracia no consiste solo en poder votar cada cuatro años. La democracia requiere esa cultura básica y que aprendan que al Congreso no se va a insultar a los otros, sino a trabajar todos juntos en servicio de la ciudadanía. ¿Es tan difícil de entender eso?

La nueva fase del gobierno ha empezado. Hemos vuelto a unirnos al Acuerdo de París y a la OMS. Se han empezado a cancelar las ordenes firmadas por Trump contra la protección del medio ambiente y el cambio climático. Ya podemos empezar a respirar relajadamente, aunque queden muchas tareas pendientes

De la incertidumbre a la primera crisis

lunes, enero 18th, 2021

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Hace un par de meses hablaba aquí de la incertidumbre que se nos abría en Estados Unidos después de las elecciones presidenciales. Incertidumbre potenciada por la actitud de Trump de no aceptar los resultados electorales. Desde entonces hemos tenido toda clase de comportamientos antidemocráticos por su parte. Ha habido indultos para todos sus amigos y colaboradores en las trampas de su primera elección, venta de terrenos en Parques Nacional a compañías petroleras para hacer fracking, eliminar a todos los que estaban en puestos de gobierno y que no eran absolutamente fieles, y sobre todo mentir. Total una vergüenza para la democracia de este país.

Pero claro la incertidumbre no se basaba en estas actitudes, sino en todos los rumores que había sobre si proclamaba la ley marcial para impedir la toma de posesión de Biden y el auto indultarse por todos los crimes que ha cometido. La cosa llegó a su pico con los sucesos del día 6 de Enero. Esta fue la primera crisis.

La ocupación del Congreso por los partidarios de Trump

La tarde del 6 de Enero fue muy dura para quienes vivimos en Estados Unidos y en particular en Tennessee, tierra de Trump. Ya tuvimos un susto el día de Navidad con el coche que explotó ante el edificio de AT&T en la capital del estado, Nashville. Nos quedamos sin teléfonos un par de días y en algunos lugares sin internet. El problema era que no se sabía la razón de la explosión y temíamos que estuviera relacionado con los grupos pro-Trump.

Durante las semanas antes del 6 ya corrían por internet planes para asaltar el Congreso y raptar e incluso matar a algunos congresistas. A pesar de estas amenazas y de que Trump convocara en Washington DC un meeting de sus partidarios a la vez que se reunía el Congreso para certificar la elección de Biden, no parece que se tomara en DC ninguna medida de seguridad especial.

Desde el ataque terrorista del 11 de Septiembre en Nueva York, las fuerza de seguridad aumentaron sus medidas de control en todos los puntos claves del país. Por eso fue muy sorprendente que cuando Trump incitó a sus seguidores a invadir el Congreso, la policía del Congreso no estuviera mínimamente preparada para protegerlo y dejaran entrar a toda la gente sin detener a nadie. Los miembros del Congreso, trabajadores y periodistas se tuvieron que refugiar en los sótanos mientras los invasores paseaban a sus anchas por las salas y despachos del Congreso. Incluso se vieron en algunos momento policías haciéndose selfies con los invasores.

La situación duró varias horas, estos fueron los momento de mayor ansiedad y si lo fueron para mi, como debían ser para los atrapados en el Congreso. Me parecía volver al 23 F, cuando durante horas no supinos el resultado del golpe. En DC no aparecían más fuerzas de seguridad, no sabíamos de que lado estaba el ejercito, ni si en aquel momento aprovecharía Trump para invocar la ley marcial.

El primer político en dirigirse a los ciudadanos fue Biden, salió en televisión a exigir a Trump que dijera e hiciera algo. Pero no fue hasta pasada más de cinco horas que empezaron a llegar fuerzas de la Guardia Nacional para despejar el Congreso. Fue más o menos a la vez que salió Trump a pedir a los invasores que se fueran a su casa, pero recalcó que los quería mucho.

La tensión se fue rebajando a partir de entonces. Uno de los dirigentes de los manifestantes al disolverse les dijo que fueran a las estaciones de televisión de NBC y CNN para atacar a los periodistas, incluso amenazó de muerte a alguno de los periodistas.

Durante todo el tiempo que duró la ocupación del Congreso, los periodistas continuaron informando, algunos desde los sótanos donde estaban encerrados y otros desde fuera donde eran amenazados por los manifestantes. Todos se comportaron con valentía y profesionalidad.

Aun no hay nada claro sobre las responsabilidades de las autoridades en esa acción violenta que acabó con cinco muertos. Bueno, para Trump y sus allegados son los antifascistas los culpables. Ahora seguimos con la incertidumbre. ¿Cual será la próxima crisis que nos prepara Trump?

2020, un año del que hay que aprender

lunes, enero 4th, 2021

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

El año 2020 ha sido muy duro con mucha gente. Todos queremos que pase de una vez. Algunos han dicho que es un año que hay que olvidar. Yo creo que es todo lo contrario, es un año del que hay que aprender. Por tanto hay que reflexionar sobre lo que ha pasado durante este año y aprender de errores y debilidades de nuestra naturaleza y sociedad. Antes del 2020 y en nuestra sociedad que llamamos occidental, nos sentíamos invencibles y nos frustrábamos por cualquier cosita que no podíamos hacer. Pero vino el bichito nos mostró la realidad y tumbó nuestra arrogancia.

Una de las primeras lecciones de este año es la vulnerabilidad de la especie humana. Ha bastado la aparición de un nuevo virus para causar una crisis a nivel mundial. Virus como este pueden seguir apareciendo y más desastres pueden ocurrir. Pero como especies tenemos otras amenazas claras a las que hemos hecho poco caso, como es el calentamiento global.

Aumento de la temperatura media de la Tierra relativo al promedio de temperatura en el siglo XX

Poco se ha hablado de ello este año, pero las temperaturas siguen subiendo. El año 2020 puede ser uno de los tres años más calientes desde que hay medidas. El hielo de la Antártida sigue fundiéndose y muchos glaciares están retrocediendo, como consecuencia el nivel del mar sube. ¿Hasta cuando vamos a esperar para tomar medidas serias? Cuando llegue la crisis que puede ser mucho peor que la de la covid-19, será demasiado tarde.

Otra lección es la falta de preparación de nuestra sociedad para enfrentarse a estas crisis. La sanidad pública la han ido erosionando año tras año y privatizando parte. Igualmente se ha hecho con las residencias de mayores. Así pues nos pilló la crisis sin suficientes recursos sanitarios y condenando a muerte a muchas de las personas en residencias de mayores. En algunas comunidades autónomas ha sido una catástrofe y no hemos visto aun que se pidan responsabilidades. Hay que reforzar la sanidad pública en previsión de otras crisis. ¿Habrán aprendido los políticos esta lección?

Pasemos a otro punto, la investigación. Durante el gobierno de Rajoy la investigación sufrió algunos recortes en el presupuesto, pero eso no fue lo peor. Se cambiaron las reglas de contratos y compras de manera que de lo presupuestos cada año solo se pudo gastar alrededor de un 30 por cinto, el resto se tenía que devolver al gobierno. Por tanto, el gasto en investigación se redujo sustancialmente. Eso en general ni lo conocen los ciudadanos ni les importa mucho. Con la pandemia se ha visto la importancia de tener investigadores en activo a la hora de producir una vacuna en una escala de tiempo rápida. Dependiendo de el tipo de crisis, se pueden necesitar investigadores en otros campos. A parte, la investigación es el motor de crecimiento económico a largo plazo. ¿Se empezará a concienciar la sociedad de la necesidad investigación?

2 Al comienzo de la pandemia vimos como los países gobernados por mujeres tuvieron una reacción mucho más efectiva que los otros países. Ellas actuaron rápidamente y con contundencia. En contraste, en países gobernados por los hombres más ‘machos’ como Estados Unidos y Brasil no se tomaron medidas y el número de casos y muertes se dispararon. ¿Hay alguna lección a aprender de eso?

En España, a diferencia de la mayoría de países europeas, la oposición ha aprovechada la pandemia para atacar al gobierno de forma continuada. En vez de intentar hacer un frente común para ver como salir de esa emergencia nacional con el mejor resultado para la población la prioridad ha sido derribar al gobierno. La mayoría de políticos que llegan a la cima de los partidos son gente bastante incapaz y sin la visión de Estado. ¿No habría que cambiar la forma de seleccionar a los líderes y buscar a gente capacitada? En eso o cambiamos o destruiremos la democracia.

Las preguntas podrían seguir y lo importante es que la experiencia del 2020 nos las ha dejado abiertas. Esperemos que 2021 sea mejor, pero no dejemos de valorar las experiencia negativas como una manera de aprender. Lo peor sería que después de tanto sufrimiento no aprendiéramos nada.

Llega la Navidad

lunes, diciembre 21st, 2020

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Otra vez llega Navidad, la celebración del nacimiento de Jesús de Nazaret. La persona de Jesús tiene dos aspectos, es un potente símbolo religioso pero a la vez es un personaje histórico. Esta última perspectiva es la que encuentro muy interesante. Desde el punto puramente histórico, Jesús, un obrero de construcción de una minúscula aldea de Galilea, Nazaret, ha tenido un impacto en la sociedad muchísimo más fuerte y duradero que ningún otro personaje desde emperadores a filósofos.

Por otra parte, Jesús es uno de los personajes sobre los que tenemos menos información históricamente basada. Sabemos por múltiples fuentes cristianas y paganas que tuvo hermanos y que murió crucificado, pero poco más hay que sea corroborado por varias fuentes de información. En especial de su nacimiento carecemos de informaciones con base histórica.

“Huida a Egipto” por François Millet

Solo dos de los evangelios, el de Mateo y el de Lucas, hablan del nacimiento de Jesús y dan versiones que difieren bastante. Una primera pregunta sería ¿en qué año nació Jesús? Ambos evangelios sitúan el nacimiento de Jesús durante el reinado de Herodes. Como Herodes murió el año 4 antes de Cristo, Jesús debió nacer antes de este año. Por otra parte, Lucas dice que José y María fueron a Belén para inscribirse en el censo ordenado por César Augusto y que tuvo lugar siendo gobernador de Siria Quirino. El problema es que Quirino fue gobernador de Siria a partir del año 6 después de Cristo. Por tanto hay más de 10 años de discrepancia entre los dos datos históricos que Lucas da sobre el nacimiento de Jesús.

No hay ninguna forma de decidir cuál es la fecha correcta, pero la mayoría de historiadores se inclinan por ser antes del año 4 antes de Cristo ya que es la fecha común en los dos evangelistas y la historia del censo es algo dudosa. En los censos que se realizaban durante el Imperio Romano las personas eran empadronadas donde vivían, no tenían que ir al lugar de su nacimiento. Parece que Lucas la introdujo para justificar el ir a Belén. En esto hay también discrepancias. Hay quienes favorecen la idea de que nació en Nazaret mientras otros, como los dos evangelistas, la sitúan en Belén. Eso es aún más difícil de discernir.

Parece casi un chiste decir que Jesús nació 5 o 6 años antes de Cristo. Una cuestión es quién fue responsable de esta confusión. En un artículo reciente, el profesor Witherington lo atribuye a un monje, Dionysius Exiguus, que vivió del 470 al 544 DC. Según él, la fecha del consulado de Probius Junior, su contemporáneo, era 525 años después de la “encarnación de Nuestro Señor Jesús.” Cómo llegó a esta conclusión no se sabe, pero conociendo la poca información existente en aquel momento a mí me parece muy buen resultado, solo un 1% de error. ¡Ya me gustaría trabajar yo con ese nivel de exactitud!

Dionysius tenía un motivo para el cálculo, en aquel momento había grupos de cristianos que anunciaban que la segunda venida de Jesús sería 500 años después de su nacimiento. Con esta estimación Dionysius mostró que la fecha ya se había pasado. La predicciones de esta segunda venida se han venido sucediendo desde entonces con el mismo éxito.

De todas formas no fue hasta que el venerable Bede en 1731 lo incluyó en su historia Eclesiástica que el calendario de Dionysius fue aceptado y luego usado en establecer el año cero del calendario.

Lo del 25 de diciembre es otra historia. Fue una decisión papal en 374 para “santificar” lo que eran fiestas paganas relacionadas con el Equinoccio de invierno, el día del nacimiento del sol. Una era Saturnalia de larga tradición romana y otra llamada día nacimiento del “sol invicto” más moderna de cuando el culto al sol se impuso en Roma. Esto además conciliaba con grupos cristianos que consideraba a Jesús como el “sol invicto.”

En resumen, ¿qué información histórica fiable tenemos sobre el nacimiento de Jesús? Prácticamente ninguna, pero especulaciones, muchas.

Violencia contra las mujeres

lunes, diciembre 7th, 2020

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

El pasado día 25 fue el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, establecido por la ONU en 1998. No mucho se vio en la prensa sobre ello. En España la muerte de Maradona apantalló todas las otras noticia. En Estados Unidos entre la pandemia y las ocurrencias de Trump poco más se ve.

Es un día importante para meditar nuestras posiciones reales sobre este asunto, ya que tenemos actitudes inconscientes que no ayudan a mejorar la situación. La sociedad tiene mucho que avanzar sobre este asunto. Si solo miramos a los asesinatos machistas de mujeres en España, un país que se considera civilizado, vemos que desde 2003, cuando se empezaron a contabilizar, ya se han superado los 1000. En el gráfico adjunto se ve el numero anual de muertes entre 2003 y 2019. No está mejorando mucho la situación.

Asesinatos machistas en España entre 2003 y 2019.

La violencia contra las mujeres es una pandemia que sufre media humanidad desde hace milenios. Esta violencia no son solo los asesinatos por sus parejas, están también las agresiones sexuales, las mutilaciones, las discriminaciones y ofensas. Una larga lista en las que se está luchando por superar, pero en las que se progresa demasiado lentamente.

La misma semana del 25, hubo una decisión judicial que refleja aun como está la mentalidad en estos asuntos. El Juzgado de lo Penal numero 10 de Málaga condenó a una mujer acusada de participar en la procesión del Santo Chumino Rebelde a nueve meses de multa con una cuota diaria de 10 euros por un delito contra los sentimientos religiosos y a pagar las costas del procedimiento judicial. Y yo me pregunto, ¿a cuánto se debería castigar a los grupos religiosos que durante milenios han ofendido y humillado a las mujeres?

El problema de la violencia está mantenido por esta mentalidad en la sociedad. No vale la pena entrar en la actitud misógina en el caso de la religión judaica o musulmana, es de sobras conocida. Pero en la religión cristiana existe también por desgracia y desde hace muchos siglos.

Las epístolas que realmente escribió Pablo, son solo seis de las incluidas en la Biblia, son los documentos más antiguos de la religión cristiana. En ellas se ve a un Pablo que evangeliza trabajando con mujeres y mostrando su respecto y admiración por su trabajo. En la epístola a los Gálatas 3.28 dice: «No hay diferencia entre hombre y mujer, porque todos son uno en Cristo Jesús». Pero cuando miramos a las epístolas atribuidas a él, pero escritas más de 50 años después de su muerte, cuando ya existía una jerarquía eclesiástica, como es la epístola a Timoteo, ya indica claramente que la mujer ha de ser sumisa al marido y tiene que aprender de él. La cosa se pone aun más dura contra las mujeres cuando Agustín de Hipona, unos tres siglos después al analizar el llamado pecado original dice: «Por la mujer entró el pecado en el mundo ». Así se fue formando esa mentalidad que al final justifica muchas de las humillaciones y agresiones que sufren las mujeres.

Esa cultura nos invade nuestras mentes y sentimientos cuando somos niños. Cuando yo lo era, recuerdo haber oído recitar muchas veces un poema llamado «En el banquillo». Lo oí tantas veces

que fragmentos se quedaron en mi memoria, como: «Salí la puerta cerré y con mirada incierta volví a mirar la puerta, falto de valor lloré …». De este poema no se conoce el autor pero fue muy popular después de la Guerra Civil. En él se describe la defensa que hace un hombre por haber matado a su expareja y a su novio.

Había variaciones del poema, pero en una de ellas estaba la frase: «La maté por que era mía». Una frase que siempre creí muy significativa de esta mentalidad misógina que da al hombre derecho a todo al tratar con una mujer. Esa es la mentalidad que hay que cambiar. En el problema de la violencia contra las mujeres la lucha más importante tiene que ser en la educación, tanto en escuela

como en los hogares. Sin un cambio radical en estas formas de pensar no habrá victoria posible en este grave problema.

…Y la incertidumbre sigue

lunes, noviembre 23rd, 2020

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

La incertidumbre con la posición de Trump sigue. Está intentando demostrar que es él ganador de las elecciones llevando protestas a los tribunales por supuestos abusos electorales de Biden. No hay pruebas de nada y muchos jueces ya han rechazado sus demandas, pero la comedia sigue. Mientras, está creando toda clase de problemas a través del gobierno para su sucesor. Sigue echando personal que no considera de su confianza, como altos mandos militares y sustituyéndolos por personas leales a su persona, lo que ha causado grave preocupación en el Pentágono.

Trump sigue desmontando las regulaciones para proteger al medio ambiente, ya ha cancelado unas 150 de estas reglas. Ahora y a toda prisa están sacando a subasta los derechos de extracción de petróleo en el Parque Natural del Ártico en el norte de Alaska. Una zona protegida para mantener la fauna de la región que está seriamente amenazada por el cambio climático.

Emily Murphy, la persona encargada de facilitar la transición al nuevo presidente.

La persona del gobierno encargada de conectar con el equipo entrante y facilitar la transición, Emily Murphy, se ha negado a reunirse con Biden y sus representantes. Esto puede tener consecuencias muy negativas si Biden tiene que tomar el gobierno sin estar informado de muchos de los aspectos que no son de conocimiento público. Biden ha manifestado que con el problema del coronavirus estos contactos son fundamentales y que está en juego la vida de personas.

¿Cual es la estrategia de Trump en todo eso? Es difícil saber primero si es que hay una estrategia o es un mero pataleo de mal perdedor. También el miedo a ser juzgado y encarcelado por diversas causas que tiene pendientes se puede sumar a su actitud. Lo que si está claro es que va a poner el máximo de trabas al futuro gobierno.

Aparte de lo preocupante que son todas estas actividades de Trump, a mi me resulta aun más preocupante su impacto negativo en la cultura democrática. Una sociedad no es democrática si simplemente se va a votar una lista de nombres cada cuatro años, hay muchas más condiciones para ser plenamente democrática. Una de ellas es la desarrollar una cultura que respete esos valores democráticos.

Para empezar esa cultura implica un sentido de respeto al adversario político que representa a una parte de la ciudadanía. Esto implica una capacidad de diálogo y el poder hacer pactos cuando es necesario para el país. Esas cualidades las encontré desde el principio de mi estancia en USA. Incluso muchas veces algunos de los políticos de un partido votaban en contra de su partido si era lo conveniente para los ciudadanos de los recintos que ellos representaban. La lealtad era primero a los ciudadanos que a su partido.

También ese respeto se manifiesta en la forma de criticar al adversario, sin insultos y con una crítica constructiva. Además se valoraba sobre todo el decir la verdad, mentir era una mancha que te marcaba el resto de tu vida. Evidentemente también es parte de esa cultura el saber ganar y el saber perder. Ese tipo de cultura democrática tristemente no la he visto desarrollarse aún en España.

Aunque en USA esa cultura estaba bastante arraigada, con el tiempo se deterioró algo. Sobre todo con la llegada de Obama, parte del Partido Republicano no se comportó adecuadamente con él. Desgraciadamente no era aceptable para ellos que una persona de origen afroamericano fuera presidente. Pero la situación ha cambiado totalmente con Trump. Su comportamiento ha violado todas las bases de esa cultura de una forma incomprensible.

El comportamiento de Trump en ese periodo, que debería ser de transición, viola todas las normas de conducta de los presidentes en el pasado. Trump miente sistemáticamente, no acepta haber perdido, y hace lo posible para entorpecer la transición. Su conducta va contra la cultura democrática. Es muy preocupante esa situación por el impacto que pueda tener a largo plazo.

Las elecciones en Estados Unidos

lunes, noviembre 9th, 2020

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

El día 1 de noviembre regresé a Oak Ridge después de estar varios meses en España. Viaje que fue largo debido a la reducción de vuelos intercontinentales por causa de la pandemia. Tuve que ir por Amsterdam lo que hizo que el viaje durara unas 20 horas. Pero, a pesar de pasar por cuatro aeropuertos, nadie me hizo ningún control por el Covid-19 ni me preguntaron nada relacionado con esta enfermedad. Eso sí había más controles, pero eran los de siempre repetidos.

Llegué pues a Estados Unidos dos días antes de las elecciones. No por ello pararon los partidos ni los candidatos de escribirme correos electrónicos pidiendo dinero para las elecciones. Estos días el número de correos relacionados con las elecciones superaban los 100 diarios. El gasto este año en las elecciones ha sido el más alto de la historia. Se estima en 14 mil millones de dólares. La cantidad de problemas sociales que se podrían haber resuelto con ese dinero!

Trump anunciando su “victoria” la noche electoral

En Estados Unidos no hay día de reflexión, ni la propaganda para mientras la gente va a votar. Incluso frente a las oficinas donde se vota hay grupos de gente haciendo propaganda de los candidatos. Bueno en donde vivo la propaganda se limitaba a los partidarios de Trump. En Tennessee siempre gana por amplia mayoría el partido Republicano.

El numero de votos previos al día de las elecciones ha sido este año muy grande, se ha estimado en 70% de todos los votos que se emitieron en las elecciones de 2016. Parte han sido votos presenciales y parte por correo. Días antes de las elecciones y en varios Estados empezó una campaña por parte del partido Republicano de eliminar los votos llegados por correo. Cuando estas iniciativas se llevaron a los tribunales, los jueces no autorizaron esta eliminación de votos. Todo esto estaba estimulado por Trump que quería eliminar esos votos que suponía que no le favorecían.

Buena parte de la prensa y de las encuestas antes de las elecciones proyectaban a Biden como claramente ganador. Una vez más estas encuestas parece que han fallado en sus predicciones. Una y otra vez vemos que las encuestas previas a una elección no reflejan los resultados electorales. No se si es por las intenciones de quienes hacen las encuestas o por la falsa información que dan los encuestados. Me acuerdo de que cuando el general de Gaulle era presidente de Francia, casi nadie reconocía haberle votado pero él ganaba por amplia mayoría. Podríamos tener un caso parecido con Trump. Hay gente que prefiere no reconocer que lo ha votado.

Hoy, estoy escribiendo el día 5, estamos ante una situación que no es clara. Evidentemente los dos candidatos están muy cerca de un empate con ligera ventaja de Biden y no se aclarará la situación hasta que se hayan contado todos los votos y eso puede tardar. De los Estados en que se conocen los resultados, casi todos siguen en el mismo bando que en las últimas elecciones. La tensión en la población es alta en espera de los resultados.

Justo acabadas las elecciones y anunciados los resultados iniciales que como decía no dan una situación clara, Biden pedía a sus votantes esperar hasta que se contara el último voto antes de llegar a conclusiones. Por su parte, Trump tomaba la posición esperada, se declaraba vencedor y acusaba a los Demócratas de fraude electoral sin presentar ninguna prueba y ya ha empezado batallas legales en varios Estados. Por tanto se nos abre el esperado periodo de confusión en el que Trump, si no gana finalmente, hará todo tipo de trucos para permanecer en la presidencia.

Estamos en una situación en que la capacidad de resistencia del estado democrático se pondrá en prueba. La ambición de Trump puede llevarle a forzar el sistema, pero siempre con la colaboración de la mayoría de su partido que no quieren enfrentarse a la situación real. En situaciones como estas, la mayor culpabilidad está en quienes lo toleran y se callan para no poner en peligro sus puestos.

Lo que nos espera

lunes, octubre 26th, 2020

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

En Estados Unidos nos acercamos a un momento que puede ser muy difícil y de consecuencias impredecibles. Se trata the la próxima elección presidencial que nos puede llevar a situaciones muy complicadas. Si gana Trump eso nos lleva a otro periodo de cuatro años de deterioración de los valores democráticos, beneficios sociales y ecológicos. Aparte de que puede organizar cualquier caos en el mundo que coste vidas.

Si Trump pierde, podemos entrar en un periodo de incertidumbre. Esta bastante claro que él no va a aceptar que ha perdido. Culpará a los demás de trampas electorales y puede crear un periodo difícil en el que la elección puede pasar a manos del Tribunal Supremo y del Senado en donde dominan los republicanos. Habrá que ver lo robustas que van a ser las Instituciones para responder a las manipulaciones de Trump.

Miembros de las milicias de Michigan manifestándose contra las medidas de confinamiento impuestas por la gobernadora del Estado

Pero ese no será el único frente en el que luche Trump. Él promoverá la violencia por parte de sus partidarios extremistas y eso puede ser un serio problema. Estos grupos extremista que lo apoyan van siempre armados y no dudan en crear situaciones de descontrol.

Recientemente hemos vivido una de estas situaciones. La gobernadora de Estado de Michigan, Gretchen Whitmer, es demócrata y ha impuesto en el Estado varias restricciones para controlar la expansión del covid-19, cosa que los gobernadores republicanos se niegan a hacer y ha llevado a multiples reacciones negativas por parte de grupos extremistas.

En Michigan desde hace ya varios años han proliferado estos grupos que se autodenominan milicias. Son grupos de extrema derecha que siempre exhiben armas y así armados van a las manifestaciones contra la gobernadora. Pero no es que simplemente lleven unas pistolas, van armados con fusiles automáticos y cargados de municiones como si estuvieran en plena guerra.

Estos grupos han usado las redes sociales como Facebook para hacer propaganda de violencia e insultar a la gobernadora. No ha habido control de estos medios hasta muy recientemente.

Trump que esta en contra de las medidas tomadas por los gobernadores demócratas para contener el virus, esta siempre animando a esos grupos. Así hace unas semana empezó a lanzar tweets diciendo: “liberad Michigan”. Una provocación que es increíble por parte de un presidente.

A los pocos días de estas provocaciones el FBI detectó en Michigan un plan por parte de estas milicias para raptar a la gobernadora. Fue gracias al seguimiento a través de las redes sociales que se pudo detectar la organización del grupo. Ahora varios de los miembros de estas milicias están detenidos. Pero naturalmente no se han ilegalizado las milicias ni el llevar armas. Incluso se ha visto que algún sherif local está ligado a esos grupos.

Por su parte Trump ha seguido atacando a la gobernadora de Michigan. Esta semana Trump en un mitin electoral en Michigan estuvo insultando a la gobernadora y sus partidarios empezaron a gritar “enciérrala”, repitiéndolo durante un rato, al final Trump se rió y se unió al canto.

Esa actitud the Trump ya nos puede dar una idea de lo que puede pasar si pierde las elecciones. No tiene ningún respeto ni a las personas ni a las instituciones democráticas. Él solo sigue sus intereses sin reparar en los medios y como hemos visto está dispuesto a estimular la violencia si ello sirve a sus intereses. Esto es algo altamente peligroso, ya que se está jugando con fuego. Estas actitudes no creo que se hayan visto desde los desarrollos nazis y fascistas del siglo pasado en Europa.

En menos de un par de semanas puede que nos tengamos que enfrentar a una situación de este tipo. Esperemos que las Instituciones democráticas sean lo suficientemente fuerte para poder resistir.

¿Por qué los loros sí y los políticos no?

lunes, octubre 12th, 2020

Benjamí Carreras
Oak Ridge (EEUU)

Vaya par de semanas de desencuentros y mala educación por parte de los políticos. Probablemente el primer premio se lo lleva Trump con su llamado debate con Biden. Un niño mal educado no se hubiera comportado tan mal como Trump en ninguna situación. El con total falta de respeto a su contrincante y al público que seguía el debate por televisión, interrumpió constantemente a Biden y lo insultó sin parar.

Biden siempre ha tenido dificultades en los debates para centrarse y expresarse bien. Parece que de joven tenia problemas de tartamudeo y que le ha quedado una cierta indecisión al hablar. Parece que Trump quería aprovecharse de eso y con las interrupciones hacerle la zancadilla, pero se pasó y no consiguió su objetivo. El moderador del debate estaba totalmente impotente para controlar la situación.

Loro gris africano

El espectáculo fue bochornoso llegó a incluso a calificar al hijo de Biden de adicto a las drogas y ser un mentiroso. Biden en algún momento ya no se pudo controlar y llamó a Trump “payaso” y “mentiroso”, palabras que en este caso no creo que sean insulto sino una descripción de Trump. El Washington Post que hace el análisis del numero de veces que los politicos falta a la verdad identificó 46 falsedades por parte de Trump y 7 por parte de Biden. Por tanto ganó obviamente por abrumadora mayoría Trump.

Pero aun peor fue el hecho que Trump animara a grupos racistas y neonazis como los Proud Boys a mantenerse alerta y dispuestos a intervenir a su favor. A pesar de la insistencia del moderador a que retirara tales afirmaciones, Trump no lo hizo.

Una de las cosas que Trump criticó a Biden y se burló de él fue por el uso de la mascarilla que Biden siempre usa. Parece que algo de justicia existe en este mundo, ya que a los pocos días de esta burla, Trump daba positivo a coronavirus. Ciertamente no hay que alegrarse del mal de los demás, pero en algún caso como este, lo que ha pasado es de justicia.

El espectáculo no solo ha sido en Estados Unidos, en España hemos vivido también unos días de farándula. Primero con las peleas entre quienes prefieren la república y los que se autodenominan constitucionalistas, y que realmente son inmovilistas. La pelea culminó con la frase de Casado : “A Felipe VI lo votaron los españoles, pero a Iglesias y Garzón no los votaron”. Realmente va a ser difícil que se supere este año. Con eso como telón de fondo empezó una sesión de control en el Congreso, que realmente fue pelea sobre la monarquía sin aportar a los ciudadanos ninguna información sobre las políticas del Gobierno.

La cosa aun se puso peor en la Comunidad de Madrid con la pelea con el Gobierno por el control de la pandemia que esta desbocada en Madrid. Claramente la pandemia en si era lo de menos, era simplemente una arma arrojadiza. Con ambos lados proponiendo casi las mismas medidas de control se armaron toda clase de trifulcas. Un gran ejemplo de lo que no hay que hacer en el caso de una crisis. Todo han sido peleas políticas en vez de invertir en rastreadores, reforzar la sanidad pública que en Madrid esta colapsada, y aumentar la frecuencia de los transportes en la capital. El metro y los autobuses van al tope en las horas punta y eso es evidente una potente fuente de transmisión del virus.

Mientras los ciudadanos mirábamos asombrados todo ese ridículo espectáculo, en el Lincolnshire Wildlife Park del Reino Unido retiraron del público cinco loros grises africanos que fueron donados por diferentes personas y que cuando estaban juntos se ponían fuera de control y empezaban a decir palabrotas. También insultaban al público que visitaba el Parque. Así que decidieron retirarlos de la parte pública al menos temporalmente. A la vista de esto me pregunto que si retiran por estas razones a los loros, ¿por qué no retiramos a algunos de los políticos que se comportan peor que los loros? ¿Por qué los loros sí y los políticos no?